Secciones
Síguenos en:
TAN INTENSO COMO EFÍMERO

TAN INTENSO COMO EFÍMERO

Los adolescentes se enamoran del amor, de la conquista, de la novedad... En esa etapa de cambio, en la que transfieren el afecto de padres y amigos a una sola persona, la imaginación juega un papel esencial.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Es lo que el sicólogo suizo Jean Piaget llamó un alto idealismo . De ahí que los amoríos juveniles sean maravillosos, cursis, fuertes y efímeros.

Fuertes porque son una novedad que surge de necesidades como sentirse bien e impresionar a los amigos. Efímeros porque están en una etapa de transición hacia el logro de su propia personalidad...

A los once años en los niños y a los diez en las niñas se despierta su sicosexualidad y la necesidad de compartir con el otro sexo , dice Mónica Senior de Dugand, jefe de sicología del Colegio Nuestra Señora de la Paz.

Después se presenta la interiorización de otras emociones, unidas a ese primer amor. Las niñas tienden a fantasear y a enamorarse de todo lo que rodea ese sentimiento.

El joven también fantasea pero todo depende del medio ambiente y de las personas que lo rodean. Por ejemplo, quiere imitar las experiencias de sus hermanos mayores.

Más que sentimientos, brotan emociones. La relación es pasajera y origina sentimientos en la medida en que exista la experiencia , dice Senior.

Jugando a ser novios entregan su vida. Son honestos, expresivos, tiernos, suspiran, pierden el apetito, dibujan corazones, pasan noches en vela, llaman por teléfono y cuelgan...

A veces, los adultos se burlan olvidando que ellos también quisieron conquistar y sentirse reconocidos. La diferencia está en que ese momento se manifestó a una edad más avanzada porque había más prohibiciones y limitaciones.

Como dice Sigmund Freud: el anhelo de unión sexual es la almendra de la emoción. Cuando el deseo se frustra por los padres y las normas sociales, se produce un exceso de amor Menospreciar o reprimir esas manifestaciones de cariño es limitar su capacidad de establecer afectos futuros e impedir que desarrollen su personalidad a partir del afecto.

Los padres deben escuchar a sus hijos, guiarlos y entender que ellos apenas comienzan a estructurar su vida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.