VIENE EL LOBO

Con la mano en el corazón responda a la siguiente pregunta: de verdad cree usted que puede haber racionamiento de agua en Bogotá?

03 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Si usted es como la mayoría de los bogotanos seguramente piensa que lo del racionamiento es carreta. Luego de tres meses de amenazas ya pocos le creen a la Administración Distrital que estamos ad portas de quedarnos sin agua.

Porque igual que el pastorcito mentiroso la Administración desgastó el tema. Las reservas del embalse que día a día disminuían en la figurita de la primera página de EL TIEMPO se agotaron y el agua continuó saliendo por los grifos. Las amenazas de viva voz del alcalde Mockus que irrumpieron hace ya rato en nuestros teléfonos ( Cómo añoro el pito de ocupado!) fueron reemplazadas por un mensaje mamagallista en el que una voz sin credibilidad alguna propone una Bogotá coqueta sin llenar la olleta . Tampoco el despilfarro ha sido castigado con severidad ni el ahorro premiado con rebajas tarifarias.

La Alcaldía no le ha puesto seriedad a la crisis. A Mockus le pareció gracioso invitar a los bogotanos a ahorrar agua bañándose acompañados, y Bromberg, consciente del chiste flojo de su antecesor, dijo que era mejor bañarse solos para evitar que el entusiasmo bajo la ducha terminara por despilfarrar el agua. En otro mensaje bastante gráfico y de mal gusto, la Administración inundó las ondas radiales con el cuento de que no había que jalar el escusado porque los orines no eran más que agita amarilla . Y para completar, Mockus daba la impresión de que visitaba los túneles de Chingaza para tirarles agua y hacerles chanzas a los periodistas y no porque la situación fuese particularmente grave.

Al sacrificar el fondo por la forma la Administración transmitió el mensaje errado. Terminó embelesada por los símbolos como si el problema del racionamiento fuese de cultura ciudadana y de largo plazo en lugar de uno inminente, de vida o muerte. Pero es la situación realmente de vida o muerte? Es la meta del 25 por ciento de racionamiento que plantea la Administración apenas otro juego ciudadano que desde el Instituto de Cultura busca explorar las posibilidades de concientización de la población o es acaso un objetivo de la Empresa de Acueducto, que responde a estudios serios y por debajo del cual estaremos abocados en un determinado número de días (uno, dos, quizás tres meses) a un severo racionamiento? Muy pocos creen ya que el agua se puede acabar. La prueba es que los niveles de racionamiento están en el 8 por ciento, muy por debajo de la meta de la Administración, y lo que es peor, ya nadie quiere ahorrar. Llegó pues la hora de que se nos diga la verdad. Si no hay peligro, déjennos por favor descansar de tanta amenaza. Y si lo hay, ya que no podemos cambiar de pastorcito, al menos póngale seriedad y cambien de estrategia antes de que nos coma el lobo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.