EN BOGOTÁ COMPRAN CASAS, PERO BARATAS

EN BOGOTÁ COMPRAN CASAS, PERO BARATAS

Los habitantes de Bogotá están comprando este año más viviendas que en 1996. (VER GRAFICA: OFERTA TOTAL DE VIVIENDA EN BOGOTA).

06 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Sin embargo, la crisis que afecta a la mayoría de los hogares capitalinos ha hecho que a la gente solo le alcance la plata para comprar casa o apartamento de menos de 50 millones de pesos.

De acuerdo con las cifras sobre el comportamiento de la oferta y la demanda de vivienda en Bogotá, presentadas ayer por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el renglón de mayor incremento en las ventas corresponde a vivienda cuyo valor oscila entre 25 millones y 52 millones de pesos. Las ventas de casas o apartamentos, de más de 150 millones de pesos, están prácticamente paralizadas.

Al ritmo actual de ventas, el inventario de vivienda en la capital del país se acabaría en menos de un año, lo que indica que las constructoras deben reanudar gradualmente sus proyectos de nuevas urbanizaciones.

De hecho, las estadísticas de Camacol señalan que la oferta de vivienda ha comenzado a reaccionar. A septiembre del año pasado, el número de viviendas ofrecidas era de 18.143, en tanto que en marzo de este año ascendía a 19.028 unidades.

De acuerdo con el estudio de Camacol, todo indica que la construcción de vivienda, en Bogotá, comenzó a reaccionar. Por un lado, los constructores reanudaron varios de los proyectos que se encontraban paralizados y, por el otro, las ventas se han incrementado.

Sin embargo, los constructores dicen que no se puede hablar de reactivación sino de freno al deterioro de la actividad.

Ventas, menos lentas Según Camacol Cundinamarca, el tiempo promedio de venta de apartamentos o casas de entre 30 millones y 42 millones de pesos, para entrega inmediata, es de solo cuatro meses, mientras que las ofertas que superan este valor se demoran el doble de tiempo para ser colocadas en el mercado.

La situación más crítica se registra en la vivienda de más de 20 mil upac (211 millones de pesos), ya que después de construida hay que esperar, en promedio, 16 meses para venderla.

Esta situación hizo que las empresas constructoras se inclinaran en los últimos meses por la construcción de vivienda de interés social y para usuarios de clase media, cuya capacidad de compra no supere los 50 millones de pesos.

En el período septiembre del 96 y marzo del 97, de las 12.132 viviendas construidas, el 76 por ciento correspondió a rangos inferiores a 5.000 upac, es decir, menos de 52 millones de pesos.

Los cálculos de Camacol Cundinamarca indican que los precios han disminuido en términos reales, en los últimos meses lo que indica que si no subieron al menos permanecieron estables.

Entre septiembre y marzo pasado, por cada cien viviendas ofrecidas se vendieron, en promedio, 57. Esta cifra es ligeramente superior a la de los seis meses anteriores, cuando se ubicó en 54 unidades.

La solicitudes de crédito tanto de las constructoras como de los usuarios, también se han incrementado en los últimos meses, situación que se ha observado en el resto del territorio nacional y que constituye un indicio de que el sector frenó su caída.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.