ESCARBANDO

La manera como algunos asumen en Colombia la noción de castigo es como para sumirlo a uno en la perplejidad.

01 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Una distinguida pareja de la sociedad barranquillera, en un acto correccional , como lo califica su abogado, viola con un pedazo de madera a un menor, que acusan de haber violado a su hijo.

Aunque no esté plenamente demostrado que esta sea la causa de la muerte, en Medellín, un chofer de taxi endeudado la emprende contra su joven vecino a patadas y alega lo que la sociedad empieza a aceptar como razones muy poderosas: el muchacho era un pandillero, que fumaba marihuana y le hacía la vida imposible.

Hace unos meses, en la misma ciudad, otro vecino mató a un menor de un disparo porque lo estaba molestando. Si se le hubiera preguntado por qué, seguramente nos habría hecho llorar a todos.

En casos menos graves pero no menos sintomáticos se observa cómo cada cual aplica al castigo el rasero que le conviene: Me arrodillo y pido disculpas se autoflagela Samper al reconocer en una entrevista que no llegó a la meta global de generación de empleo.

Y hay funcionarios públicos que se dan el lujo de castigar a los periodistas, vetándolos por cuestionadores mientras premian a los que los adulan.

A los ciudadanos se les castiga a veces por la imprevisión de los funcionarios. O se concluye que como todo el mundo es culpable, nadie es culpable.

Según la propia definición y el criterio de cada quien, los castigos se autoproclaman así equitativos, compensatorios o justificables.

Lo extraño no es que en una sociedad tan individualista como la nuestra se aplique la vieja teoría del ojo por ojo y diente por diente, según la mordida o la visión del agraviado. Lo que resulta increíble es que no importe la desproporción entre el acto cometido o la omisión, comparados con la sanción; o ese cinismo amable con que los victimarios miden la responsabilidad por sus actos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.