EL VIADUCTO SE ABRE PASO

EL VIADUCTO SE ABRE PASO

Los calificativos de elefante blanco o cortina de humo han ido cambiando a medida que el viaducto Pereira-Dosquebradas gana terreno. El puente de 640 metros de largo y 105 metros de altura, uniría en menos de tres años a estas dos ciudades separadas por una pequeña montaña.

26 de abril 1997 , 12:00 a.m.

Lo anterior es la mejor muestra que los esfuerzos de la dirigencia local y regional por sacar avante la gigantesca obra, no han sido en vano, y que definitivamente se trata de la solución que se buscaba al cuello de botella que asfixia hoy en día el tráfico por la carretera troncal de occidente.

Y es que el Cesar Gaviria Trujillo , nombre con el cual decidieron los habitantes de Pereira y Dosquebradas bautizar al viaducto, es considerado como el cuarto puente atirantado en su estilo de América Latina y el 20 en escalafón mundial con sus 440 metros de largo.

Ha cautivado a sus admiradores hasta tal punto, que hay quienes ya se atreven a manifestar será la huella dactilar que identificará a partir de su inauguración a La Perla del Otún echando al olvido al conocido internacionalmente Bolívar Desnudo de Arenas Betancur.

Inversión millonaria Con el apoyo del Instituto Nacional de Vías y el Area Metropolitana del Centro Occidente, la construcción que se inició el 18 de octubre del 94, ha estado a cargo del consorcio brasileño-alemán Andrade Gutiérrez y Walter Bau que hasta la fecha ha ejecutado inversiones por 19 mil 657 millones de pesos. Otras obras complementarias como puentes y vías de acceso han sido realizadas por consorcios colombianos como Concreto S.A y el T.C.T.H a un costo de 14 mil millones de pesos, mientras que otros 11 mil 372 millones se han destinado para estudios, convenios y compra de predios por parte del Area Metropolitana, para una cifra total de inversión hasta marzo 31 del presente año, de 45 mil 145 millones. La totalidad del proyecto se ha calculado en 50 mil millones de pesos y deberá estar concluido en octubre.

El balance es altamente satisfactorio si se tiene en cuenta que los retrasos presentados, no han sido significativos y tampoco han tenido incidencia en los costos estimados inicialmente al proyecto , manifiesta Jorge Enrique Zuleta, ingeniero coordinador de la obra por el Area Metropolitana del Centro Occidente.

En marzo y mayo del año pasado fueron inaugurados los puentes de las carrera 9a. y 10a. y el intercambiador vial del puente atirantado que prevé 12 rampas de conexión del puente con las calles y avenidas de Dosquebradas. Este intercambio incluye también un puente vehícular de cuatro carriles, tres puentes peatonales y un puente cajón.

Actualmente, según el interventor de la obra, ingeniero Vicenzo Gozzi, se trabaja en el puente de conexión con la carrera 6a. En el puente atirantado se llega a las últimas fases del viaducto, correspondiendo a un 85 por ciento del total del avance físico.

Estas obras son las más importantes de la solución vial Pereira-Dosquebradas, no solamente por el monto de inversión, sino por las características técnicas del proyecto y de la construcción .

Detalles o Longitud total aproximada 640 metros. Equivalen a ocho cuadras.

o En sus pilas o vigas principales el viaducto alcanza 105 metros de altura, equivalente a un edificio de 35 pisos.

o Volumen total aproximado de concreto utilizado en la obra, 20 mil metros cúbicos, equivalente a 180 toneladas o a 3.600 sacos de 50 kilos.

o Peso total de la estructura metálica del tablero, es de 2.850 toneladas.

o Diseñado para un funcionamiento inicial de cuatro carriles de circulación vehicular con la posibilidad de habilitar otro si las circunstancias lo ameritan.

o Si se llenara exclusivamente de automóviles particulares, cabrían al mismo tiempo unos 650.

o El número total de tirantes es de 72. Los torones que los conforman son 924 unidades con una longitud aproximada de cinco kilómetros.

o El valor total de la obra es de 50 millones de dólares.

o Si un obrero lo fuera a construír solo, se demoraría 3 millones y medio de horas, equivalentes a 405 años trabajando sin descanso o mil 170 años en jornadas de 8 horas diarias.

o El número máximo de obreros que laboraron para la obra llegó a los mil. En la actualidad lo hacen cerca de 400.

o Siete obreros han perdido la vida durante la construcción de la obra.

o Fue necesaria la compra de 350 predios para la ejecución de la obra con inversiones cercanas a los 5 mil 500 millones de pesos.

o El tablero del puente atirantado está compuesto por un entramado de grandes vigas de acero de aproximadamente 1,50 metros de altura y que, en el total, suman a más de tres mil toneladas.

o Los tirantes están formados por torones de 0,6 pulgadas de diámetro, cada uno de los cuales, puede soportar, antes de romperse, una carga de 27 toneladas (60 mil libras).

o El puente contará con un moderno equipo de monitoreo que lo mantendrá bajo continua observación y control después de su terminación. A través de un computador, instalado en una caseta metálica de la Popa, se conocerá la manera como reacciona la estructura por las cargas externas (carros, gente, viento, o movimientos telúricos) que originan deformaciones.

Resistencia del puente El pilotaje constituye la cimentación de todo el puente. Se construyeron para toda obra, incluyendo las complementarias, 120 pilotes, de los cuales los que más llaman la atención, fueron 16 de las fundaciones de los pilones del puente atirantado por motivo de su magnitud.

Esos pilotes tienen un diámetro de dos metros y han sido excavados manualmente, debido a la calidad del terreno perforado que presentaba material rocoso en matriz volcánica. Tienen una profundidad de 30 metros y fue necesaria la utilización de explosivos y se bombeó el agua que, por el nivel friático, se encontró a veces hasta 90 litros por minuto.

Los pilotes de las fundaciones de los pilones del puente atirantado, por calculo, soportarán una carga debida al puente, de aproximadamente 3.500 toneladas cada uno. Para ensayar su verdadera capacidad, se hicieron pruebas de carga con un sistema ideado por la interventoría y llamado celda de carga aplicado en un puente similar sobre el río Parará en Argentina.

Uno de los pilotes ensayados, corresponde al del Eje 11 (pilón del puente atirantado) en el barrio San Judas, indicando como resultado, que su resistencia supera las 30 mil toneladas, equivalente a un coheficiente de seguridad superior a ocho veces la carga en capacidad de soportar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.