JUAN CARLOS FLÓREZ ASPIRA A LA ALCALDÍA

JUAN CARLOS FLÓREZ ASPIRA A LA ALCALDÍA

A sus 35 años de edad, con su título de historiador de una universidad rusa, sin un peso en el bolsillo y con su propósito de construir espacios contra la violencia, Juan Carlos Flórez, concejal de Borrón y Cuenta Nueva se lanza como candidato independiente a la Alcaldía de Bogotá.

08 de abril 1997 , 12:00 a.m.

El retiro de la curul que ocupó durante los últimos dos años y tres meses se producirá en los próximos días, una vez el Concejo debata el tema de la fusión del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y las secretarías de Tránsito y Obras Públicas, pues según dijo tiene el compromiso consigo mismo de hacerles ver a los concejales la importancia de que se apruebe el proyecto para que la ciudad tenga una autoridad única de tránsito.

Su aspiración no será a nombre de Borrón y Cuenta Nueva, el movimiento que lo llevó al Concejo, sino a título independiente, pues hoy en día considera que no todas las cosas tienen que borrarse.

Flórez cree que el tiempo que gastó Antanas Mockus en su aprendizaje como Alcalde fue necesario y dice que ahora más que nunca la gente quiere meterle la mano a la ciudad y están dadas las condiciones para que la administración actúe conjuntamente con las universidades y el sector privado.

El eje de su programa es construir espacios y mecanismos para la no violencia. Pero no solo para luchar contra la que genera la inseguridad causada por los delincuentes, sino, fundamentalmente, la que se ejerce contra la mujer, los niños y los jóvenes.

Nuestra escuela, con los cerca de 300 dólares anuales que invierte en cada estudiante, está preparando a los jóvenes para el desempleo. Hay que readecuar la educación para que la gente asuma su riesgo individual y sepa que tiene salir a la calle a buscar por sí misma , dice.

En su opinión, para generar esos espacios no basta aumentar el pie de fuerza de la Policía, aunque eso es importante. Podemos llenar a Bogotá de Ejército y Policía y no lograremos nada si no recomponemos el tejido social, si no hacemos injertos de no violencia , agrega.

De Mockus le gusta el trabajo que adelantó en torno a la relación ley-moral-cultura. Sin embargo, cree que el Alcalde hizo demasiado énfasis en la autorregulación ciudadana y que hay que incentivar la responsabilidad del Estado y trabajar en construir un consenso sobre la epidemia de la violencia.

La decisión de postularse para este nuevo trabajo la tomó, según dice, después de un detallado examen que le permite decir con seguridad que está preparado para el nuevo cargo, porque conoce la ciudad, posee una hoja de vida transparente y tiene resultados para mostrar como concejal, como profesor universitario y como asesor de la Constituyente.

A este respecto precisa que no solo mantuvo su misma posición en contra de la politiquería, sino que durante su desempeño como concejal no aceptó que le asignaran un carro, un chofer ni un escolta y contrató como asesores a personas reconocidas por su profesionalismo.

También menciona los estudios sobre maltrato a los niños y jóvenes que realizó como concejal, su posición de respaldo a la iniciativa del Alcalde de permitir la transformación de la Empresa de Energía de Bogotá y la demanda que le ganó al Ministerio de Hacienda para que les repartiera a los municipios del país recursos de la telefonía móvil celular.

Para adelantar su campaña no invertirá un solo peso y más bien hará reuniones constantes con los electores bogotanos, no llenará a la ciudad de vallas ni de afiches porque un ambientalista como él no puede contribuir a la contaminación y la sede será su propia casa.

Para él, la gente se cansó del despilfarro en las contiendas políticas y cuando comiencen las campañas se preguntará quiénes y para qué están pagando esos dineros.

Su sucesor en el Concejo está sin definir. Su segundo renglón es Luz Karime Bersch, una profesora del colegio Nueva Granada con estudios de arte, que está haciendo una especialización en Estados Unidos, lo cual, según Flórez, puede dificultar su llegada a la corporación. El otro candidato es el abogado Jorge Enrique Botero, tercer renglón de la lista de Borrón y Cuenta Nueva.

