CARRABS Y SANTELLI, SIEMPRE EN EL RUIDO

CARRABS Y SANTELLI, SIEMPRE EN EL RUIDO

Sus nombres estuvieron siempre en el ruido. Ruido de éxito, ruido de polémica, ruido de elogio, ruido de censura. Admirados o vituperados, aplaudidos o criticados, siempre fueron noticia.

15 de abril 1997 , 12:00 a.m.

De pronto, el silencio. Los trajo el Atlético Junior procedentes de Uruguay. Los dos estaban jóvenes y solteros. De ese entonces hasta hoy han transcurrido cerca de 20 años y hasta nos pueden decir que vamos en camino de convertirnos, en cualquier momento, en abuelos , dijo con una carcajada Lorenzo Carrabs, actual entrenador de arqueros en Nacional de Montevideo.

Lo vivido en Colombia fue muy lindo , expresó Alberto Santelli, asistente técnico de Miguel Angel Puppo en el conjunto tricolor. Nos tocó una época más romántica que nos dejó marcados para siempre porque pudimos conseguir lo que hoy disfrutamos con nuestras familias .

En esto tiene razón Alberto , dijo Carrabs. A mi me gustaría volver para trabajar acá. Uno tiene que ser agradecido con la gente que le tendió la mano en momentos difíciles. Y en mi caso, siempre lo he reconocido. A Colombia la llevo en mi corazón por lo que me dio durante el tiempo que estuve jugando con Junior y Atlético Nacional .

Los dos han vivido pura y exclusivamente para el fútbol, desde la salida del sol hasta que las sombras entraban en la noche callada (desayunando fútbol, almorzando fútbol, merendando fútbol, comiendo fútbol y soñando fútbol) y ahora, cuando dejaron el fútbol activo, estudian y trabajan en el fútbol.

Carrabs fue uno de los mejores arqueros de los años 80 llegados del exterior, mientras Santelli se caracterizó por su fuerza goleadora. Siempre se escuchaba a los narradores gritar goooollll de Santelli . Y lógico, ese hombre que irrumpía continuamente con su fuerza arrolladora y su olfato de gol fue aprovechado por Junior, Santa Fe, Medellín y Pereira, clubes en los que estuvo.

El destino me separó de Carrabs porque él fue vendido al Nacional y yo pasé al Santa Fe. Uno y otro, creo, dejamos una huella en el fútbol de esta nación que siempre nos abrió sus brazos , aseguró Santelli. Me llevé muy bien con periodistas como Edgar Perea y con Hernán Peláez. El primero cuando estaba en Barranquilla y el segundo en Bogotá .

Y mientras Carrabs y Santelli hablan, Carlos Nicola, arquero del equipo tricolor, pone cara angelical, sigue la charla en silencio y sin apuro porque el fútbol también es parte de su vida, como lo es para estos dos veteranos.

Habla Santelli Alberto Santelli habló con todos. Respondió todos los interrogantes y trató de recordar los más mínimos detalles de su paso por el fútbol de Colombia.

Llegué procedente de Defensor de Montevideo. Me contrató Fuad Char y Samuel Calderón. No pude adaptarme bien a Barranquilla por el intenso calor. Lo curioso es que en el segundo partido le convertí tres goles al Quindío y desde ese momento recibí todo el respaldo de la prensa.

Al mes de estar en el Junior contraje matrimonio. Mi novia, María Sara, llegó de Montevideo y nos casamos en una ceremonia sencilla. En la temporada que estuve en el equipo tiburón conseguí 12 tantos.

Debido a los inconvenientes de adaptación, Fuad habló con Samuel y llegaron a un acuerdo y me vinculé al Santa Fe, club en el que considero realicé mi mejor campaña. Tuve la oportunidad de lograr el subcampeonato en 1977 .

Los recuerdos son como moscas. Van y vienen y el zumbido se hace más latente. Un dato estadístico deja bailando este uruguayo que impactó con su fortaleza y precisión dentro del área rival.

Creo que llegué a convertir más de 80 goles en las cinco temporadas que estuve en Colombia. Recuerdo que Luis Eduardo Reyes fue uno de los defensas más leales que enfrenté. En ocasiones le ganaba el duelo o él, con su fuerza, se imponía. Pero nunca fue desleal .

Qué dirigente recuerda ? Los que conocí en Colombia fueron muy correctos conmigo. Sin embargo, quiero resaltar a Samuel Calderón, actual presidente de Santa Fe, quien me ayudó en todo momento. Por él llegué al conjunto bogotano porque me recomendó a Guillermo Cortés, quien ocupaba el principal cargo en esa institución.

