Secciones
Síguenos en:
SEPARATISMO ASUSTA DE NUEVO A ITALIA

SEPARATISMO ASUSTA DE NUEVO A ITALIA

Doscientos años después de su desaparición, la Serenísima República de Venecia fue fugazmente resucitada la madrugada del viernes por un comando armado que tomó el campanario de la famosísima plaza de San Marcos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de mayo 1997 , 12:00 a. m.

El grupo fue dominado rápidamente, pero el incidente alertó a las autoridades italianas sobre la existencia de grupos independentistas no tan pacíficos en el acaudalado norte del país.

La acción, que duró siete horas y media, finalizó con un rápido operativo de los agentes del Grupo Especial de Intervención de los Carabineros, que detuvieron a los ocho miembros del comando y les incautaron un equipo de radiotransmisión con el que intervenían la señal de la cadena estatal de televisión RAI, dos ametralladoras (de las cuales no se comprobó su funcionamiento) y varias cajas de municiones.

El transmisor sirvió a los hombres para interferir ayer el audio del primer canal de la RAI y difundir el siguiente mensaje: atención, el Serenísimo Gobierno Veneto ha ocupado el campanario de San Marcos. Viva la Serenísima (nombre de la antigua república veneciana) .

Los detenidos, la mayoría jóvenes de entre 20 y 30 años, no opusieron resistencia y se declararon prisioneros políticos que actuaron en nombre del ejército veneto y en cumplimiento de órdenes recibidas del Presidente de la República de Venecia .

Los miembros del comando se enfrentan a penas muy severas, ya que están acusados de asociación subversiva, secuestro de personas, robo, posesión de armas y atentado contra la seguridad del transporte, entre otros.

La incruenta liberación del monumento de 99 metros de altura, no disipó sin embargo la inquietud ocasionada por el episodio, pues aunque los ánimos secesionistas en el norte de Italia no son nada nuevo, sus manifestaciones se habían canalizado hasta ahora a través de movimientos políticos siempre pacíficos: como la Liga Norte dirigida por Umberto Bossi, que proclamó el 15 de septiembre de 1996 la independencia de La Padania (casi todo el norte del país).

Para muchos, lo que sucedió ayer en la Plaza de San Marcos no es más que una muestra del auge del sentimiento separatista en un país claramente dividido entre un norte rico e industrializado y un sur mucho más pobre.

Y algunos políticos le echaron la culpa directamente a Bossi por haber promovido en exceso la idea de que el norte no tiene porqué subsidiar la ineficiencia e improductividad del sur y tiene, por tanto, todo el derecho a separarse.

Lo cierto es que la acción del comando en Venecia forzó la convocatoria de una reunión de autoridades del Gobierno y de la ciudad de los canales. Su alcalde, el filósofo progresista Massimo Cacciari, advirtió que la toma del comando es un síntoma preocupante e instó a los políticos de Roma a acelerar las reformas para la federalización de Italia.

No dramaticemos lo sucedido en Venecia, dijo por su parte Sabino Acquaviva, profesor de sociología de Padua que ha estudiado a los grupos autonomistas. Sin embargo, el sociólogo advirtió que fingir que nada pasó sería un error.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.