EL ÚLTIMO DE LA FILA

EL ÚLTIMO DE LA FILA

Dicen que de los tres millones de habitantes de Uruguay, dos millones son futbolistas. El resto, mujeres.

30 de enero 1997 , 12:00 a.m.

Angel Castelnoble es uno de esos tres millones. Hoy -52 años después de su nacimiento en el barrio El Prado de Montevideo, con la pobreza acosándole los pasos, pero con un balón de fútbol de barriada, de esos que no desprecian el interminable castigo de miles de patadas- es el técnico del equipo que marcha de último en el campeonato profesional de fútbol colombiano.

Muchos aficionados ya han guardado banderas, y han arrancado de las paredes los ya mohosos y amarillentos afiches de los tiempos buenos. Sin embargo, Castelnoble no huye, responde.

En su sitio de concentración, bajó lentamente las cortas escaleras; después se acercó y saludó. Fue un saludo amable y a la vez distante, inocultable en su rostro de granito, duro, como suele observarse en los uruguayos que han experimentado miles de historias de fútbol.

Castelnoble estaba embutido en su sudadera y tenía puesto un buzo gris del Emelec. No dejaba de observar con la dureza de sus ojos azules.

Bien, vamos a hablar -dijo-. Pero solo 10 minutos. De acuerdo? La estrategia que había planteado era difícil.

Qué hace en su tiempo libre? Veo videos, trabajo, planifico. Mire, yo ni siquiera conozco Bogotá. Casi no salgo del hotel .

En Millos sí que se nota la emergencia económica. Hace unos meses el sitio de concentración era el Hotel Forte Capital, elegante, amplio, de cinco estrellas. El de ahora se llama Apartahotel América, incrustado en una estrecha calle de Chapinero. Atienden bien, pero las diferencias saltan a la vista.

Con quién está viviendo? Vivo aquí en el hotel. Estoy con la gente de Millonarios. Mi esposa y mis tres hijos están en Montevideo.

A quiénes lee? A García Márquez a Mario Benedetti, que dice unas cosas muy especiales de los uruguayos.

Es católico? Cómo no. Si fui al Vaticano para que el Papa Juan XIII me bendijera un rosario. Yo estaba con mi esposa. No se imagina la felicidad de ese día.

Cómo se metió en el fútbol? Desde los ocho años. Siempre jugué fútbol. Para mí es todo. El fútbol me salvó la vida. Me dio la tranquilidad de construir una familia: 30 años de matrimonio, tres hijos.

Alguna vez le había tocado dirigir en estas condiciones? Nunca, pero a ningún cobarde le han hecho un monumento. A nadie le gusta ser último. Sólo en ese refrán que dice: Los últimos serán los primeros .

Un entrenador que admire? El Pulpa Echamendi, José Chagoyo, que estuvo en Cúcuta. Gitano Juárez, cuando fue de Argentinos Juniors; Luis Cubilla, Juan José Mujica, Hugo de León. De León es fundamental. El enseñó a trabajar, a planificar.

Un momento difícil en la vida? Cuando tuve que retirarme. Tenía 33 años y jugaba en el Guaraní. Tito Vera me cayó encima de la pierna y sufrí fractura de tibia y peroné. No hubo mala intención. Las fracturas no ocurren por mala intención. Quise volver a jugar, pero a mediados del 79 dije esto se acabó. Fue muy duro, parecía que me había quedado sin vida. Y me volví entrenador. Fue un buen comienzo. Salimos subcampeones con Wanderers. Saben a quién dirigí? Estaban Ariel Krasowsky, Francescoli, que era un flaquito de 18 años, y Jorge Barrios.

Siente nostalgia por su país? Sí, soy más uruguayo que el mate amargo, que los gauchos de mi país. Estoy agradecido con lo que el país me ha dado, pese a que hemos vivido momentos difíciles, como sucedió con los 14 ó 15 años de dictadura.

Lo afectó directamente la dictadura? No, pero indirectamente sí, porque no hubo libertad. La libertad es como la madre; uno la siente más cuando la pierde.

