DE BRUJO, A PASTOR Y A REHÉN

DE BRUJO, A PASTOR Y A REHÉN

Se sabe que desde muy pequeño, el diablo le endulzaba el oído.

22 de abril 2001 , 12:00 a.m.

Se sabe que desde muy pequeño, el diablo le endulzaba el oído.

Le decía que era la reencarnación de Alexander Vos Humboldt y que lo estaba preparando para ser un médico famoso. Incluso un domingo a las nueve de la mañana, a través de un médium, lo citó para darle poderes especiales, por ejemplo, cómo derribar un avión a través de legiones de espíritus.

Sabía de conjuros con calaveras, con agua, con cruces, espadas, alfileres, ajos o limones. Satanás hablaba con él por las noches y lo instruía sobre la curación de enfermedades. Tenía su propia sala de velación para alumbrar a sus ídolos y atendía un consultorio al que acudía el ingeniero, el médico o las amas de casa pidiendo ayuda para mantener un noviazgo, componer un matrimonio, rezar un negocio o encontrar un tesoro.

Lo contrataban para que por medio de una brujería, supuestamente, le quitara la vida a una persona, tal como lo reconoció alguna vez en el programa Charlas con Pacheco. Llevaba pacientes a su laboratorio espiritista y los tramaba con historias de 50 generaciones atrás.

Jorge Enrique Gómez Montealegre, (segundo apellido que no tiene mucho qué ver con su actual condición de secuestrado), nacido el 19 de diciembre de 1947: uno de los nueve hijos de una familia campesina de Ubaté, Cundinamarca, practicó durante 20 años el espiritismo y vivió acompañado por una mujer que era considerada el médium más poderoso de Suramérica. Con ella visitaba las iglesias católicas en plan de brujería, hasta el día en que se tropezó con un episodio que habría de cambiar su vida, del cielo a la tierra, o viceversa.

Se iniciaban los años setenta cuando desafió a un pastor evangélico, quien se había acercado a él con la intención de hablarle sobre el evangelio, pero Jorge Enrique le contestó, con cierta carga de soberbia:.

Mire señor, yo hablo con Jesucristo cuando quiero, yo subo a los planetas, le puedo decir quién es el representante del sol y de la luna. Si quiere, yo lo comunico con Jesús!, pero el pastor le respondió con serenidad:.

Eso se llama brujería, obra del diablo, y a renglón seguido, lo invitó a escuchar un pasaje bíblico: Levítico, capítulo 20, versículo 27: ...y el hombre o la mujer que evocare espíritu de muertos, o se entregare a la adivinación, ha de morir, serán apedreados y su sangre será sobre ellos .

Luego, el hombre saltó unas cuantas páginas y leyó a San Juan, capítulo 14, versículo 6: Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mí . Estas palabras empezaron a martillar la cabeza y el corazón de Jorge Enrique, quien al poco tiempo, frente a su familia, elevó una oración comprometiendo su existencia: Si tú de verdad haces camino en mi vida, prometo publicar esto a todos los que tú pongas en mi camino .

Empezó a asistir a una iglesia evangélica y entonces todos notaron que algo extraño había sucedido. Teniendo fama de poseer poderes ocultos, ahora era repudiado por sus amigos y su antigua clientela, sin embargo pasó por alto los comentarios. Día y noche recorría el pueblo predicando su buena nueva, pero el rechazo llegó al punto en que nadie le vendía ni siquiera el pan para el desayuno.

Aferrado al texto de Segunda de Corintios, 5,17: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es , Jorge Enrique soñaba ahora con sanar a multitudes, entonces decidió viajar a Bogotá.

En esta ciudad conoció a Mélida, una mujer que llegó de San Benito, Santander, y justo al día siguiente de haberse graduado como bachiller, asistió al primer culto, cuando Jorge Enrique recién iniciaba la obra misionera.

Era un pequeño lote con techo de plástico y piso en tierra- recuerda ella- . Muchas veces hubo cultos a los que asistíamos solo los dos, sin embargo él hacía como si le hablara a miles de personas, y al terminar, decía: gracias Dios mío por esta multitud que nos has traído .

En este mismo sitio y después de 30 años, hoy se convocan 40 mil personas los fines de semana. El Centro Misionero Bethesda cuenta con ocho emisoras, un colegio con 600 estudiantes y más de 80 sedes en el país. Tal vez por esto, el pasado 14 de febrero a las once de la mañana, al llegar a su finca, en Apulo, Cundinamarca, fue secuestrado por orden del Negro Antonio, quien comanda el frente 42 de las Farc.

Muchas veces lo habían seguido con este propósito, pero en esta ocasión Dios lo permitió. Tal vez piensan que es un hombre rico, pero lo que deben saber es que todos los bienes están a nombre de la congregación. No hay manera de vender nada. Cómo se vende una comunidad? , agrega Mélida.

Según las versiones que conoce la familia, desde el mismo día en que fue retenido inició un ayuno de 40 días y pidió una Biblia para leer en voz alta a los guerrilleros. Quienes lo conocen, saben que puede predicar días enteros sin callarse.

Según dicen los campesinos de la región de Apulo y Viotá, lo han visto pasar en camionetas blindadas y muy bien custodiado, porque los subversivos piensan que en cualquier descuido el Señor puede liberarlo sin que ellos se den cuenta.

En jornadas de solidaridad, varios seguidores también se han declarado en ayuno. Sus siete hijos, desde Jorge Enrique Junior, hasta Elóida Leonor, de 16 años, tienen como consigna no desfallecer ni dar lugar a la desesperanza.

Mélida, por su parte, le envía un mensaje a Manuel Marulanda Vélez, para decirle que por más Tirofijo que sea, un día tiene que morir, y él tiene un alma y un espíritu para salvar, además, ya está un poquito anciano. Tampoco puede decir que es eterno. Lo más lindo sería que pidiera perdón por todo lo que ha hecho y así, el día que muera, pueda hacerlo en paz. Lo mismo para el Negro Antonio. Nosotros rezamos por ellos y no guardamos rencor por nadie .

En vídeo promocional que difunde por estos días la congregación Bethesda, dice al final: Damos gracias a Dios porque el pastor Jorge Enrique Gómez pronto estará con nosotros . Ese día romperá el ayuno con un sancocho de gallina, su plato preferido.

Foto:.

1.

El pastor Jorge Enrique Gómez y su esposa Mélida, padres de siete hijos y líderes de una comunidad con más de 40 mil seguidores. Foto Archivo particular.

2.

La comunidad Bethesda, después de protagonizar largas jornadas de oración y ayuno, espera el pronto regreso del pastor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.