Secciones
Síguenos en:
LA HISTORIA SECRETA DE INVERCOLSA

LA HISTORIA SECRETA DE INVERCOLSA

El pasado 3 de mayo, el abogado Fernando Londoño Hoyos adquirió el 20 por ciento de las acciones de Invercolsa por un valor de 9.264 millones de pesos. Con ese negocio, accionistas distintos a Ecopetrol se quedaron con el 70 por ciento de la empresa de gas y Ecopetrol debilitó su posición: ahora solo podrá sacar a la venta un 30 por ciento.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de junio 1997 , 12:00 a. m.

La semana pasada, el presidente de Ecopetrol armó la gorda: Londoño Hoyos no podía comprar las acciones alegando haber sido trabajador de Invercolsa, pues siempre laboró bajo la figura de honorarios. Londoño afirma lo contrario: que durante cinco años fue presidente de la empresa, así no hubiera tenido un contrato laboral.

Para realizar la operación, Londoño Hoyos obtuvo un crédito del Banco del Pacífico por el valor de la compra. Ahora se alega que uno de los socios del Banco (a través de una de sus empresas) es José Urbina Amorocho, quien posee el 34 por ciento de Invercolsa y es uno de los gaseros más grandes del país. De esa manera, al unir su participación a la de Londoño tendrían el 54 por ciento.

Luego de la compra hecha por el abogado Londoño, Ecopetrol ha buscado por todos los medios echar para atrás el negocio con dos argumentos: el señor Londoño no podía beneficiarse de las preferencias otorgadas legalmente al sector solidario y en segundo término ha dejado entrever que el socio Urbina quiere controlar la empresa.

Pero el asunto tiene un elemento más: el presidente de Invercolsa, el ex ministro Enrique Vargas Ramírez, también compró acciones de la firma (por 300 millones de pesos) haciendo uso del privilegio legal dado a cooperativas y trabajadores. El problema radica en que Vargas no pidió permiso a la junta directiva para hacer la operación y ahora se expone a que la Superintendencia de Sociedades lo destituya.

Pero, adicionalmente se acusa a Vargas de haber habilitado ante la Bolsa de Valores para que Londoño Hoyos hiciera la transacción, al informar que el abogado había ocupado durante varios años el cargo de presidente y no hacer aclaraciones adicionales.

Fuera el presidente El pasado 20 de mayo, fue citada la junta directiva de Invercolsa para analizar la situación. Asistieron el exviceministro de Minas Luis Armando Galviz, quien la presidió; Jaime Lopera, asesor del Ministro de Minas y Hernando Padilla Moreno, los tres en representación del socio mayoritario, Ecopetrol. Por el sector privado participaron José Urbina Amorocho y Andrés Ordóñez. Como invitados especiales Félix Betancourt vicepresidente financiero de Ecopetrol, Vivian Cock, Alvaro del Valle y un representante de la firma Arthur Anderson, Alkey Berdugo. También estuvieron presentes el presidente de la compañía Enrique Vargas Ramírez y el secretario de la misma Liliana Zabaraín.

La reunión en realidad duró tres días y tenía un motivo central: lograr aplazar la asamblea de accionistas convocada ya por los nuevos dueños, entre ellos Fernando Londoño Hoyos, para lo cual se determinó algo que parecía meramente de forma: aprobar el acta de la reunión de junta al final de la misma. Urbina y Ordóñez se opusieron. La idea de Galviz y los delegados de Ecopetrol era lograr que lo aprobado entrara en vigencia en forma inmediata.

Y comenzó a calentarse el ambiente: se leyó la solicitud de Ecopetrol pidiendo la autorización a Vargas Ramírez para comprar acciones. Vargas debió explicar por qué no había pedido permiso de la junta para su compra, pero además dar a conocer el nombre de los otros compradores: Fernando Londoño Hoyos.

Vargas tuvo que responder un cuestionario a quemarropa sobre el caso Londoño Hoyos. A Urbina no le gustó el interrogatorio a Vargas y lo consideró como un abuso e irrespeto. Lopera le respondió a Urbina argumentando que el presidente de la empresa debía saber todo el asunto. Padilla apoyó a Lopera. Al anochecer se decidió continuar la junta al día siguiente a las seis de la tarde.

Alvaro del Valle dijo que le avisaría a Fernando Londoño Hoyos acerca del cuestionamiento que le estaban haciendo y lo defendió como miembro del sector solidario . Padilla y Galviz ripostaron.

El 21 a las seis de la tarde se reanudó la asamblea. Los mismos más dos funcionarios de la Procuraduría General de la Nación. Ordoñez protestó airadamente por su presencia en la reunión y leyó un memo (firmado también por Urbina) de 21 puntos para probar que Londoño sí fue trabajador de Invercolsa. Fuerte crítica a Ecopetrol. Urbina dijo que prefería a Londoño su socio y amigo y no el yugo de Ecopetrol.

Padilla le llamó la atención al ex ministro Vargas Ramírez por haber expedido un certificado a favor de Londoño Hoyos para comprar las acciones. Vargas respondió alegando que lo hecho no tenía falsedad alguna. A las 8:50 de la noche se hizo un receso hasta las 10:14.

Estuvo a punto de suspenderse la asamblea convocada por Londoño Hoyos para el día 23, idea de Galviz, Lopera y Padilla. Urbina se opuso. Pero lo que sí se hizo fue continuar la discusión al siguiente día a las 2 de la tarde. A las 3:15 apareció Londoño Hoyos. Padilla le pidió que aplazara la asamblea. Y Londoño comenzó a hablar. Finalmente propuso un tribunal de arbitramento para que decidiera su caso. A las 4:45 se hizo un receso hasta las 6:10 p.m. Londoño Hoyos siguió hablando, pero finalmente se negó a aplazar la asamblea que se haría al día siguiente por considerar que ello implicaría reconocer que su título es turbio o espúreo .

Luis Armando Galviz pidió modificar el orden del día para cambiar al presidente de la empresa. Fue destituido Vargas Ramírez y nombrada Vivian Cock. Urbina y Ordóñez dijeron era la decisión era arbitraria e inaceptable y dejaron constancia en tal sentido.

Luego se decidió aprobar en la misma reunión el acta respectiva. Volvieron a votar a favor Galviz, Lopera y Padilla y en contra Urbina y Ordoñez. A las 7:15 de la noche se levantó al sesión.

Al día siguiente -23 de mayo- Urbina y Londoño hicieron la asamblea. Nombraron como presidente a Alvaro del Valle y una nueva junta directiva.

Y la semana el presidente de Ecopetrol echó mano de un último recurso para enfrentar la situación: la opinión pública.

Un informe de la revisoría fiscal de la empresa firmado por Alvaro Bedoya, responde cuando se le pregunta si existe contrato de trabajo entre Invercolsa y Fernando Londoño Hoyos?: De acuerdo con los documentos suministrados por la presidencia de Inversolsa S.A. y las carpetas de empleados revisados, no observé contrato de trabajo entre la sociedad Invercolsa y el doctor Fernando Londoño Hoyos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.