Secciones
Síguenos en:
BRAUNVIEH, PARA CARNE

BRAUNVIEH, PARA CARNE

Cuando en una explotación ganadera se busca incrementar la producción y productividad del ganado se deben tener en cuenta, entre otros aspectos:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 2001 , 12:00 a. m.

Cuando en una explotación ganadera se busca incrementar la producción y productividad del ganado se deben tener en cuenta, entre otros aspectos:.

* Animales rústicos que se adapten bien al trópico y a todos los climas y zonas escarpadas del país.

* Que no exijan mayores cuidados sanitarios o en la dieta y que solo sea necesario someterlos a los planes de vacunación que rigen en Colombia, lo mismo que mantener los potreros con buen pasto, agua y sal a voluntad.

* También, crías con bajos pesos al nacer, que ganen peso rápidamente y vacas que no tengan dificultad al parir (distocias).

Estas, precisamente, son las cualidades de la raza Braunvieh o Pardo Suizo de carne, que se ha promocionado en Colombia desde hace poco más de tres años.

A pesar de ser nueva en el país, no lo es en el mundo, pues se cría en México desde hace 100 años y desde hace 30 en Estados Unidos y Canadá en fincas ganaderas ubicadas desde el nivel del mar hasta los 3.500 metros de altura.

Así es la raza.

Para quien quiera iniciarse o ampliar su hato ganadero, estas son las características físicas (fenotipo) que se reconocen en los ejemplares de esta raza, según explicó el veterinario Ignacio Pareja, decano de zootecnia de la Universidad de La Salle:.

* Es un ejemplar fuerte, largo de la cabeza a la cola y con gran masa muscular.

* La altura máxima del animal desde el piso hasta la cruz (alzada) es de aproximadamente 1,50 metros para vacas y toros.

* Tronco largo, con buena profundidad y amplitud, tanto del dorso como del lomo.

* El color de los animales es pardo, es decir, café claro con tinte rojo amarillento.

* Las extremidades son de regular tamaño, pero muy musculosas.

* Al ver de perfil la cabeza del animal es ligeramente cóncava y sus ojos son redondos, de color oscuro.

* Cuello: corto y musculoso en el macho y delgado y fino en la hembras.

* La gola (papada o piel sobrante que va desde la quijada hasta el pecho) es muy pequeña.

* Orejas: cortas y redondas.

* Cuernos: por lo regular se descornan al poco tiempo de nacidos.

* La ubre de las vacas es bien desarrollada, pues su origen es doble propósito (leche y carne).

* Los cascos y borla de cola (penacho de pelos en que termina la cola) son casi negros, lo mismo que las pestañas y el hocico.

La crías tienen un peso al nacer entre 30 y 35 kilos, el destete se hace a los ocho meses cuando los terneros pesan de 280 a 300 kilos y alcanzan los 480 kilos a los 20 meses de edad.

Ideal para cruces.

"A pesar de ser una raza (Bos taurus) originaria de los Alpes Suizos y, por ende, adaptada a las condiciones topográficas de las montañas, para las fincas ganaderas colombianas se busca que los cruces de Braunvieh se hagan con ejemplares de la raza Cebú (Bos indicus), bien sea a través de monta directa, inseminación o transferencia de embriones.

"De este cruce, los animales resultantes toman lo mejor de cada una de las razas: del Braunvieh adquieren la habilidad para ganar peso, calidad de la carne, rendimiento de la canal, temperamento dócil y el color muy dominante , mientras que del ganado Cebú toman la rusticidad y adaptabilidad al medio ambiente adverso, explicó el veterinario Luis Alejandro Zapata, encargado de la cría de Braunvieh en la hacienda Quisqeya del municipio de Restrepo (Meta).

Para la consecución de animales puros sementales, en Colombia ya se han establecido ganaderías con esta raza en el piedemonte llanero y del departamento de Santander.

De otra parte, en el mercado nacional se pueden comprar pajillas de semen de animales puros, cuyo precio oscila entre 20.000 y 80.000 pesos, nacionales o importadas, respectivamente.

Igualmente, las mismas empresas ganaderas de las zonas de producción están trabajando en el proceso de transferencia de embriones para mejoramiento genético de los hatos.

Buen negocio.

Mientras los ganaderos cruzan los dedos en espera de la declaratoria de zona libre de aftosa a la zona norte del país para iniciar exportaciones de carne, al mismo tiempo buscan cómo abastecer en el futuro cercano un mercado internacional exigente en cuanto a la calidad de la carne.

"Frente a esta situación, esta raza es ideal, pues servida en el plato es una carne muy tierna y, como prueba, la de Braunvieh ha ganado varios premios de calidad en concursos de carne realizados en Estados Unidos.

"De otra parte, en matadero, un ejemplar en canal rinde hasta en un 60 por ciento; es decir, que del peso total del animal por ejemplo de 500 kilos 300 son carne, luego de eliminar las extremidades, los intestinos y la cabeza de la res", comentó el veterinario Ignacio Pareja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.