Ese peregrinar suyo no es un autoexilio, como el que narra Benedetti en los libros que usted ha leído? El entrenador no tiene nacionalidad. El fútbol tampoco. A nadie le preocupa que Valderrama sea colombiano o Maradona, argentino; simplemente que sean buenos jugadores.

El escritor Eduardo Galeano y usted ven el fútbol de la misma manera? Desde luego. Nos gustan los buenos jugadores. A mí me gusta el fútbol libre, de cabeza levantada, de triangulación, de rotación, el gol. Me gusta, también, que mi equipo recupere la pelota rápido para ir al ataque.

Pero nos habían dicho que usted era defensivo? Quién, vamos, quién lo dijo? Rumores. Sí, debieron ser rumores de un empresario que no le convenía mi llegada, o pudo haber sido un periodista que tenía sus intereses. Pero le contesto: Emelec en una temporada hizo 70 goles y le hicieron 35. Los dos delanteros hicieron entre los dos 54 goles. Eso le parece defensivo? Ser defensivo va contra mis orígenes. El Wanderers que yo dirigí era un equipo de ataque. Yo mismo, por haber sido un volante de armado, tengo tendencia al ataque. Quién dijo eso? Qué se siente ser último? Debo estar preparado para todo. No se puede comer faisán o comer ostras todos los días. A veces hay que comer un almuerzo ejecutivo de 3.000 pesos. Todos los días no se puede ir a la ópera ni al Vaticano. En mi caso voy a la iglesia de Lourdes que me queda aquí cerca, que además es muy linda. Igual, Millonarios no tiene mucho dinero.

No ha pensado en dejarlo todo y regresar a Montevideo? Nunca. No se me ha pasado por la cabeza.

A qué le tiene miedo? A la muerte. Y saben por qué? Porque la muerte es lo más injusto del mundo. Cómo se va uno a morir después de haber aprendido a vivir? Está durmiendo bien? No duermo demasiado, pero me duermo rápido. Soy honesto, espiritualmente no tengo deudas; hago lo que me gusta. Por qué no voy a poder dormir? Bueno, a veces me despierto, tomo un lápiz y un papel y trabajo en una jugada. Siempre me acompaña una lámina donde está dibujado un campo de fútbol.

Tiene cábalas? Ninguna.

El plato que más le gusta? El asado criollo. Casi nunca como carne, pero el asado es otra cosa. Lo hacemos con leña y tomando mate, y jugamos el truco, un juego de 40 cartas. Sin embargo, no lo hacemos por dinero.

La ciudad donde prefiere vivir.

Montevideo. Es la ciudad que más me gusta. Aunque tengo una casa campestre en La Floresta, a 50 kilómetros de la capital.

Era mejor el fútbol de antes? No. Los grandes jugadores son de antes y de ahora. Es cierto que se han reducido los espacios.

Pero Marzollini alguna vez dijo que si Garrincha jugara el fútbol de hoy, hubiese fracasado porque no se movía sino por la derecha No creo eso. Si mañana me consigo a Garrincha y a uno como la Bruja Verón, los pongo. El fútbol de hoy no tiene punteros porque dejaron de existir. Sin embargo, los carrileros no son medio punteros? A Millos le hacen falta jugadores de más categoría? Si a mí me preguntan los directivos qué jugadores necesito, les pido a Mathias Sammer, a Ronaldo y a Seedorf, el holandés. Es lo mismo que cuando pasamos por la puerta de un hotel de cinco estrellas; queremos entrar y nos encontramos con la tarifa. Entonces tenemos que pasar de largo.

Le parece tranquila la hinchada de Millos? Tranquila? Pero cómo podemos pedirle al hincha de Millos que esté tranquilo. Cómo podemos pedirle que no tenga bronca si vamos de últimos. Entiendo la exigencia y la bronca. Yo lo único que pido es paciencia y que no nos dejen de apoyar.

