MCVEIGH, CULPABLE DE BOMBA EN OKLAHOMA

MCVEIGH, CULPABLE DE BOMBA EN OKLAHOMA

Timothy McVeigh fue declarado ayer culpable del ataque terrorista del 19 de abril de 1995 contra un edificio del gobierno federal en Oklahoma City, en el que murieron 168 personas y otros 500 resultaron heridos.

03 de junio 1997 , 12:00 a. m.

McVeigh, de 29 años y condecorado veterano de la guerra del Golfo Pérsico, se enfrenta a la pena de muerte, al ser encontrado responsable de los once cargos que se le imputaban.

Tras el veredicto de culpabilidad, el jurado tendrá que escuchar nuevos testimonios antes de que el juez, Richard Matsch, condene a McVeigh a la pena de muerte o a cadena perpetua.

El jurado -integrado por siete hombres y cinco mujeres- alcanzó el veredicto después de tres días de deliberaciones y 22 jornadas de haber escuchado las alegaciones a favor y en contra de la defensa y de la acusación en la ciudad de Denver (Colorado).

Los fiscales dijeron que McVeigh planeó el atentado del 19 de abril de 1995 como un acto de venganza contra el Gobierno de Estados Unidos por la muerte de los 80 seguidores del culto de los Davidianos , que en 1993 murieron en Waco (Texas) tras un enfrentamiento con la policía.

El atentado terrorista de Oklahoma City causó la muerte a 168 personas e hirió a otras 500, al explotar un camión-bomba cargado con 1.800 kilogramos de explosivos contra el edificio federal Alfred Murrah de Oklahoma City.

McVeigh fue encontrado culpable de asesinato en primer grado por la muerte de ocho agentes federales durante el atentado.

Esos agentes pertenecían a los servicios secretos, a la Oficina de Lucha contra el Narcotráfico, los servicios de aduanas y el departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

También se le encontró responsable de los cargos de conspiración para usar armas de destrucción masiva, uso de armas de destrucción masiva y destrucción de un edificio propiedad del gobierno federal.

El acto terrorista cometido por McVeigh ha sido el más grave ocurrido en Estados Unidos, y desde su detención, hora y media después del atentado, se le ha considerado como enemigo público número uno .

Júbilo entre las víctimas Tras la lectura del veredicto, los gritos de júbilo se mezclaron con sollozos entre cientos de personas aglomeradas en el lugar donde yacía el edificio de oficinas gubernamentales.

Paul Heath, quien sobrevivió al atentado del 19 de abril de 1995, alzó el dedo pulgar desde donde estaba frente a uno de los monitores.

No estoy sorprendido. Escuché la evidencia, leí la evidencia, viví la evidencia , dijo Heath. Ese hombre vino a esta ciudad a dar una expresión de política extremista de muerte y destrucción .

David Schickedanz, un agente antinarcóticos retirado que sobrevivió al estallido, dijo que el jurado había tomado una decisión muy justa .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.