COMIENZA LA COPA SPRITE

COMIENZA LA COPA SPRITE

Esta noche, luego de aplazamientos e innumerables discusiones, la Copa Sprite de baloncesto inicia su tercera historia. La de 1988, en medio de incertidumbres, le entregó el título al Valle. La de 1989 llenó de sorpresas la afición y dejó a Caldas en el podio. La de este año cuenta con seis equipos equilibrados que, por el momento, no entienden de derrotas. Seis equipos que se armaron según sus posibilidades, que intentaron formar la mejor nómina y dejaron, en cada nombre, una pequeña ilusión para su público.

13 de septiembre 1990 , 12:00 a.m.

Lo hermoso de esta tercera versión es que ya contamos con nuestra propia gente. Esa gente va a los coliseos porque está interesada en el baloncesto. Fíjese lo que está ocurriendo en Pasto o lo que fueron los últimos partidos del 89. No comprendo a quienes hablaron de crisis; este año seguro equilibraremos el déficit que dejó la primera Copa .

Jaime Arenas parece olvidar a veces que es el presidente de la Federación Colombiana de Baloncesto y uno de quienes impulsaron esta idea, que siempre la acompañaron y protegieron.

Esta noche él estará en un palco de honor rodeado de sus amigos y cómplices . Observará el juego entre Bogotá y San Andrés y, seguramente, recordará todas las historias que sumieron en dudas este torneo. Volverá, por algunos instantes, a aquél mes de junio, cuando se produjo el primer aplazamiento por el enfrentamiento con el Mundial de Fútbol.

Posteriormente, deberá anotar en los antecedentes de esta copa la polémica que Valle formó por Jimmy Mosquera, la segunda postergación el 7 de septiembre, las dificultades de Bogotá para conseguir el patrocinio, y los altos costos de los pasajes a San Andrés.

Pero todos esos obstáculos son ya anécdotas. La angustia de los últimos segundos en cualquier juego, la emoción de un triunfo trascendental, la magia de algunos jugadores y los gritos que saldrán de cada gradería se irán llevando poco a poco aquellos instantes grises.

Hoy a las 7:30 de la noche, cuando haya terminado el juego de la Copa Libertadores, la primera jornada de este certamen soltará sus riendas: En el coliseo Evangelista Mora de Cali con el partido entre Valle y Caldas, en el Vicente Díaz de Bucaramanga con el encuentro Santander Vs. Antioquia y en El Salitre de Bogotá con el juego San Andrés Vs. Bogotá.

Los tres encuentros inician esta crónica que finaliza el 10 de noviembre con el nombre de un nuevo campeón. Seis interrogantes y mil variantes que pueden presentar tantos nombres y tantos estilos.

Las palabras de Jaime Arenas parecen tener eco. Se repiten una y otra vez, como si quisieran convencerse ellas mismas de su significado. Yo no puedo saber en este momento si la Copa será un éxito o no. Eso lo podré contestar el 10 de noviembre, cuando se haya jugado el último partido. Por ahora únicamente puedo confirmar que es un hecho, que se inicia hoy, y que el público se divertirá como en los dos años pasados .

Parece una invitación, pero no. Es la firme convicción de un hombre que luchó por esta realidad llamada Copa Sprite y que encontró en la firma Deportes y Mercadeo a un socio excelente y que ha tenido la paciencia de colonizar este espacio del baloncesto semiprofesional. Sam Shepard, de nuevo la gran atracción Nombres conocidos, apellidos extraños, estilos diferentes y el mundo del baloncesto metido en esta Copa Sprite. Sam Shepard, por tradición y calidad, es quizás la figura más importante de este certamen. Estadounidense de nacimiento, nacionalizado en Venezuela, Shepard será un conductor de lujo para el quinteto de Bogotá. A su lado, el colombiano Magnus Pelkovsky podrá mostrar todo el talento que lo llevó a jugar en los Estados Unidos.

Por los lados de Caldas, la plasticidad y las opciones de triunfo están depositadas, fundamentalmente, en Kenny Garret y Jimmy Mosquera. Garret viene de actuar en un cuadro finlandés. Mosquera fue el centro de la polémica hace unos días.

Valle lo pretendía, argumentando que es natal de ese departamento, y Caldas se basó en el reglamento de la Federación, según el cual ningún jugador puede pasar de un equipo a otro en un año. Al final, el cuadro que dirige Gilberto Montoya, campeón hace un año, se quedó con Mosquera y Valle olvidó sus pretensiones.

Caldas, el martes anterior, cedió al venezolano David Díaz a San Andrés. La razón fue técnica: Garret sugirió a un compatriota suyo que actúa de poste y Juan Ramírez, entrenador de los isleños, aceptó a Díaz como acompañante de Luis Sosa. San Andrés es, posiblemente, el equipo con más estrellas en su nómina. Randy Stephen y Jerry Bent completan con los venezolanos un cuarteto de lujo en cualquier cancha.

Los colombianos George Cristopher, recién llegado del baloncesto de Estados Unidos, y William Gómez son los pilares de Antioquia, un equipo dolido por la final que perdió en 1989 y que llega con serias aspiraciones para esta nueva versión del torneo.

Santander espera encontrar en el venezolano Iván Olivares y en los colombianos William Nieto y Luis Murillo esa regularidad que le ha faltado hasta el momento. Valle, finalmente, pagó un alto precio a su disputa con Caldas y a última hora inscribió su nómina, encabezada por el colombiano Pedro Ocoró y el estadounidense Napoleón Pettewey.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.