Secciones
Síguenos en:
CORAJE GAVIRIA

CORAJE GAVIRIA

El nuevo presidente colombiano, César Gaviria, acaba de agarrar con las dos manos al más endiablado toro bravo que queda suelto en la América hispana: el narcotráfico. Al decidir no extraditar a Estados Unidos a los líderes mafiosos que se entreguen voluntariamente a la justicia colombiana, Gaviria ha roto de un plumazo la gran coartada nacionalista de los capos de la cocaína. No hay duda de que extraditar a terceros países a nacionales propios es cesión de soberanía inédita y muy discutible. Quizás no quede otro remedio que entregar a Escobar o a los Ochoa a la justicia de Miami para evitar que entren por una puerta de la cárcel colombiana y salgan por otra en brazos del alcaidequizás no quede otro remedio, pero es bien humillante para Colombia y los colombianos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

La extradición no afecta jamás a los nacionales propios; al contrario, los tratados de extradición se firman para evitar que los nacionales evadan la justicia propia refugiándose en el otro país. La extradición serviría, por ejemplo, para que Bogotá reclamara al colombiano Escobar a los USA si hubiera huído allí. Lo que no es concebible es que los USA reclamen a Colombia al colombiano Escobar, ni que Colombia reclame al ciudadano norteamericano que distribuye la cocaína en Miami. No es así. Los nacionales se juzgan en casa propia, aunque delincan en otro país. Lo contrario es humillante cesión de soberanía, solo explicable en condiciones excepcionales de debilidad del Estado colombiano. Y tan pronto cambien estas condiciones, la extradición a contrario debe cesar.

Cuando el presidente Gaviria ha decidido eliminar la extradición si los capos se entregan, ha dado un paso muy importante para recuperar la legitimidad imprescindible del Estado colombiano. Le queda por hacer ahora otra cosa: conseguir unos tribunales capaces de condenar y unas cárceles capaces de guardar a los grandes mafiosos. Es difícil, pero un Estado moderno tiene medios más que suficientes para lograrlo. Hay que empezar agarrando el toro, pero luego hay que evitar que se escape y recornee.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.