LOS 10 RELIGIOSOS QUE HICIERON HISTORIA PATRIA

LOS 10 RELIGIOSOS QUE HICIERON HISTORIA PATRIA

-San Pedro Claver Nació en Verdú (España), el 26 de junio de 1580. Murió en Cartagena (Colombia), el 8 de septiembre de 1654.

15 de abril 2001 , 12:00 a.m.

-San Pedro Claver.

Nació en Verdú (España), el 26 de junio de 1580. Murió en Cartagena (Colombia), el 8 de septiembre de 1654.

Hijo de campesinos catalanes, a los 19 años decidió ser jesuita y mientras estudiaba filosofía en 1605 fue motivado por el portero del colegio, San Alonso Rodríguez, para que se viniera a evangelizar los territorios españoles en América. En 1610 se embarcó para las nuevas tierras y duró dos años en Santafé de Bogotá, luego se fue a Tunja y Cartagena, en donde se ordenó sacerdote el 20 de marzo de 1616.

Desde su llegada encontró injusta la esclavitud que existía en América, en donde mil esclavos desembarcaban cada mes provenientes de Africa.

Por ellos trabajó, aunque siempre dijo que no podía cambiar el sistema. Durante 40 años de intensa labor misionera en Cartagena se convirtió en el apóstol de los esclavos negros. Cada mes, cuando llegaba el barco de Africa, le llevaba comida a los nuevos esclavos y los atendía pues venían en malas condiciones.

Como era difícil comunicarse con ellos, pues hablaban diferentes dialectos, el padre Claver organizó un grupo de intérpretes y los instruyó haciéndolos catequistas. Los defendió de sus opresores. Tuvo muchos enemigos dentro de la clase social alta de Cartagena que no veía con buenos ojos que les diera la comunión a criaturas que apenas tenían alma .

Fue beatificado el 16 de julio de 1850 por Pío IX.

Canonizado el 15 de enero de 1888 por León XIII.

El papa Juan Pablo II visitó y oró en su tumba cuando vino a Colombia.

-Crisanto Luque.

Nació en Tenjo (Cundinamarca), el 10 de febrero de 1889. Murió en Bogotá el 7 de mayo de 1959.

Fue el primer cardenal en la historia de Colombia y le tocó vivir la violencia política de los años 50. De hecho, tomó posesión de su arzobispado un mes después de que Laureano Gómez asumiera la presidencia y falleció cuando el Frente Nacional no había terminado.

Fue capellán de la Clínica Marly. Después de su paso en la diócesis de Tunja, en donde dejó importantes obras educativas para los campesinos de la región, fue nombrado arzobispo en reemplazo de Ismael Perdomo.

En medio de los ataques guerrilleros de los grupos de entonces, él presentó a la Comisión de Estudios Constitucionales, base de la asamblea constituyente, un proyecto educacional en nombre de la Conferencia Episcopal, que tenía voz y voto en el Congreso.

En 1953 fue nombrado cardenal y viajó a Roma. A su regreso se organizó una apoteósica recepción que fue desde el aeropuerto de Techo hasta la plaza de Bolívar.

En el momento político del país, con el golpe militar del general Gustavo Rojas Pinilla, la iglesia tuvo un papel definitivo con el apoyo la autoridad del general.

Pero esas relaciones se resquebrajaron con hechos como la masacre de la Plaza de Toros. La iglesia entonces actuó en contra del régimen.

-José Celestino Mutis.

Nació en Cádiz, España, y murió en 1808.

En 1760 vino a América para ser el médico del virrey del Nuevo Reino de Granada.

Luego de varios años de trabajo como catedrático y de ahondar sobre la botánica del nuevo continente, propuso hacer una expedición botánica que comenzó en Mariquita (Tolima). Hizo la primera clasificación taxonómica de los recursos botánicos de la Nueva Granada y también se interesó por investigar sobre la quina.

-Padre Rafael García Herreros Unda.

Nació en Cúcuta el 9 de enero de 1909. Murió en Bogotá el 24 de noviembre de 1992.

