CARLOS MARTÍNEZ SILVA

CARLOS MARTÍNEZ SILVA

Señor Director:

14 de abril 1997 , 12:00 a.m.

En el presente año se cumple siglo y medio del nacimiento de este personaje sangileño que hizo historia con sus ejecutorias. Tratando de historia, valga recordar a un profesor de Unisangil, el sacerdote franciscano Publio Restrepo, quien insiste en sus clases de la especialización en gestión pública y democracia que la historia debe ser viva, no aquella historia monumental anclada en la anécdota y el heroísmo.

Para el caso de don Carlos Martínez Silva sí hay que señalarlo como el protagonista de esa historia viva que fue construyendo en los últimos cuarenta años del siglo pasado y primeros del actual. Lástima que la muerte lo sorprendiera muy temprano. Lo anterior para decir que sus biógrafos lo catalogan como el más ilustre y prolífero escritor sangileño de todos los tiempos. Por algo se le reconocen diversidad de títulos, como los de abogado, periodista, escritor, historiador, educador, literato, político, congresista, diplomático y ministro de Estado en las carteras de instrucción pública y del tesoro. Debe ser el personaje sangileño con más títulos conocido.

Desde el plantel de básica primaria que lleva el nombre de Carlos Martínez Silva, creado precisamente en el año del centenario de su nacimiento en 1947, se hace un cordial llamado a los distintos estamentos ciudadanos, cívicos e intelectuales de Santander y de la Perla del Fonce en particular, para que se manifiesten en una u otra forma en torno de esta efemérides. Por el Archivo Histórico de San Gil, valioso depositario del acontecer regional de los últimos tres siglos, se sabe que en el centenario de su nacimiento se celebraron actos especiales durante tres días y se recibieron con gran solemnidad sus restos mortales, traídos de la capital de la república.

En San Gil se debe empezar este año de aniversario con la restauración del busto decapitado del personaje. Increíble que en mayo se cumpla un año del acto vandálico, cometido en el Parque de la Libertad por un menor de edad, y esto no se haya enmendado. Ahí están pintadas la impunidad en la justicia y la falta de autoridad en Colombia.

En artículo del periódico Vanguardia de noviembre pasado, Eduardo Muñoz Serpa, refiriéndose a la destrucción del busto, tituló: Crimen contra San Gil . Resulta oportuno reproducir los párrafos finales de dicho artículo: Pero don Carlos Martínez Silva fue un repúblico, no un rockero , ni un futbolista destacado y por eso, al abrigo de la noche de los bárbaros de nuestros días, se ensañaron contra su busto, lo hicieron pasto de sus desafueros, lo despedazaron y dejaron sobre el piso sus desechos como si fuesen heces. Qué crimen .

Y como este es un país que perdió su honor y arrastra su cobardía, todos se comieron su rabia, sorbieron a cucharaditas su pusilanimidad y dejaron que se larvara. En los aposentos y corrillos de correveidile musitaron, pero nadie alzó la voz para protestar con dignidad. Mientras tanto, los restos del busto yacen arrumados en cualquier cuarto de trastos. Cuándo las autoridades repondrán la afrenta y deshonra? Qué castigo se ha aplicado a los vándalos? Qué dirá la Academia de Historia de Santander? .

Tulio Prada García Director escuela Carlos Martínez Silva San Gil (Santander)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.