JORGE GALLEGO, DE GOLEADOR A BUSCADOR DE FIGURAS

JORGE GALLEGO, DE GOLEADOR A BUSCADOR DE FIGURAS

iro de esquina. Tribuna oriental del estadio Olímpico Pascual Guerrero. El Deportivo Cali y el rojo América de Cali están empatados a cero goles. Atención, va a cobrar Raúl Bernau, va, va, Jorge El fantasma Gallego aparece desde el fondo. Está en la zona de candela, va, va, el Camello Soto trata de despejar el balón ante la arremetida verde, va, va

05 de marzo 1997 , 12:00 a.m.

Y a Gallego lo tienen que sacar en camilla, inconsciente y con la frente rota. El partido sigue jugándose con garra, el Cali sin su nuevo delantero y el América con un defensa todavía con dolor de cabeza, un chichón y el inevitable cargo de conciencia... Qué golazo Gallego!, Qué golazo! Afuera todavía están gritando. Gol? Ganamos! !Ganamos 1-0 con ese cabezazo tuyo, qué golazo, Gallego, qué golazo! El delantero sonríe y abraza su almohada, tendido todavía en una cama del Hospital Departamental. Y luego del shock y la noticia se despierta del todo y en un ataque de euforia se saca el suero y abraza a todos sus compañeros: Ganamos, ganamos, ganamos! Porque esos eran los goles que le gustaba anotar. Los definitivos. Todavía recuerda el gol de empate con el Cúcuta, en el General Santander, antes del definitivo 2-1 que significaría el primer título del Deportivo Cali en 1964, una fecha antes del final del campeonato.

Y recuerda la llegada del equipo al día siguiente en una avioneta vieja a la Base Aérea. Allí estaba media Cali reunida, incluyendo a los americanos y al Cuerpo de Bomberos que nos llevó por toda la ciudad, paseándonos como héroes. Era la primera vez que un equipo de Cali quedaba campeón y eso había que celebrarlo con todo .

Gallego fue campeón cuatro veces con el Deportivo Cali. Empezó en Millonarios pero no tuvo mucha suerte. Luego fue transferido al Deportes Quindío en donde armó la Llave negra con Edinson Angulo. Y luego al Cali. En 1965, campeón y botín de plata con 32 goles detrás del argentino Perfecto Rodríguez del Independiente Medellín.

El ariete Gallego hizo goles con la barriga, las rodillas y hasta con la espalda. Esa era la magia y su encanto en la cancha. Incluso los hinchas afirmaban sin miedo y con orgullo que Gallego, el número 9 del ahora superdeport , era capaz de tirársele a un tren.

Pero la edad venció a Gallego y en 1975 se acabaron los goles de palomita, y luego de dos años en el Deportes Tolima, en donde ahora su hijo, Jorge Ramírez Gallego, Gallegol , no ha dejado de visitar las redes contrarias con 20 goles en el campeonato.

Después del retiro, Jorge Gallego estuvo como entrenador de varios equipos de fútbol en empresas privadas. Luego estuvo en Venezuela entrenando un equipo de niños que terminaría campeón en un torneo de los Estados Unidos con equipos mexicanos y, lógicamente, estadounidenses.

Hace menos de un año estuvo sufriendo como nunca, frente a su televisor, esperando que el partido entre Cali y América terminara 0-0 y el Cali pudiera dar nuevamente la vuelta olímpica. Cuando todo terminó y el Cali era nuevamente campeón, sacó los bafles de su equipo de sonido y armó tremendo rumbón en su barrio, Los Andes.

Ahora Jorge Gallego se dedica a ver jóvenes en los barrios y recomendarlos al Deportivo Cali. Es su misión. es uno de los veedores del equipo y entrenador del Grupo Gorrión con niños de 11 años.

Mientras tanto sus dos hijas trabajan y el otro muchacho, Héctor Javier, entrena en la escuela Sarmiento Lora, de donde salió su hermano mayor. Al fin y al cabo tiene sangre de deportista, su mamá, Amparo Quesada, también fue atleta.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.