Secciones
Síguenos en:
SON TIEMPOS DIFÍCILES...

SON TIEMPOS DIFÍCILES...

En Tiempos Difíciles nada resulta fácil. Es más, en Tiempos Difíciles cualquier logro es el resultado de una combinación mágica de creatividad, experiencia, profesionalismo, entrega, suspicacia, compañerismo y por qué no decirlo, ganas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de febrero 1997 , 12:00 a. m.

Eso, las ganas de llevar a la pantalla chica la realidad del país, fueron las que desde un principio motivaron a un grupo de jóvenes investigadores, escritores, productores, actores y técnicos a crear un seriado como Tiempos Dificiles, que hoy por hoy, rompe con cualquier rating en la televisión colombiana.

A pesar que desde un principio se escogió a Ambalema, como escenario para la filmación de la serie, no es este municipio el que está retratado en el guión, pues El Difícil, pueblo donde se desarrolla la historia, puede ser cualquier pueblo del país.

Al fin y al cabo, Ejército, guerrilla, paramilitares, narcotraficantes, pobreza, olvido, una iglesia que aboga, una población desplazada sin dolientes, una juventud desorientada y un Estado que no muestra su cara, son síntomas comunes de una enfermedad que recorre a Colombia, que está sobrediagnosticada y que amenaza con llevar al país a cuidados intensivos.

Cada uno de los parlamentos, las actuaciones, los escenarios y los protagonistas fueron escogidos a pulso para que con mucha discreción pero al mismo tiempo mucho arrojo, pudieran ser presentados y aceptados en un país como el nuestro, donde la realidad siempre está por encima de cualquier ficción.

El resultado no podía ser más halagador. Luego de cinco meses de trabajo, que incluyen madrugadas y trasnochos, calores endemoniados, picaduras de zancudos, ensayos, tomas y retomas, Tiempos Difíciles es la serie nacional por excelencia.

áDe película! Quienes han tenido la oportunidad de compartir unas horas con el grupo de directivos, actores, extras y técnicos de Tiempos Difíciles, saben que las vivencias de unos y otros tienen mucho en común.

Mientras que en la película, un grupo de jóvenes universitarios de Opción País aceptan el reto de ir a hacer sus prácticas de campo a un pueblo llamado El Difícil, en la vida real, un hetereogéneo grupo de actores jóvenes del taller Creativo de Cenpro aceptan viajar a Ambalema a filmar Tiempos Difíciles.

Y aunque las comparaciones siempre son odiosas, en este caso se hacen necesarias para expresar de alguna forma los lugares comunes de la realidad y la ficción de actores y personajes.

En el seriado, los jóvenes salen de la ciudad con un morral lleno de interrogantes como equipaje. Luego de varias horas de viaje, donde la incertidumbre parece ser la única compañía, se encuentran con un pueblo olvidado, donde las leyendas abundan, el amor parece esquivo, la guerrilla impone su ley, donde las condiciones de vida no son las mejores y más que eso, donde los paramilitares en contubernio con el Ejército, acaban con las pocas esperanzas de la temerosa población.

En la vida real la situación no ha sido diferente, pues a pesar que los ambalemunos viven orgullosos de que su pueblo haya sido escogido para grabar una serie de televisión, otros personajes , quienes se han hecho pasar por guerrilleros han tratado de amedrentar a los directivos de la serie, cosa que no han logrado.

Por lo demás, similitudes son las que sobran. Ataviados con prendas ligeras, sudorosos, inquietos y expectantes, actores y personajes parecen recorrer las coloniales calles del pueblo, aprendiendo unos de otros y creciendo espiritualmente al tiempo que se desarrolla la serie.

Vicente Márquez, Mafe, Juan Diego, el padre Alberto, Paula, Mariela, Pacho, Julián, Sandra, el teniente Salamanca, Evaristo, Juanjo, las Mechudas, en otras palabras, Braulio Castillo, Marcela y Ernesto Benjumea, Carmenza Gómez, Ramiro Meneses, César Mora, Luis Eduardo Arango, Julián Arango, Toto Vega, Diego Trujillo, Patricia Castañeda, Rey Vásquez, Ramsés Ramos, Claudia García, Mafe Enciso, Germán Castiblanco, Carlos Riveros, María José Rentería, entre otros, son los protagonistas de su propia historia, para quienes la serie es lo mejor que han hecho en mucho tiempo.

Sin temor a equivocaciones, dicen ellos, en El Difícil, mejor dicho en Ambalema, han aprendido a ver los problemas del país más de cerca, a entender la crisis de valores, la ausencia de un Estado de por sí inexistente, la lucha de una riqueza cultural que se niega a desaparecer y el dolor de quienes nada tienen y sólo viven de la esperanza de un futuro mejor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.