JA, JA, JA...:

JA, JA, JA...:

05 de noviembre 1996 , 12:00 a.m.

Ripley tiene ya otro personaje para llevar a las marcas impuestas en cualquier actividad. Nuestro compatriota José Ordóñez, un hombre dedicado a la difícil tarea de hacer reír, completó 50 horas continuas echando chistes. Rosaditos, inocentes, verde biche, de doble sentido, o aun de aquellos que arrancan una sonrisa después de una reflexión. Es una verdadera hazaña. Y queriendo hacer, valga decirlo, un chiste malo, creemos que Ordóñez debe de estar hoy muerto de la risa , luego de su extenuante jornada. Fue un esfuerzo grande el que tuvo que hacer este compatriota, que le quita un poco el amargo sabor al transcurrir colombiano, para disparar sin detenerse tal cantidad de gracejos.

Tuvo que quedar sin ganas de escuchar un chiste. O, a lo mejor no, porque es su oficio, un oficio paradójicamente muy serio, muy exigente, que no solo requiere gracia, sino memoria, cultura, ingenio.

Ahora se presentará en otros países, donde el humor de Ordóñez sorprenderá a muchos. Y, aunque no se crea, les llevará otra imagen de Colombia. Porque se pensará que este no es tanto un país de lágrimas, sino que en medio de las difíciles situaciones hay espacio para el humor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.