EL HARAQUIRI DE LAS TELECOMUNICACIONES

EL HARAQUIRI DE LAS TELECOMUNICACIONES

Hojeando la revista estadounidense Wired pude apreciar un cuadro muy interesante que tiene que ver con las telecomunicaciones y que demuestra cómo la defensa de intereses del sindicato de Telecom y de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá es pelea de tigre con burro amarrado.

02 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Puede que se alargue más de lo que es conveniente, pero esa ceguera torpe e inoportuna de los que dicen defender los derechos de los trabajadores va a llevar a la desvalorización total de ambas empresas.

El cuadro mencionado consiste en el inventario de los satélites de órbita baja que van a ser y están siendo lanzados al espacio por empresas privadas, por supuesto.

Es tan indicativo de lo que se viene, que creo bien vale la pena detallar el contenido de dicha tabla. El total de satélites que van a ser enviados para que circulen de 500 a 1.000 km arriba de la tierra es de 1.137. El último de ellos navegará alrededor del orbe en el año 2002 y los primeros lo están haciendo hace pocos días.

De esos 1.137, 16 son de redundancia. Es decir, que entrarán a funcionar solo si alguno de los otros queda inoperante. La empresa que más satélites va a colocar es Teledesic, cuyos dueños son dos de los más visionarios e importantes personajes de la tecnología: Bill Gates, el mismo de Microsoft, y Craig McCaw. Motorola le sigue con su proyecto Iridium y ya lanzó sus primeros satélites al espacio.

Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, la capacidad ha aumentado y los precios han bajado, razones por las que se puede deducir que muy rápidamente el espacio va a ser colonizado con el único objeto de prestar servicios de telecomunicaciones, como telefonía inalámbrica y normal, fax, beepers y otros igualmente importantes.

Por esto es que se le debe perder miedo a las talanqueras que algunos personajes le están poniendo a la entrada de estos servicios a nuestro país. Bueno, esto es, a menos que los de marras decidan que los cielos también pueden formar parte de las convenciones colectivas o que constituyen uno de los más preciados derechos de los trabajadores.

Cuanto antes se abra esta área a la competencia, mejor. Esperar a que Telecom esté lista es inútil porque no le interesa estarlo. Mientras tanto se desvaloriza y el volumen de su facturación disminuye en sumas importantes. Las empresas del Estado, Telecom y la ETB, se pueden comparar con una persona que yace en su lecho de enfermo y, que por negarse a tomarse los remedios que la medicina moderna les indica, pronto habrá que desenchufarlos, aplicándoles la eutanasia, tan de moda por estos días.

Y todos los colombianos perderemos. Negar lo que está pasando en el mundo de las telecomunicaciones es como querer tapar el sol con un dedo, y dedicarse a ponerle palos a la rueda de la privatización y a la llegada de estos servicios a Colombia, es hacerse el haraquiri. Es ahora o nunca que se deben tomar los remedios para no morir! guisan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.