Secciones
Síguenos en:
PACHECO-HOYOS GARZÓN:

PACHECO-HOYOS GARZÓN:

Mientras hacemos el esfuerzo de recordar, vamos a la otra cara de la medalla, porque hay dos buenos ejemplos recientes de entrevistas para el archivo. Pacheco y Bernardo Hoyos. Los vieron? Durante dos programas de media hora cada uno, sin poses ni aspavientos, sin desmesuras ni modestias, como si realmente estuvieran en la sala de la casa, demostraron una vez más ser los mejores. Tímido como parece que en efecto es, Bernardo Hoyos asistió como personaje, pero el discreto y astuto entrevistador profesional que lleva por dentro actuó siempre como si estuviera en el patio propio de Esta es su vida , serie de la cual sí se pudieran sacar verdaderas entrevistas de antología. Pacheco, por su parte viejo lobo de mar y de pantalla, manejó con tal altura las circunstacnias que ni quemó al santo ni permitió que la vela no alumbrara.

La segunda: Jaime Garzón con Amparo Pontón y Antonio Morales. En menos de media hora, que hizo propia, demostró por qué es uno de los más importantes personajes de la actual televisión. Dueño de extraordinario repentismo, auténtico conocimiento de la actualidad nacional e internacional, irreverencia cáustica, desparpajo, humor inteligente y manejo del medio, fue un gran mamagallista. Y serlo, en un país acartonado, en una televisión manejada por la dictadura de Rambo, es un honor que pocos logran.

Así las cosas, qué buena resultaría una revisión de los programas periodísticos que ni siquiera definen con claridad su género. Que director, productores y entrevistadores asumieran conciencia de equipo y cambiaran el deplorable traje de ladrillo con el que cubren las vergenzas de sus espacios. Que los políticos hagan política, que canten lo cantantes, que actúen los actores y las actrices y que los zapateros vayan a sus zapatos, mientras surge la generación de entrevistadores que estén a la altura de Pacheco y de Hoyos, y de personajes mamagallistas como Garzón, quien sin faltarle al respecto se atreve a llamar simplemente García al premio Nobel y critica, con altura y gracia, lo humano y lo divino de este país divinamente humano. .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.