Secciones
Síguenos en:
LA DEUDA CON EL CAMPO

LA DEUDA CON EL CAMPO

Al ex ministro de Agricultura, Gabriel Rosas Vega, se le consideraba más apto para Hacienda y Desarrollo por su preparación, su disciplina y su vocación en el área económica. Muy pronto comenzó a tocar puntos claves para dar respuesta a las inquietudes por muchos años insatisfechas de los empresarios rurales. Al término del Gobierno del presidente Barco se respiró en forma general la satisfacción y el convencimiento de que el campo, sin haberlo hecho todo, es distinto del de hace cuatro años. La inversión del Estado se hizo sentir en obras de desarrollo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

El Ministerio de Agricultura fue organizado para convertirlo en el ente rector y hasta se cambió de sede. Fue visible la presencia del Idema en la comercialización de alimentos y de estímulos con precios al productor. La Reforma Agraria fue indiscutiblemente más operante, al margen de sus errores, tituló más tierras, entregó más parcelas, distribuyó mejor el crédito y los servicios y cuantitativamente multiplicó por varias veces su acción, superando cifras de muchos años anteriores.

En miles de toneladas y en millones de dólares se recortó la importación de alimentos, con la puesta en marcha de la oferta selectiva para algunos productos de gran demanda. El Ica fue más actuante en sus programas de investigación y de transferencia tecnológica. El Inderena incursionó por puntos claves de señalada importancia para la vida de la nación, tales como el Instituto Nacional de la Pesca; hizo presencia en las fronteras para el manejo de los recursos renovables y del medio ambiente; nuevos y más cuidados parques naturales; la campaña verde y el municipio colombiano verde. El Himat adecuó y regó más parcelas campesinas en los cuatro años, que en los diez anteriores.

Fue realmente impresionante el manejo que tuvo la Caja Agraria; este organismo se tecnificó y actualizó hasta límites increíbles. Bastaría con mencionar la Tarjeta Agraria, la modernización de los almacenes agrarios como Agropuntos, la extensión dirigida por objetivos para canalizar tecnología hacia pequeños productores.

Habiendo sido la ganadería la más desconocida, hay que abonarle al gobierno Barco la inyección de 4.500 millones de pesos para capitalizar los Fondos Ganaderos. Dos años de acción bien coordinada en el Ministerio de Agricultura han dado un positivo vuelco al campo, que de no haberlo eclipsado la violencia, sería hoy un gigante en movimiento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.