Secciones
Síguenos en:
EL FUTURO AZUL DE LOS CD

EL FUTURO AZUL DE LOS CD

Si usted cree que el Compact Disk (CD) es una maravilla acabada, está equivocado. Todavía puede ser mejorado. Para finales de la década, los CD tendrán el triple de la capacidad de almacenamiento de música que tienen hoy. Esto será gracias al desarrollo de un nuevo dispositivo que emite luz láser azul en lugar de la roja de los semiconductores corrientes que leen los discos compactos actuales.

Ya que la luz azul tiene una longitud de onda menor que la roja, puede ser enfocada hacia un punto más pequeño. Eso significa que cada bit de información musical podría ser almacenado en un punto más pequeño en el disco. La capacidad podría ser incrementada hasta tres horas y media (actualmente es de 70 minutos).

Para alcanzar esto, los científicos han tratado de desarrollar láser semiconductores azules por más de dos décadas, pero sin ningún éxito.

Sin embargo, hace un año la compañía 3M demostró el primer láser semiconductor experimental que emitía luz azul-verde. Y a finales del año pasado, la Corporación Sony presentó el primero de esos láser que emite luz verdaderamente azul.

Estos dos desarrollos han intensificado una carrera internacional que involucra a compañías y universidades de Estados Unidos, Japón y Europa.

Los discos ópticos se basan en el empleo de la luz láser (sigla en inglés de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, y que en traducción libre significa amplificación de luz por emisión estimulada de radiación) para leer y escribir datos que son grabados en la superficie de una fina película. La superficie de grabación está enfundada en una cubierta de cerámica, plástico o de vidrio. Una de queso, dos de pan En el presente, el contacto más común con la tecnología de los discos ópticos es el CD y el CD-ROM (Compact Disk Read Only Memory, el disco óptico de los computadores). Estos CD son usados para grabaciones de audio, videodiscos y archivos de datos.

Además de permitir que tres álbumes sean almacenados en un solo disco, el láser azul podría incrementar la capacidad de almacenamiento de los CD-ROM. Eso haría más práctico almacenar grandes cantidades de video información, necesarias para la denominada computación multimedio.

Los láseres semiconductores azules podrían además preparar el camino para impresoras láser con más elavada resolución. Finalmente, dicen los científicos, con láseres semiconductores capaces de producir los tres principales colores rojo, azul y verde podría ser posible usarlos para producir los colores en un nuevo tipo de pantallas planas de computador.

Los láseres semiconductores azules emiten un rayo de luz de una sola longitud de onda. Están basados en el principio de que cuando un electrón sufre una caída a un nivel energético más bajo, la luz es emitida.

Los láseres están hechos de delgadas capas de tamaño microscópico, fabricadas con materiales que poseen diferentes propiedades eléctricas. La estructura se parece a un sánduche, consistente en una tajada de queso entre dos de pan. En el láser, el queso es llamado la capa activa , y el pan las capas superpuestas .

Una tajada de pan tiene exceso de electrones. La otra es deficiente en ellos, y tiene huecos donde los electrones deberían estar. Cuando un voltaje eléctrico es aplicado correctamente, los electrones en la tajada rica en electrones y los huecos en la otra tajada son forzados hacia el queso. Cuando un electrón encuentra un hueco, pierde energía y la luz es emitida.

El queso, la capa activa, actúa también, capturando los electrones y huecos y no permitiéndoles salir. Por medio de eso concentra la luz en un espacio muy estrecho.

A más cantidad de energía perdida por los electrones, más corta la longitud de onda de la luz emitida. Cuánta energía es perdida por los electrones depende de la llamada rigidez electrónica del material usado para hacer el láser.

Crear luz azul, con su corta longitud de onda, requiere una gran caída en la energía de los electrones, lo que a su vez precisa materiales con elevada rigidez electrónica . Pero esta misma rigidez hace que sea muy difícil trabajar con estos materiales. De ahí la dificultad de lograr un láser azul. Luz fría Los láseres rojos son hechos usando arseniuro de galio y materiales estrechamente relacionados, que los ingenieros han usado por muchos años. Ahora, sin embargo, han sido desarrolladas nuevas técnicas que permiten a los científicos construir nuevos materiales, estableciendo diferentes elementos capa por capa.

La 3M usa un compuesto de zinc, cadmio y selenio, como capa activa rodeada de zinc y selenio. Así, ha producido luz azul-verde o verde con longitudes de onda que van de 490 a 530 nanómetros, o billonésimas de metro.

La contribución de Sony fue el desarrollo de una material más complejo, de zinc, magnesio, azufre y selenio, para usarlo como capas superpuestas, produciendo una luz azul que, a temperatura ambiente, tendría una longitud de 467 nanómetros.

La luz roja que usan ahora los aparatos de compact disk tiene una longitud de onda de 780 nanómetros. Cortar la longitud de onda a la mitad, permitiría cuadruplicar la capacidad del disco, ya que el doble podría ser comprimido tanto a lo largo como a lo ancho.

La luz verdosa producida por el láser de 3M permitiría entre 2.2 y 2.5 veces mucho más almacenamiento que un CD corriente, mientras que el láser azul de Sony permitiría 2.8 veces más.