Un gol? Faltaban cinco minutos para concluir un partido entre el Deportivo Cali y el Independiente Santa Fe en el estadio Pascual Guerrero. Ibamos perdiendo 1-0. Se presentó un tiro libre y cobré. Fue un golazo que causó una gran tristeza en los seguidores del rival porque con esa anotación pudimos clasificar al cuadrangular final que nos llevó al subtítulo en 1979.

El fútbol de ayer era mejor? Creo que no hay que encasillar al fútbol en épocas de ayer, hoy o mañana. Miremos el caso de Colombia. Hace 15 años pesaba poco en el panorama internacional. Actualmente se le respeta y admira por lo que exhibe en la cancha .

Habla Lorenzo Carrabs Indudablemente Lorenzo Carrabs tiene más recuerdos gratos con los colores del Atlético Nacional que con los del Junior porque, aunque estuvo en este club en dos épocas, logró con el primero un título bajo la orientación de Oswaldo Juan Zubeldía (q.e.p.d.) en 1981.

Carrabs estuvo en Colombia durante 12 años. Llegó con Mario Patrón como técnico del conjunto tiburón . Y junto a los mencionados fueron contratados Satriano y Mario Rodríguez.

Un hecho que tengo vivo, como si hubiese sido hoy, es el día que América se retiró de la cancha y nosotros pudimos celebrar. En aquel momento, recuerdo, porque lo transmitió, al otro día, la televisión y lo publicaron los diarios, Pepino Sangiovanni, presidente del América, exclamó que del presidente de la Dimayor hacia abajo todos son unos bandidos . Aquella frase caló muy hondo en el grupo y el finado Zubeldía no lo podía creer. Y lógico, nosotros tampoco.

Aquello pudo ocasionar una tragedia en el estadio Atanasio Girardot, pero la gente, afortunadamente, se lanzó a las calles a celebrar , dijo Carrabs.

Y pese a ese recuerdo negro del fútbol colombiano que hoy se convirtió en una simple anécdota, este hombre que tanta simpatía despertó entre los seguidores de Junior, inicialmente, y Nacional, después, desea recordar el éxtasis de las horas alegres, cuando su nombre era bandera de victoria y ahogo de gol.

Una vez, en un clásico entre Medellín y Nacional, Alberto, con toda su fuerza, quiso ganarme de cuento. Me le tiré a los pies y saltó para evadir el golpe. En ese momento le escuché gritar, Ay!, me jodí. Me rompí el ligamento . Me asusté en ese instante porque un compañero de profesión se había lesionado. Pero después, cuando estaba en periodo de recuperación, le decía que oye, Alberto, te asusté .

Eso es cuento de Lorenzo , ripostó Santelli. Uno como delantero sabe que debe ser una especie de toro en el área y debido a la fuerza que llevaba me lesioné. Es la única verdad .

Bueno, dejémoslo como dice Alberto para no caer en un pugilato verbal. Pero..., Recuerdo, en un duelo Danubio-Defensor, a él le enviaron un centro y se agachó para no cabecear .

Ehhh!, Lorenzo, muchas veces te vi arrodillado sacando el balón dentro del arco luego de un disparo mío no solo cuando vestía los colores de Defensor sino en Colombia , dijo Santelli con una sonrisa. En una ocasión, en Medellín, casi tiene que irse en la tanqueta de la policía. Se hizo un gol bobo. Tenía la pelota en la mano y en vez de sacar, la envió a su propio arco .

Lo recuerdo. Porque fue un accidente del trabajo. Un carpintero se da un gol pe en una mano y nadie dice nada. Pero la gente vivió conmigo momentos inolvidables , recalcó Carrabs. Llegué en 1978 para el Junior y estuve hasta 1980. Pasé al Nacional y ahí estuve hasta el 87 y luego regresé al conjunto barranquillero hasta el 90. Siempre tuve como característica ser serio, tranquilo y de hacer las cosas fáciles sin nada de espectacularidad. Si tenía que puñetear lo hacía, si debía lanzarme a los pies del contrario lo hacía o si había que achicar, igual .

Le gustaría volver? Sin duda. Y lo haría con gran gusto porque trabajo como entrenador de arqueros. Además, tengo dos hijos colombianos que no conocen esta tierra .

Cómo eran Carrabs y Santelli en la cancha? Serios, responsables y seguros de lo que hacían y aportaban para sus equipos. Dos ganadores que dejaron huella en el fútbol profesional colombiano porque el primero ahogó muchos gritos de gol y el segundo dejó el eco del alarido que levantaban sus conquistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.