Espuma de los acontecimientos Nueva etapa constitucional y política

Espuma de los acontecimientos Nueva etapa constitucional y política

05 de julio 2012 , 12:00 a.m.

En pocos días pasó el país del concierto de voluntades, fundado en la política del consenso, al desconcierto estrepitoso y a la expresión huracanada de opiniones contrarias. El intento fallido de envilecer la Constitución de la República, en el oscuro episodio de la etapa final de la reforma de la justicia, llevó a salir en defensa indignada de su integridad y dignidad y en clamor fervoroso por el entierro del engendro legislativo, antes de que adquiriera perturbadora vigencia.

Pocas veces se ha visto un movimiento de opinión tan espontáneo y masivo alrededor del símbolo mayor de las instituciones democráticas. Creíamos que eran cosas del pasado. Pero bien se vio que no fue inferior a aquellos en los cuales la Constitución se invocaba como escudo inerme contra la violencia o contra la supresión de las libertades públicas o se la restituía tras prolongado eclipse. Si al principio llegó a pedirse asamblea constituyente, no fue para liquidarla sino para contrarrestar los sinuosos empeños de desnaturalizarla, como también para ver de reestructurar el Congreso.

La primera lección de este percance es la de demostrar con cuánto cuidado y responsabilidad es menester aproximarse a sus enmiendas. Como sería, por ejemplo, la de revisar la jurisdicción nacional de la elección de senadores, de la cual se han derivado costos astronómicos y aberrantes corruptelas. Sin caer en el error de dar rango constitucional a aquellas materias que no requirieran enmienda de tal índole y pudieran regularse por ley estatutaria.

Ahora resulta que la reforma de la justicia puede adelantase por esta vía menos azarosa y duradera. Es doloroso saber que en los frustrados esfuerzos por la vía constitucional se votaron disposiciones sustantivas, de muy graves implicaciones, sin cumplir el deber elemental de leerlas. Síntoma inequívoco de ligereza e irresponsabilidad, lo primero que invita es a disciplinar la tarea legislativa y, desde luego, a mantenerla alerta e inmune contra los asaltos delictuosos de la corrupción.

Cabe insistir en que no es bueno cuanto tenga consenso. Por ese camino se puede llegar al despeñadero. Más vale la mayoría consciente que la unanimidad mecánica, utilitarista e irreflexiva. En adelante, quizá sea esta mayoría la que se decida, a juzgar por los movimientos políticos que empiezan a formarse, a constituirse en alternativa y a ejercer la oposición. El expresidente Álvaro Uribe Vélez parece orientarse hacia allí, en su incesante activismo político.

La pluralidad de partidos, movimientos y opiniones no es inconveniente sino necesaria, en la medida en que respeten la legalidad y se acojan a la convivencia democrática.

Corresponderá al presidente Juan Manuel Santos intensificar su liderazgo gubernamental en el interior del país. El cuatrienio constitucional compromete a extremar, dentro de ese lapso, las energías constructivas y a no fiarse de que en otros cuatro, constitucionalmente posibles, puedan corregirse demoras y atrasos. La nación está ansiosa de realizaciones tangibles. A paso de carga convendría adelantarlas, aligerando trámites y movilizando los recursos disponibles en los dos años que restan, los más duros y difíciles de todo gobierno.

A partir del próximo 20 de julio, e incluso antes, será preciso recomponer las relaciones maltrechas con el Congreso de la República, y a este ver cómo repara errores, extravíos y precipitaciones, sujetándose a los preceptos constitucionales y legales. Su menoscabo a los ojos de la opinión lo obliga a reconstruir su averiada imagen y a persuadir de cuánto participa en la lucha contra la corrupción y otros vicios nefandos.

Abdón Espinosa Valderrama

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.