Ingresó al seminario de los padres Eudistas en Pamplona (Norte de Santander), y se ordenó en 1943 en Bogotá. Entre 1934 y 1954 se dedicó a formar seminaristas. En 1946 comenzó su vinculación con los medios de comunicación, primero en radio y luego, y durante 37 años, en televisión, con el programa El Minuto de Dios. Allí comenzó con su obra para la construcción de un barrio para los pobres, primero en Cali y luego en Bogotá.

Luego de su muerte, la obra del Banquete del Millón que el padre inició en 1961 continúa, con el que se han levantado muchas de las casas en diferentes ciudades del país. El 10 de septiembre de 1965 la iglesia que construyó en el barrio se convirtió en parroquia, hizo un museo de arte, una emisora, una editorial, una programadora de televisión y una universidad, convirtiéndolo en una ciudadela.

Su papel fue más allá de las obras sociales. Para la época del terrorismo del narcotráfico en Colombia el padre García Herreros era una especie de institución en el país. Su intervención en la negociación para la liberación de Maruja Pachón y su papel en la entrega de Pablo Escobar.

Su obra y su programa de televisión continúan en manos de los sacerdotes eudistas.

-Padre Marianito.

Nació el 14 de octubre de 1845, en Yarumal (Antioquia). Murió el 12 de julio de 1926.

Sus 43 años de vida pastoral las dedicó a su pueblo, a su gente y hacer milagros que le valieron la dignidad de beato en abril del año pasado. Su profunda vocación religiosa venía desde el seno del hogar paisa.

Las historias de sus milagros no cesan. Los favores que se le atribuyen se cuentan por centenares y consisten en conversiones, curaciones, solución de problemas matrimoniales, consecución de trabajo para los desempleados y de vivienda para los sin techo, exorcismos contra la plaga de langostas y conjuros contra plagas.

A los diez años, cuando fueron a exhumar los restos para llevarlos al nuevo templo parroquial, el cadáver estaba intacto. Su cuerpo rígido conservaba la piel, los cabellos y las cejas en perfecto estado. Fue otro milagro que despertó más la devoción y el fervor por esta figura a quien hoy muchos invocan.

-Madre Laurita. Laura Montoya Upegui.

Nació el 26 de mayo de 874 en Jericó, Antioquia. Murió y en Medellín el 21 de octubre de 1949.

Cuando Colombia se desangraba por la guerra civil, y en la Amazonia se enseñoreaban las compañías del caucho y los indígenas eran víctimas del genocidio, Laura Montoya, antioqueña, llega a esa zona del país.

Funda una congregación religiosa, porque cree en el valor de la mujer, de su trabajo, para llegar al más débil y elevarlo a la dignidad de hombre e hijo de Dios.

Se identificó con los indígenas, aprendió su lengua y defendió su cultura.

Como parte de esa lucha en el cual no desfalleció, redactó informes, expuso proyectos, pidió auxilios, reclamó justicia, urgió atención, propuso obras de progreso como puentes, telégrafos, caminos, talleres, puestos de salud, escuelas. Igualmente, hizo propuestas para la creación de nuevas circunscripciones eclesiásticas y civiles.

En 1893 se gradúo como maestra y ejerció en pueblos de Antioquia durante once años, cuando fundó un colegio en Jardín y comenzó a visitar los indígenas de Guapas. Se hizo misionera, a disgusto del arzobispo de Medellín pues era primera vez que una mujer emprendía labor pastoral. En 1914, va a Dabeiba con los katíos y crea la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Cecilia de Siena, reconocida como Congregación Diocesana en 1916, primera congregación misionera de Colombia, de las Misioneras Lauritas. Luego de su muerte se inició su proceso de beatificación; en 1991 fue declarada Venerable.

-Padre Rafael Almansa Riaño.

Nació el 2 de agosto y murió el 28 de junio 1927.

Por muchos años fue párroco de San Diego, iglesia en el centro de Bogotá. Considerado un San Francisco de Asís en esta ciudad, se convirtió durante muchos años, 1897 a 1927, en el pastor de la sociedad capitalina. Su trabajo por la ciudad, los pobres, sus sabios consejos, lo llevaron a ser consultado hasta por los presidentes de la época.

Por sus virtudes espirituales, el caso del padre Almansa está en estudio de beatificación en El Vaticano.