Quiénes aspiran a la Alcaldía? Las elecciones para escoger al alcalde de Bogotá serán el domingo 26 de octubre de este año y hasta el momento han mostrado intención de aspirar al cargo las siguientes personas: Juan Carlos Flórez: concejal de Borrón y Cuenta Nueva, dejará su curul próximamente para iniciar la campaña.

Carlos Ossa Escobar: liberal, actual presidente del Concejo.

Enrique Vargas Lleras: concejal liberal, ex presidente del Concejo. Todavía no ha definido la fecha en que se retirará para iniciar su campaña.

Juan Gabriel Uribe: Movimiento de Salvación Nacional, en días pasados renunció al Concejo para hacer campaña.

Mauricio Jaramillo: senador liberal. No se sabe cuándo va a renunciar.

Luis Fernando Rosas: liberal, profesor de la Universidad Los Libertadores.

Carlos Moreno de Caro: movimiento de Defensa Ciudadana y ex candidato a la Alcaldía.

Aunque no han lanzado sus nombres, en los círculos políticos se habla de una nueva candidatura del ex candidato liberal Enrique Peñalosa Londoño, que se enfrentó a Mockus en las elecciones pasadas; y de la aspiración de Néstor Humberto Martínez, embajador de Colombia en París, y de un posible regreso del ex alcalde Jaime Castro.

Propuestas para la no violencia Algunas de las propuestas de Flórez para crear los espacios para la no violencia son las siguientes: Centros polivalentes de jóvenes: toma como ejemplo el centro de La Victoria, en el suroriente de Bogotá, que tiene piscina climatizada. Su diseño será producto de un plebiscito adelantado con los jóvenes para que digan qué tipo de facilidades quieren que tenga.

Cuando se inicie la construcción, convocará a elecciones para que los jóvenes escojan su junta directiva ante la cual responda el gerente.

El número de centros no está definido, porque, según Flórez, depende de la generosidad del sector privado.

Los centros serán una de las alternativas de diversión que les propondrá a los muchachos para poder mantener el horario zanahorio de Mockus que obliga a terminar la rumba pública a la 1 de la mañana.

Recuperar los andenes para los peatones: la propuesta es hacer un trabajo de seducción a la comunidad durante los tres primeros meses de gobierno y si no da resultados, proceder a despejarlos con todo el peso de la ley.

Mejorar el tránsito: Bogotá está obsesionada con el transporte masivo y es muy probable que la Nación y el Distrito lleguen a un acuerdo al respecto. Pero la construcción del metro no hará el transporte menos agresivo ni más organizado y yo no me voy a casar con la estampita del metro , dice.

Como ejemplo cita el caso del metro de México que dentro de 2 años cumplirá 30 años y pese a sus 5 ó 6 líneas no ha hecho menos agresivo el transporte en la ciudad.

Para él, no es cierto que en la ciudad haya exceso de carros particulares, pues una capital como Caracas tienen más vehículos y menos kilómetros carril de vías.

El problema está en la desorganización de las rutas y en que son muy extensas y obligan a los usuarios a hacer varios transbordos.

Pero está convencido de que sí se puede acabar ese desorden como se hizo en España, donde, según dice, las universidades hicieron el trabajo con el apoyo de la administración que, a su vez, convocó a los transportadores.

Flórez considera injusto desestimular el uso del automóvil privado como propone la mayoría de estudios sobre transporte en Bogotá. El carro es una opción mundial que ha aprendido a convivir con otros medios de transporte. Desestimular su uso no es la solución mientras no se den alternativas eficientes. En México, por ejemplo, cuando restringieron las placas, la clase media compró dos carros, algunos de ellos muy viejos y más contaminantes.

Más bien creo en la transformación de las pequeñas cosas. Se logró con el uso del cinturón de seguridad y por qué no vamos a lograrlo con que la gente ponga las direccionales o no se vare por gasolina en las horas pico, y si lo hace, una grúa se le lleva el carro , explica.

Construcción de ciclovías permanentes: los estudios y diseños de las primeras están hechos y lo importante es ponerlos en práctica como ya se está haciendo en Cali.

Batalla por el verde: Bogotá es una ciudad en guerra abierta contra la naturaleza. Propone aprender de la experiencia de los urapanes y usar los conocimientos y experiencia de los investigadores del Jardín Botánico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.