El universo de la rehabilitación de estructuras

El universo de la rehabilitación de estructuras

Redactora de EL TIEMPO Además de representar una opción más económica que la de demoler y volver a hacer, la rehabilitación de estructuras se ha convertido en una actividad de importantes expertos ingenieros y arquitectos. Ellos han desarrollado metodologías interesantes para que este proceso termine con éxito y deje ver una construcción renovada y fortalecida.

28 de abril 2012 , 12:00 a.m.

En esa medida, factores como "la edad, un medio ambiente cada vez más agresivo en las ciudades, el medio marino, con su gran poder de deterioro; así como los errores de diseño, las malas prácticas constructivas y la elección de materiales de bajo costo y calidad llevan a una estructura a un estado límite que obliga a intervenirla", indica Carlos Arcila López, ingeniero civil y consultor en concretos, patología de estructuras y rehabilitación.

Así, explica Jorge Rendón, ingeniero de rehabilitación de estructuras de Sika Colombia, puentes, muelles, edificios y hasta plantas de tratamiento son protagonistas de procesos que incluyen la evaluación de la estructura, que se hace de forma visual, en un primer momento, para observar detenidamente qué tipo de daños tienen el concreto y el acero, para luego diagnosticar, a través de ensayos, qué aspecto los lesionó. "En el caso de construcciones hechas en el medio marino, que están en un medio hostil, porque el agua de mar es muy agresiva con el concreto reforzado, se estudian cuáles son las cantidades de cloruros que hay presentes en el material, como también hasta dónde ha penetrado el agresor. En seguida, se mira también si hay corrosión en el acero de refuerzo, se examina cuál es la resistencia a la compresión del concreto y cuál es la cantidad de materia orgánica que hay allí, entre otros análisis", dice Rendón.

Agrega el ingeniero que después de hacer estas pruebas en laboratorios, el tercer paso es llevar a cabo el proceso de elaboración de las especificaciones de la rehabilitación, para sanear y luego proteger la estructura. Después, hacer la reparación como tal y, en seguida, un programa de mantenimiento preventivo para que no se deteriore tan rápido.

Por otro lado, además de la corrosión que se observa por los constantes ataques de cloruros que sufren puentes y muelles, los edificios de las zonas urbanas como Bogotá tienen el mismo problema, pero causado por el dióxido de carbono que producen los vehículos, el humo de las fábricas y la humedad, estos componentes provocan que el concreto se carbonate, el acero se corroa y se produzca un fenómeno conocido como corrosión generalizada. "En un medio tropical y húmedo, donde cualquier proceso de deterioro se acelera de forma natural, las lesiones más frecuentes tienen que ver con las humedades (paso del agua a través de losas de cubierta, ascensión capilar de agua desde el subsuelo, escape de agua de tanques y piscinas)", insiste Arcila.

Por otro lado, muchas rehabilitaciones se realizan no por el deterioro que exhibe una estructura, sino debido a la aparición de normas de diseño estructural más exigentes que obligan a actuar en edificaciones en las cuales un sismo podría causar una tragedia, como los colegios, o aquellas cuya integridad después del evento sísmico es prioritaria para el manejo de la emergencia, como los hospitales. "En estos casos, el reforzamiento de las estructuras juega un papel protagónico y muchas soluciones novedosas, como el empleo de fibra de carbono para aumentar la capacidad de respuesta de columnas y vigas, ya es común por su 'limpieza' y rapidez en la instalación", subraya el experto.

"Así, lo que hay que hacer, en el primer caso, es quitar el concreto que está dañado, limpiar el acero refuerzo y usar morteros especializados. Esa es la que se conoce como reparación localizada. Cuando es generalizada se ponen unos líquidos encima del concreto que se conocen como inhibidores de corrosión, que alcanzan al acero de refuerzo y lo protegen, pero eso depende del tipo de daño que se haya detectado", puntualiza Rendón.

Un aspecto fundamental, que se hace después, tiene que ver con la pintura, ya que esa es la forma más adecuada de protección para las estructuras, para evitar el ingreso de algún tipo de agresor. .

Famosas en Colombia Entre las rehabilitaciones más conocidas se encuentra la del puente Pumarejo, en Barranquilla, que cruza el río Magdalena, la cual tenía problemas de corrosión generalizada, por estar a 20 kilómetros del océano Atlántico. Según el ingeniero Rendón, "lo que se hizo, en 50 mil metros cuadrados de superficie del puente fue retirar el concreto que estaba dañado, se limpió el acero de refuerzo, se aplicaron inhibidores de corrosión, se remplazaron algunos concretos por morteros de reparación y se pintó con un compuesto especial.

También, otro ejemplo es el de la rehabilitación de la planta de tratamiento de Wiesner, que potabiliza el 70 por ciento del agua que consume Bogotá, cuyo proceso tardó un año. Tenía corrosión por los químicos que se le agregan al agua para su purificación. Al final se usó una pintura epóxica que resiste el ataque químico", indica Rendón. Adicionalmente, para el Mundial de Fútbol Sub-20, del año pasado, ocho estadios de Colombia entraron en mantenimiento. Uno de los que más trabajos requirió fue el de Cartagena, en el que, entre otros materiales, se utilizaron tejidos de fibra de carbono para reforzar 75 columnas. Por otra parte, también se han hecho rehabilitaciones en algunos puentes de la Ruta del Sol (desde Bogotá hacia la Costa Atlántica colombiana).

La recuperación de uno de los muelles de la Sociedad Portuaria de Santa Marta, que incluyó refuerzo de la losa para soportar las cargas de un puente grúa de mayor capacidad, "es un ejemplo del empleo de soluciones no convencionales como inhibidores de corrosión, platinas de carbono para aumentar la capacidad de carga de las vigas y uso de recubrimientos epóxicos para extender la durabilidad de la estructura. Todos fueron usados en esta obra con éxito", resalta Arcila.

Materiales recomendados De acuerdo con Carlos Arcila, ingeniero y consultor en concretos, patología de estructuras y rehabilitación, han llegado al país tecnologías de avanzada que vienen a solucionar problemas que solo la demolición y una intervención invasiva podrían resolver, como los inhibidores de corrosión, los morteros predosificados, los recubrimientos especiales para frenar el ingreso de sales, de gas carbónico y humedad, los sellos, las fibras de carbono (platinas y tejidos) que hacen posible reforzar un puente, por ejemplo. Rehabilitar es tema de especialistas.

CARLOS ARCILA La edad, el medio marino, los errores de diseño, las malas prácticas constructivas y la elección de materiales de baja calidad ponen a la estructura en un estado límite".

Ingeniero civil y consultor en concretos, patología de estructuras y rehabilitación

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.