LA AGONÍA DE LAS PLAZAS DE MERCADO

LA AGONÍA DE LAS PLAZAS DE MERCADO

De las aproximadamente 800 plazas de mercado que existen en el país, 750 son ineficientes, inadecuadas, mal diseñadas, mal localizadas, pequeñas o demasiado grandes, en relación con el tamaño de la población. Este es apenas parte del diagnóstico, complementado por la sentencia de muerte: de no buscarse soluciones adecuadas, estos sitios tradicionales de distribución de alimentos, donde se teje la historia de muchas personas, desaparecerán en un futuro no muy lejano.

28 de febrero 1993 , 12:00 a.m.

A pesar de que ustedes no lo quieran, las plazas de mercado se van a acabar , dijo Benjamín Quiñonez, ex-gerente de Carulla, a los directores y jefes de plazas de mercado de diferentes regiones del país que se reunieron en Cali para realizar el II Encuentro Nacional de Plazas de Mercado.

Nadie se sorprendió. Las plazas de mercado tienen tantos problemas que no parece haber una solución. La misma dinámica de la comercialización de alimentos las ha vuelto ineficientes dice el arquitecto Raúl Orejarena, y ahora se han convertido sobre todo en un problema de sobrevivencia .

La causa es que a las plazas de mercado las está desplazando desde hace mucho tiempo el sistema de autoservicio y supermercado, un mecanismo que a pesar de ser mucho más frío y distante, es también funcional, ordenado y no genera mayores inconvenientes.

En un estudio realizado en Pereira, en el año de 1979, se encontró que el 35 por ciento de la población prefería abastecerse de toda clase de productos de supermercado, antes que de los ofrecidos por las plazas, en razón a la calidad, al servicio y, aunque para muchos parezca extraño, a los precios.

Hacia 1983 se realizó un nuevo estudio en la misma ciudad y el resultado fue también sorprendente: el 75 por ciento de las personas conseguía sus alimentos y productos básicos en las cadenas de autoservicios, en una ciudad en que los únicos existentes eran los de las cajas de compensación.

Además y eso sucede en todo el país, las ciudades se están llenando de autoservicios o supermercados de particulares que empezaron con un surtido muy pequeño, y después fueron incorporando, poco a poco, tecnologías y servicios más complejos que los convirtieron en mercados muy importantes, aun en el área de influencia de las plazas de mercado.

Este fenómeno sucedió también en Pereira, donde existen por lo menos dos autoservicios cercanos a la plaza que le están quitando peso al volumen del mercado.

Los vendedores callejeros y el desempleo se añaden a la lista de deficiencias de las plazas. Claro dice Orejarena que este es un problema estructural de la economía. No coyuntural. Por qué? Porque hay algunos particulares dueños de grandes bodegas que entregan a los desempleados productos en concesión para que los vendan en la calle; ellos son los que aprovechan la situación. Pero, los que resultan afectados son los vendedores que por obligación utilizan el espacio público sin recibir nada a cambio . Plaza de muchas funciones Estos hechos han planteado otra vieja discusión: Privatizar o no? Qué alternativas plantear frente a la crisis? Se han encontrado metodologías para el establecimiento de indicadores de eficiencia en la utilización de los espacios. Para la determinación de plantas operativas en plazas y centrales de abasto. Se tiene más o menos una base de datos con la estructura de costos por tipo de plaza, según permanencia, tamaño del municipio, carácter del mercado (mayorista, minorista o mixto). Pero esto no es realmente suficiente.

Hay algunos ejemplos interesantes y excepcionales. En ellos se ha podido demostrar que las plazas sí funcionan. Tal es el caso de una plaza en el Huila, en la que funciona el mercado y cuando éste se acaba, el espacio se habilita como una cancha de fútbol. Igual sucede con Cereté, donde se realizó la experiencia de reciclar edificios por parte de arquitectos locales para convertir unas bodegas de una antigua planta desmontadora del Idema en una verdadera plaza de mercado.

Pero los casos extremos se dan en Restrepo (Valle) donde hasta hace muy poco tiempo la plaza de mercado también funcionaba como guardería infantil. En Popayán, desde hace poco tiempo funciona una plaza diseñada con toda la metodología del caso, pero cuyo problema más grave es la localización. Quedó ubicada en un lugar al cual nadie puede llegar.

Otras poblaciones, como Atlántico y antiguo Cauca, tienen unas construcciones cuyos edificios desde el punto de vista romántico son muy bonitos. Pero no son eficientes en cuanto a las condiciones que debe cumplir un mercado actual. Como se puede ver, el problema es general, y hoy se hace necesario implementar en cada mercado unas normas mínimas, pero que infortunadamente no todos están dispuestos a cumplir. Estas normas tienen que ver con el saneamiento básico. Así mismo, toldos para los compradores, equipamiento para el campesino que trae sus productos para la venta y que viene desde muy lejos. Finalmente, hacer del espacio público un buen lugar sin que ésto implique la pérdida de su carácter o esquema tradicional.

Qué piensan los vendedores y campesinos? Dentro de ellos y en la mayoría de las plazas hay una tendencia general, y es que si a los vendedores se les ofrece una alternativa que les dé la oportunidad de manejar las instalaciones, ellos estarán dispuestos a cubrir los costos.

Sin embargo, lo que no quieren es comprar sus puestos porque esto les implica meterse en el embrollo del esquema financiero. Es decir, solicitar crédito a un banco, pagar intereses, hacer promesas. No todos conocen las ventajas del sistema o no las consideran como tal.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.