Secciones
Síguenos en:
CONSTITUYENTES DEL 91

CONSTITUYENTES DEL 91

Ya comienzan a sonar varios nombres como candidatos para formar parte de la Asamblea Constitucional, de resultar elegidos el próximo 9 de diciembre. El tiempo que queda en realidad es más corto de lo que se piensa, y es bueno por ello que los deseosos empiecen a ventilar sus aspiraciones, para que los electores comencemos a analizar y escrutar a sus protagonistas, al amparo de la democracia participativa. Y aunque es un hecho que nuestros partidos están divididos en todos los departamentos, sus principales voceros locales deberían hacer un alto frente a la Constituyente, para lanzar en lo posible listas únicas a nivel regional. De no hacerlo, los duelos zonales terminarán convertidos en una triste confrontación de fuerzas por parte de los distintos jefes, y al fin de cuentas no hay que descartar que ante la inminencia de implementar el tarjetón también para estas elecciones, la opinión va a contar mucho, como ocurrió en los últimos comicios presidenciales. De tal forma que la funció

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

En cuanto hace al liberalismo, sus parlamentarios y líderes regionales deben ponerse las pilas, porque, por el momento, da la sensación de que los conservadores están muy prestos a tomar las cosas en serio. Se da por descontado, por ejemplo, que Alvaro Gómez Hurtado encabezará una lista, que sin duda tendrá mucho arrastre, al igual que el exalcalde Juan Gómez Martínez de Antioquia. Se habla inclusive de que algunos congresistas, como Diego Pardo Koppel, estarían decididos a renunciar a su investidura parlamentaria para lanzarse a la Constituyente, y se habla asímismo de que habrá listas sueltas, no necesariamente encasilladas con ninguna tendencia, como las que aspiran a encabezar Alvaro Leyva Durán aquí y, posiblemente, Carlos Augusto Noriega por Santander.

El liberalismo qué está pensando al respecto? Se dice por ahí que un grupo de costeños se dispone a proponerle al expresidente López Michelsen que preste su nombre para encabezar las planchas liberales por la Costa. Y aunque algunos suponen que ello sería revivir otra vez antiguos duelos electorales entre López y Alvaro Gómez, resulta indiscutible el significado que tendría el hecho de que un constitucionalista de las calidades del expresidente pudiera concurrir formalmente a esta Asamblea. Ni siquiera los antilopistas de viejo y nuevo cuño podrían demeritar su concurso intelectual, de contar con él.

Y, en general, los demás nombres liberales que se escuchan también son excelentes, en su mayoría, auncuando representan matices definidos y antagónicos desde el punto de vista ideológico. Quién, pues, se atrevería a descalificar a Alvaro Tirado Mejía como candidato de los antioqueños, o a Carlos Lemos Simmonds como candidato de los caucanos, o a José Manuel Arias Carrizosa como candidato liberal de los santandereanos? Son, todos ellos, figuras controvertidas al interior de su colectividad, pero inteligentes y claras a nivel doctrinario, lo mismo que el Cofrade Palacio Rudas y Jaime Pinzón López.

La posible participación de Gabriel García Márquez en este foro sin duda abre aún más las opciones, con mayores veras si Gabo logra enarbolar el sentimiento ya no dormido de aquellos sectores que consideran que una lista encabezada por nuestro premio Nobel, podría representar de alguna manera las voces de gentes nuevas, y en todo caso las voces marginadas del habitual país político , tan ducho en sortear este tipo de certámenes y, con frecuencia, de manipularlos. García Márquez, ya se sabe, no es ningún constitucionalista, sino un hombre de letras. Y el hecho de que jamás haya trajinado con temas de derecho, a lo mejor puede ser, ante la Asamblea, una virtud, más que un defecto. Porque si es recomendable que a la Constituyente vayan tratadistas, rigoristas y académicos, no es menos saludable que también tengan asiento, en dichas deliberaciones esencialmente políticas, otras mentalidades inquietas y que, en términos generales, nunca se han identificado con el manejo que nuestros dirigentes le han dado al país.

Y mejor todavía si Gabo logra aglutinar aquellas fuerzas estudiantiles un tanto dispersas, pero que en su momento tuvieron la ingeniosa idea de echar a rodar una bola que a la postre adquirió dimensiones inusitadas e inconmensurables. Lo cierto es que si de modificar la Constitución se trata, para trazarle a nuestra democracia un nuevo rumbo normativo, la esperanza es que en tales reformas también participe la Colombia que asoma su cara al siglo veintiuno, y no apenas la que difícilmente llegará a él. Por eso es clave aprovechar la Constituyente para que haya verdadera reconciliación de intereses, hoy polarizados, no solo a nivel político sino también cronológico. Propiciar el posible consenso, partiendo de las discrepancias, que no son únicamente jurídicas sino sobre todo generacionales.

Por último: desvirtuar la legitimación de la Constituyente, con el argumento de que en un plebiscito es necesario obtener la mitad más uno del censo electoral para legalizar su representatividad, es una teoría peligrosa. Según la misma, la elección del presidente Gaviria habría que cuestionarla porque solo obtuvo poco menos de cuatro millones de votos en los últimos comicios, con un potencial total que superaba los 13 millones de electores. En dónde está escrito que la Constituyente debe reunir determinado volumen de sufragios para reconocer su validez, cuando la opinión ya se expresó masivamente, en dos ocasiones, por su convocación? Lo otro sería aceptar que la abstención es la que manda la parada en nuestros debates democráticos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.