La Copa Libertadores es empezar de nuevo? Se empieza cada vez que hay un nuevo partido. Lo que sucede es que el fútbol se debe desdramatizar. En la vida hay cosas más importantes: la invalidez de un hijo, la enfermedad de un familiar, su muerte. Y, además, yo debo tener la rebeldía de caer 30 veces para levantarme 31.

Le dolió mucho la muerte de Obdulio Varela? Pero claro, él me dio la oportunidad de jugar en primera. Yo era amigo de Jacinto. Qué hombre ese! El no fue el mismo después de que se murió doña Cata, su mujer de toda la vida. Como dato curioso, la bebida preferida de él era el vino con Pepsi-Cola. Murió cuando más grande era, y la muerte lo hizo más grande aún. Qué hombre ese! Millos y Cali en la Copa. Quién va a quedar mejor? Millonarios. Si me pregunta cuál es el mejor equipo de Colombia, yo digo que Millonarios. Si me preguntan cuál es el mejor equipo del mundo, yo digo que Millonarios. Solo así podemos llegar a la grandeza. Esa es la convicción y en eso es que estamos trabajando. Es cierto que hay que mejorar el valor de la plantilla, pero los resultados se van a ir dando. Eso es lo fundamental.

Las mujeres uruguayas son más lindas que las colombianas? Las mujeres son todas bonitas, son todas lindas. Sería injusto hacer esa afirmación porque apenas salgo del hotel a la finca. Casi ni he ido a la sede administrativa.

Cómo ve a Millos de aquí a diciembre? Lo veo otro. Va a ser un equipo competitivo, de mucho nivel. Yo les dije a los jugadores que el 3 de enero de 1997 a las 15:30 arrancaba una nueva historia, y hasta el momento los muchachos han respondido. No ha habido indisciplina, no ha habido rebeldías, nada de eso. Los equipos de fútbol son el reflejo de su entrenador.

Guarda lazos afectivos con el barrio donde nació? Me he preocupado de no abandonar mis orígenes. El fútbol en mi país me ha dado inmerecidamente notoriedad. Hay oficios verdaderamente importantes como el del médico y el educador, y me da bronca cuando no se les paga lo que en verdad se merecen. Es injusto.

Qué le falta a Millos? Hay que mejorar el valor de la plantilla. No digo nombres, pero hay una buena base. Yo les digo a los muchachos que hay que tener el convencimiento de que para solucionar los problemas la solución es trabajo, más trabajo, ser mejores profesionales, cuidarse más. Más que como entrenador uno tiene aspiraciones como humano, y yo quiero dejar huella en Millonarios.

El fútbol es su vida.

Sí. Hay tres cosas que hacen a los hombres diferentes entre sí: el fútbol, la política y el amor. Yo tengo que hacer como hizo D Stéfano, que puso en la entrada de su casa un balón con un letrero que decía: Gracias, vieja .

Después de una hora y 20 minutos de diálogo, el uruguayo se levantó rumbo a su alcoba. Con paso lento se fue el último de la fila. Y a cuál ser humano no le ha tocado de último en una fila? El técnico Nombre: Angel Castelnoble Edad: 52 años Recorrido: futbolista desde 1961 hasta 1978. Jugó en Uruguay, Argentina y Paraguay como volante de armado. Su primer equipo fue Wanderers y el último Guaraní.

Como entrenador: Olimpia y Guaraní en Paraguay; Wanderers, River Plate y Huracán en Uruguay; Banfield en Argentina y Emelec en Ecuador. Selección Sub-20 de Uruguay en 1992.

Milloscon Castelnoble Cali 2, Millos 1 Millos 2, Quindío 1 Medellín 1, Millos 0 Millos 0, Bucaramanga 0 Junior 3, Millos 0 De 15 puntos posibles, Millonarios ha sumado 4, ha ganado un partido, ha perdido 3 y ha empatado 1. Ha marcado 3 goles, y le han anotado 7.

Al cierre de esta edición marchaba en el último lugar de la tabla de posiciones con 18 puntos en 25 partidos jugados. Su rival de anoche en El Campín era el Pereira.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.