-Camilo Torres.

Nació en Bogotá el 3 de febrero de 1929. Murió el 15 de febrero de 1966.

Fue sociólogo y capellán de la Universidad Nacional, pensador y revolucionario. Fue un estudioso de la situación del país ganó prestigio en amplios sectores sociales. En sus planteamientos aparecían reformas agraria y urbana, participación de los trabajadores en la dirección de las empresas y intervención del Estado en la economía.

Esos ideales lo llevaron a vincularse a la política y la lucha revolucionaria. En 1965 lanzó el Frente Unido del Pueblo. Luego renunció a la vida eclesiástica y se vinculó a la guerrilla del ELN como combatiente.

Murió en combate en su primera acción militar. El hecho ocurrió en la mañana del 15 de febrero de 1966 en Patio Cemento (Santander), durante un enfrentamiento con soldados de la V Brigada del Ejército, comandada por el entonces coronel Alvaro Valencia Tovar.

-Monseñor Miguel Angel Builes.

Nació en Don Matías (Antioquia), el 9 de septiembre de 1888. Murió en Medellín el 29 de septiembre de 1971.

Ordenado en noviembre de 1914, trabajó como misionero en el Cauca y en Antioquia. En 1924 fue hecho obispo, cuando no había cumplido 10 años de sacerdocio.

Es recordado por sus intervenciones en política, cuando fustigó con vehemencia al partido liberal. Fue siempre un crítico de la situación nacional y su temperamento sarcástico molestaba a sus detractores. Arremetió hasta contra la moda femenina, pues le parecía escandaloso que las mujeres se vistieran como hombres y montaran a caballo como los hombres, tanto, que en su propia jurisdicción las instituyó como pecado y solo el obispo en persona podía absolverlas. Fundó en 1927 el seminario de misiones de Yarumal.

La caída del partido conservador y los inicios del gobierno liberal de Olaya Herrera hicieron que monseñor Builes reinciara su controversia contra los liberales, pues consideraba que era un pecado serlo. Apoyó a Laureano Gómez sin tapujos ni reticencias.

Dos meses después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, Builes insitó a la revuelta y el aniquilamiento moral de los liberales. Sus pastorales fueron famosas, en ellas condenaba desde el baile y los paseos de las mujeres con sus novios, hasta el hecho de no apoyar a Laureano Gómez. Después de 43 años como obispo debió renunciar a solicitud del papa Pablo VI.

-Padre Gabriel Giraldo.

Nació el 25 de enero de 1097 en Marinilla, Antioquia. Murió el primero de marzo de 1993 em Bogotá.

Sacerdote jesuita, decano emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Javeriana. El día de su funeral un nutrido grupo de ex alumnos llegó a rendirle homenaje al que fue considerado mentor de muchos políticos y dirigentes de la historia reciente del país. Fue el consejero al que se le solicitaban toda clase de opiniones frente a nombramientos ministeriales o candidaturas políticas.

Más de cuarenta generaciones de abogados javerianos pasaron por sus clases de derecho, entre ellos ex presidentes, magistrados, constituyentes y ministros; se cuentan figuras tan destacadas como Alvaro Gómez, Misael Pastrana, Gabriel Melo, Rodrigo Lloreda, Alvaro Leyva, Daniel, Ernesto Samper y Luis Carlos Galán.

Poco locuaz, pero tenazmente crítico, el sacerdote jesuita se abrió un camino en la vida política del país. Fue testigo de grandes hechos como el asesinato de Gaitán, en 1948. Gracias a él, las mujeres hicieron su entrada a las facutades de derecho.

OTRAS HUELLAS.

-Felix Restrepo.

Nació el 23 de marzo de 1887 en Medellín. Murió el 16 de diciembre de 1965.

Rector de la universidad Javeriana, director de la Academia Colombiana de la Lengua, director del Instituto Caro y Cuervo y luego presidente honorario de este mismo instituto.

-Juan de Castellanos.

Nació en Alanís, Sevilla (España), el 9 de marzo de 1522. Murió en Tunja en noviembre de 1606.

