Secciones
Síguenos en:
SAN AGUSTÍN Y SANTO REMEDIO

SAN AGUSTÍN Y SANTO REMEDIO

Este coctel tiene muchos ingredientes: el robo de las piezas arqueológicas de la región de San Agustín; las gestiones de Colombia para que España devuelva el tesoro quimbaya regalado el siglo pasado; la carta de la primera dama al Banco de la República para que averiguara a Monumentos Nacionales si ella podía regalar dos piezas del Museo del Oro, a la reina de España y a la Emperatriz del Japón con motivo de los 500 años; la colaboración de Panamá para devolvernos valiosas piezas de nuestra cultura; la historia de un ex senador colombiano que compró una estatua en el Huila para regalarla a un amigo suyo diplomático; las gestiones del gobierno colombiano para que Alemania restituya estatuas de la cultura de San Agustín llevadas allá por un investigador; y en general el poco o casi nulo interés del gobierno actual por salvar nuestros tesoros arqueológicos. Se acaba de celebrar el primer foro en defensa y preservación del patrimonio arqueológico del Alto Magdalena. Las conclusiones a q

Con ello qué logramos? Todo. Primero, que las estatuas no se deterioren. Los que vamos a San Agustín, y regresamos siempre, notamos año tras año cómo la lluvia, el viento y las otras inclemencias están limando y dañando las estatuas. Esto nadie puede negarlo. A algunas les han puesto un techito de madera, que sirve para las tres cosas tradicionales: para nada, para ídem y para ibídem. En Colombia siempre llueve ventiao y el viento no pide permiso. No más por esta poderosa razón las estatuas originales no deberían estar al aire libre. Segundo: estando en un museo fuertemente vigilado, nadie las roba, o al menos ya no será tan fácil. Los compradores de arte, los negociantes de estos tesoros ya no podrán feriarlos porque el mundo entero se informará, de la noche a la mañana, que las estatuas de San Agustín que circulen en el negocio clandestino ya no son las originales. De nuevo mil perdones por decir esta simpleza. Que ya no vendrán los turistas? Sí, hombre, sí... Muchos querrán ver los sitios sagrados. Y todos irán al museo a ver los originales. Como allí no se permitirá tomar fotos, las harán a las copias al aire libre. Seguro!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.