UN SANTO BOGOTANO:

UN SANTO BOGOTANO:

25 de febrero 1997 , 12:00 a.m.

El pasado lunes concluyó el proceso arquidiocesano sobre la vida y milagros del Siervo de Dios, el sacerdote Rafael Almansa, por muchos años párroco de San Diego. Su actual párroco, monseñor Alvaro Fandiño Franky, llevará a Roma este jueves todas las conclusiones del proceso, y el Papa comenzará a decidir sobre la beatificación, primero, y la canonización, después, de quien, por su vida llena de virtudes heroicas, bien merece la santificación.

El padre Almansa fue durante más de sesenta años una figura indesligable de la vida bogotana. Hizo el bien por dondequiera que pasó, y llegó a tener para sus conciudadanos la aureola de un santo. El representaba todo lo bueno y generoso que alentaba en la capital, y por eso, al ocurrir su fallecimiento, en 1927, el duelo fue general. Pocas personas han sido tan lloradas como este santo varón bogotano que ahora emprende el viaje de la canonización.

Como en alguna ocasión lo dijo el director de este diario, qué grato sería para muchos habitantes de la vieja Bogotá, poder saber que tendremos la oportunidad de rezarle al padre Almansa, encarnado él en un santo que, como aquellos a quienes encomendamos el alma, podrá hacer un milagro desde el más allá para beneficiar, como lo hizo en vida, a tantos que necesitan su ayuda .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.