Cronista y poeta español que llegó a América desde niño. A los 40 años se ordenó de sacerdote. Mientras fue párroco en Santa Marta se dedicó a escribir la historia de esa ciudad, luego hizo la de Cartagena. Su obra más conocida es Elegías de varones ilustres de Indias, narra en versos los hechos de la conquista y la colonia.

-Monseñor Rafael María Carrasquilla.

Nació en Bogotá el 18 de diciembre de 1857, murió en la misma ciudad el 18 de marzo de 1930.

Antes de cumplir los 20 años y de ingresar al seminario, Carrasquilla publicó su primera obra La vida de Pío IX. Luego hizo un ensayo sobre Núñez de Arce, mostrando un buen dominio de la literatura española. Después de ordenarse como sacerdote y trabajar como párroco de Hato Viejo, cerca de Bogotá, publicó biografías en el famoso periódico Papel Periódico Ilustrado.

Fue miembro de la Academia Colombiana de la Lengua y rector del colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Allí estableció la facultad de filosofía y letras, y de derecho. Fue también ministro de instrucción pública por un corto tiempo, pero su gran labor estuvo centrada en la educación. Fue director de la Academia de la Lengua desde 1910, hasta su muerte, en 1930.

-Cura Manuel Pérez.

Nació en España el 9 de mayor de 1943. Murió en las montañas de Colombia el 14 de febrero de 1998.

Hijo de campesinos sencillos, entró al seminario de Zaragoza (España) en donde estudió filosofía. Fue ordenado sacerdote en 1966 en Roma por el papa Pablo VI. Viajó a Colombia, a donde llegó en 1968. Se involucró en un trabajo social en zonas marginales, en lo que se conoció como el movimiento Galconda.

En 1969, un año después de su llegada a Colombia, el cura Pérez ingresó al ELN, un movimiento guerrillero que tenía pocos años de fundado. Allí empezó su lucha política y social, fue escalando posiciones hasta que llegó a convertirse en el número uno de la organización insurgente.

Aunque dejó la sotana y la Biblia por el fusil y los ideales de la revolución, la figura controvertida del cura Pérez fue duramente criticada cuando el movimiento guerrillero que él dirigía comenzó a financiarse con secuestros y voladuras de oleoductos.

Fue ex comulgado por la iglesia Católica en 1986 tras el asesinato del obispo de Arauca, Jesús Emilio Jaramillo, atribuido al ELN. El cura Pérez murió en 1998 a causa de una hepatitis.

-Ezequiel Moreno.

Nació en España el 9 de abril de 1848. Muere en su país el 19 de agosto de 1906.

Aunque no nació en Colombia y trabajó como misionero 15 años en Filipinas, en 1888 viene a Colombia en donde restaura la orden de los Agustinos Recoletos. En el país desarrolla una gran labor apostólica cuando fue obispo de Pasto (Nariño) y vicario apostólico del Casanare. Fue reconocido por su gran bondad y celo apostólico, por lo que se ganó la fama de santo.

Fue beatificado el 1 de noviembre de 1975 y canonizado el 11 de octubre de 1992.

-Monseñor Ismael Perdomo Borrero.

Nació en Gigante (Huila), el 22 de febrero de 1872. Murió en Bogotá el 3 de junio de 1950.

Fue arzobispo de Bogotá entre 1928 y 1950.

Fue nombrado nombrado arzobispo y en 1942, en la caída del partido conservador era arzobispo de Bogotá, un cargo que ocupó 20 años. Su arzobispado lo recibió en un momento crítico en el ocaso de la hegemonía conservadora y a él ese partido lo responsabilizó de esa derrota política, por lo que muchos lo llamaron Monseñor Perdimos .

-Francisca Josefa del Castillo.

Nació en Tunja el 6 de octubre de 1671. Murió en la misma ciudad en 1742.

A los 19 años entró al convento de Santa Clara, en Tunja, en donde le enseñó a una novicia a leer, algo muy mal visto para la comunidad religiosa entonces. Por eso, dicen, no alcanzó a leer todo lo que hubiera querido, pero esto no fue impedimento para que escribiera su autobiografía en prosa, y Afectos, en la cual consignó sus sentimientos.

Es reconocida en el mundo de las letras colombianas por sus obras místicas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.