FAUSTO CABRERA, UN REBELDE DEL ARTE

FAUSTO CABRERA, UN REBELDE DEL ARTE

Si Fausto Cabrera tuviera que definirse en una palabra, sin duda alguna diría que es un rebelde. Con causa o sin ella, de todas formas un rebelde. De esos que van contra la corriente y que insisten, pelean, luchan a mano partida y, quién sabe, a lo mejor se salen con la suya.

02 de abril 1997 , 12:00 a.m.

El rebelde, el español, el mismo que estuvo en la guerrilla con su hijo Sergio (el cineasta de Ilona), acaba de recibir el premio a Toda una vida que entregó la Comisión Nacional de Televisión en el pasado Festival de Cine de Cartagena.

- Es paradójico: este año, precisamente este año, Fausto no quiso ir, siempre por su cuenta, al evento internacional de cine en el Corralito. No quiso, no porque le haya dejado de interesar la pantalla grande. No, sino porque sus ocupaciones dieron al traste con el viaje anual. Pero en el año de su ausencia se hizo presente el reconocimiento que, según él, se lo debían desde hace muchísimo tiempo.

Es un reconocimiento a mis cincuenta años de trabajo dedicados al teatro a la televisión y al cine. Me satisface, para qué lo voy a negar, y, bueno, hay que decirlo, era uno de los fundadores de la televisión colombiana que estaba en mora de recibir un reconocimiento de estos , afirma en su acento español que no pierde, a pesar de tener más de 40 años de estancia en nuestro país.

Un paseo por la vida Ahí, sentado cómodamente en un sillón oscuro, en la sala de su pequeño apartamento al norte de Bogotá, Fausto Cabrera recorre su vida artística. La recorre mientras se pasea en pensamientos nostálgicos. Se para, observa a Bogotá desde la ventana con todas sus luces de la noche. La calle tiene su propia vida. La suya, su calle interior, también.

De repente, se voltea y va directamente, con pasos refinados, hacia un pequeño cuarto en donde reposa su pasado. Entre su manos, trae cuidadosamente un avejentado álbum de recortes. Frente a él, se convierte en un niño grande. Un Peter Pan que juguetea con su tesoro, que lo reencuentra, sin duda alguna, con el principio, con el pasado y con el presente.

Cuando llegué a Colombia en 1950, procedente de Caracas, fundé el primer teatro de carácter experimental, en el Instituto de Bellas Artes de Medellín. Realmente fue el gran semillero de actores y directores que posteriormente estaríamos fundando la televisión colombiana .

- Luego vino la televisión, en 1954, donde trabajó durante nueve años consecutivos como director de planta de espacios de teatro. Allí, Fausto montaba obras en directo y sentía la pasión que solamente pueden sentir quienes aman lo que hacen. El ama lo que hace. Eso se le nota en cada palabra que deja fluir en el diálogo.

La televisión de aquella época era para Quijotes, pero se lograban hacer obras excepcionales, de Shakespeare por ejemplo, que el público pedía en directo llamando a los estudios. Lo curioso de todo era que mi bagaje actoral había comenzado en el exilio, cuando mi familia decidió dejar Islas Canarias por cuenta de la guerra civil española .

- Y salieron, y llegaron a Santo Domingo, y luego a Caracas, y después a Medellín, donde Fausto se enamoró locamente y tuvo a su hijo Sergio Fausto, que siguió sus pasos artísticos y miren hoy en dónde va con su rollo cinematográfico, y también a su hija Marianella.

Indudablemente había echado raíces en Colombia. Posteriormente me retiré de la televisión y opté por el teatro, fundé el primer sindicato de actores, en fin, mi rebeldía siempre afloró porque ha sido connatural en mí. Nació conmigo, cuando vi que un tío había sido injustamente encarcelado en España. Todo lo cuestiono, porque no creo que exista la justicia real .

La guerrilla como escenario - De la TV. pasó a la Universidad Nacional donde montó, por primera vez en Colombia, Bertolt Brecht. Obviamente, fue considerado subversivo por seguir al dramaturgo alemán. Del claustro salió hacia Pekín, donde hizo cine gracias a sus rasgos occidentales.

Viajé con mi familia y me influyó mucho Mao Tse Tung y toda la revolución china. Al regresar a Bogotá estaba totalmente convencido del pensamiento comunista e hice contactos con ellos para elaborar un material teórico que buscaba crear una organización de carácter cultural .

_- Cuando la dirección nacional del partido comunista le propuso que entrara a la guerrilla, su hijo Sergio de inmediato afirmó: A eso vinimos . Y entraron al campo a combatir y, como él mismo dice, a empuñar el arma.

Con los pies empollados caminábamos con mis hijos las altas montañas, sin ninguna raspadura en el alma. El ideal era siempre la alianza de clases y el apoyo al proletariado. Sin embargo, descubrimos que eso al interior del frente no se daba. Así que salimos de la guerrilla y huimos hacia China .

- Allí, sus hijos se encaminaron en sus profesiones y Fausto en la dramaturgia. A comienzos de los ochenta regresó a Bogotá y reingresó a la televisión nacional. Dirigió Kundry, entre muchas otras producciones. Actualmente, trabaja en Prisioneros del amor, es el presentador de Sociedad de los poetas -porque la poesía de Lorca, Machado y Miguel Hernández le encanta- y dice haber hecho ya uno de los mejores papeles de su vida artística: en la La estrategia del caracol, el filme que dirigió su hijo.

Fausto Cabrera actúa y dirige. Y le gusta. Tanto, que perpetuó ese gusto y esa pasión en Sergio. Ayer, el padre dirigía al hijo con la paciencia del orfebre del arte. Hoy, el hijo dirige al padre con la misma paciencia que le enseñó el maestro.

Es emocionante ver cómo algo tuyo se va convirtiendo en una prolongación de tu existencia. Sergio se ha ido haciendo a mi lado y ha logrado desarrollar su talento con dos herramientas muy importantes que siempre le entregué, la pasión y la disciplina .

- Ese es Fausto Cabrera: el hombre que echó raíces en Colombia y que por amor al arte es capaz de jugarse incluso su rebeldía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.