Secciones
Síguenos en:
LOS DEPORTES NAUFRAGAN

LOS DEPORTES NAUFRAGAN

El baloncesto congrega el mayor número de practicantes, pero resulta desplazado por el béisbol como deporte de más atracción y popularidad en el archipiélago de San Andrés. Entre las dos actividades acaparan aproximadamente la mitad de los 1.160 atletas, población deportiva registrada oficialmente en Jundeportes seccional, cuyo director desde hace cuatro años, Hugo Cáceres, considera como preocupante el futuro isleño en tal sentido.

El aporte económico del Estado para la masificación y promoción deportiva es cada vez más limitada.

En cambio, por su aislamiento con el resto del país, preparase y, lo peor, competir, cada ocasión resulta más costoso. En forma obligada hay que pensar en tiquetes aéreos, que suben constantemente.

El baloncesto, empero, parece reservado de manera exclusiva para los varones. Las damas isleñas, espigadas más que las del resto de la nación, no practican debajo de la cesta porque existe la creencia machista que, por el roce de la disciplina, ellas pierden su toque femenino.

Armar un equipo triunfador en San Andrés no tiene pierde. Lo refleja que 16 isleños participaron por los diferentes equipos en la pasada Copa Sprite semiprofesional.

El béisbol cuenta con elevado número de instructores, ocho, tanto en las menores como en mayores, inclusive con la presencia del cubano Benito Camacho y el respaldo de la gobernación.

Tanto esfuerzo y organización tuvieron sus frutos hace poco: Davivienda Islas ganó la tercera Copa Kola Román-Efficient semiprofesional, primer título nacional en el historial beisbolero de Colombia.

En la isla apenas hay seis ligas, por lo difícil que resulta establecerlas: se carece de personal directivo. Además, faltan deportistas. Por ello es normal ver en torneos nacionales de béisbol y fútbol a Daniel Santoya como torpedero y defensor central.

El microfútbol y el voleibol se abren paso, al igual que las artes marciales. En cambio, al boxeo se le cierra su único gimnasio y se deja en la calle, desaprovechando al mejor entrenador profesional en la historia de Colombia: Reginaldo El Dentista López, contratado hace meses por Jundeportes San Andrés.

Los deportes acuáticos no tienen cabida. No existe, por ejemplo, una piscina olímpica en la isla. Y los practicados en el mar, pese a que al nativo no le gustan, se abren campo con residentes continentales que enseñan y, al mismo tiempo, brindan servicios a turistas en actividades como el windsurf y el buceo.

Si ese escenario natural es mirado con desprecio, los levantados son pocos: dos coliseos (ambos para baloncesto) y cuatro estadios, dos de ellos de béisbol. El de fútbol, por ejemplo, se encuentra en mal estado.

Pese a ello, San Andrés en alguna ocasión fue campeón nacional juvenil. Y peor permanece la pista atlética que rodea la cancha.

Tampoco hay hipódromo, pero el certamen de congregación multitudinaria es una carrera de caballos, programada periódicamente que mueve hasta cinco millones de pesos en apuestas y, por lo menos, seis mil personas que por 50 segundos de acción se reúnen durante seis horas.

La vuelta a la isla en aleta es el torneo nacional de mayor importancia y a nivel internacional quedó la Copa Ernesto Steel de béisbol, tras la cancelación por este año de la parada del Mundial de triatlón, orgullo sanandresano financiado por el comercio con la finalidad de promover el turismo a la paradisíaca isla...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.