Pero todavía hay muchos obstáculos por superar y habrá que esperar varios años antes de que estos láseres estén listos para ser usados. El láser de Sony sólo funciona cuando es enfriado con nitrógeno líquido hasta 196 grados centígrados bajo cero, que no es práctico para su uso en aparatos de Compact Disk o unidades de computador.

La 3M ya ha conseguido que su láser azul-verde emita pulsos de luz en temperatura ambiente. Pero para usos prácticos, el dispositivo debe emitir luz continuamente, no sólo pulsos, y lo debe hacer por miles de horas, no por algunas, como lo hace ahora.

Con tales obstáculos por superar, algunas compañías han tomado otras aproximaciones. La luz de láser azul ha sido creada pasando luz roja a través de materiales epeciales que dividen su longitud de onda a la mitad.

Esta aproximación probablemente será más costosa que producir la luz azul directamente.

La Corporación Toshiba está concentrada en hacer láseres que producen longitudes de onda más cortas de luz roja. Una posibilidad más viable en un futuro cercano, aunque estas no permitirían el mismo incremento en la capacidad de almacenamiento.

Las consideraciones de mercado podrían incluso retardar la entrada del láser azul. Ello porque tomar ventaja de la capacidad de almacenamiento incrementada requeriría la introducción de un nuevo sistema de disco compacto que sería incompatible con los aparatos corrientes.

Si se desea cambiar la longitud de onda, habría que cambiar la estandarización. Podría ser posible tener aparatos de luz láser que tocaran los viejos compact disk. Pero será imposible permitir a los viejos aparatos leer los nuevos discos de elevada capacidad. (Traducido y adaptado de The New York Times por Guillermo Franco M.). OTRAS FORMAS COMPACTAS: La tecnología de CD ha dado lugar a otras innovaciones. Es el caso del Commodore. Parece un tornamesa digital convencional o una videograbadora. Sin embargo, una vez conectado al televisor y al equipo de sonido, permite el despliegue de sofisticados programas de audio y video.

Así, se entra de lleno en una nueva era del entretenimiento y el aprendizaje casero, transformando el televisor de medio pasivo en medio activo. Hay miles de opciones: por ejemplo, las obras completas de Shakespeare; o un inventario de las armas más recientes y sofisticadas, incluyendo 1.500 fotografías acompañadas de música y narración.

Qué tal libros infantiles que se pueden colorear con solo definir y señalar; uno de cocina con fotografías de las recetas y voces de sus autores; otro de jardinería, que incluye información sobre técnicas e imágenes de más de 200 plantas; o La Biblia? El tornamesa usa un disco compacto (compact disc) que difiere de los de audio en que almacenan imágenes de video fijas y animadas y texto, además de sonido. Y lo hace en más cantidad de lo que puede ser empacado en un disquete de computador. Un disco de estos puede almacenar 300.000 páginas de texto mecanografiado.

El fabricante llama a su dispositivo CDTV (Commodore Dynamic Total Vision), y lo ha anunciado como el primer sistema de información casera, educación y entretenimiento que usa la tecnología de disco compacto . Por su parte, Philips y Sony llaman el suyo CD-I. Aunque a nivel de lo que hacen no hay diferencia fundamental con el aparato de Commodore, estos dos últimos fabricantes incluyeron la I para recalcar que este es interactivo. DE QUIEN FUE LA IDEA Jan D. Timmer, presidente mundial de Philips, será recordado por siempre en el mundo de la música y la tecnología. Cuando todos pensaban que el invento del videodisco digital no era viable, Timmer puso todas sus esperanzas en un desarrollo de esta tecnología: el Compact Disc (CD).

Eso fue hace diez años. Hoy, esta tecnología domina más del 90 por ciento del mercado del disco en el mundo. Lo que hizo que el disco análogo de acetato comenzara a ser solo una cuestión de los coleccionistas de curiosidades. VARIACIONES COMPACTAS Si evolucionó el disco, porqué no habría de hacerlo el casete? Esa inquietud motivó a Philips, el creador del CD, a fabricar el Digital Compact Cassette (DCC), el eventual sucesor del tradicional casete de audio.

La firma holandesa gastó aproximadamente 55 millones de dólares en el desarrollo de su tecnología, y lanzó esta novedad en noviembre del año pasado. La grabación digital es lo último en tecnología en el mundo de la música.

Al codificar señales como una serie de unos y ceros, en lugar de hacerlo en la forma de onda empleada en el método analógico, el sistema digital elimina el exceso de ruido y brinda un sonido más nítido.

El DCC pelea el mercado con otro producto de Sony: el Mini Disc, un disquete que produce sonido con calidad cercana a la del Compact Disc y que permite a los usuarios grabar música, una gran ventaja con respecto a los aparatos CD actuales.

El DCC, que fue desarrollado conjuntamente con Matsushita Electric Industrial Co., tiene una ventaja adicional: los consumidores podrán reproducir el sonido de los casetes análogos que ya poseen en su aparato DCC.

El DCC, que fue anunciado más de seis meses antes que el Mini Disc, por ahora tiene el liderazgo, con un mayor apoyo por parte de los fabricantes de equipos. Polygram Inc., de la que Philips es propietario en un ochenta por ciento, y otras cinco grandes firmas disqueras prometieron lanzar 500 títulos en DCC este año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.