Porno virtual: larga vida al 'rey'

Porno virtual: larga vida al 'rey'

En los cinco minutos que usted gastará leyendo esta nota, habrá nacido, en Internet, un sitio de pornografía de los 300 que aparecen a diario en la Red de redes. También, más de 350 millones de personas estarán visitando uno de estos lugares entre portales comerciales, blogs, redes sociales, etc., que se dedican al erotismo de todo tipo.

22 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Una medición independiente del portal Extremetech.com da cuenta de cuan grande y voluminosa es la pornografía en línea, que nació a la par de Internet, se materializó en los años 80 con el intercambio de arte erótico en redes privadas y se consolidó a comienzos de los 90, cuando, ya abierta al público, en la Web arrancaron los grupos de boletines y correos con fotos escaneadas de revistas porno.

La 'porno-prehistoria' .

En los años 80, Internet era una red cerrada aún, con muy poca capacidad de transmisión, en la que, por ende, la opción de transportar imágenes era muy reducida, aún más con videos. Por ello, el 'arte ASCII' era la multimedia del momento, una forma de recrear imágenes a punta de caracteres y símbolos que, agrupados y 'artísticamente' acomodados, permitían 'pintar' cualquier cosa, entre esas: escenas eróticas. En 1987 nació Rusty n Edie's BBS, un boletín en línea que alcanzó a tener 14.000 suscriptores (que pagaban 87 dólares al año) para recibir contenidos, principalmente eróticos sacados de la revista Playboy, emporio que les demandó y obligó a cerrar en menos de dos años. En medio de listas de correos y boletines pequeños, dedicados al intercambio de erotismo, se registró en 1994 la dirección sex.com, el primer portal dedicado a la pornografía comercial, el cual fue el centro de una dura batalla legal (y hasta intriga policial) por su propiedad, por la cual pagaron alrededor de 15 millones de dólares. Hoy, la pornografía en línea es amplia y variada. El mayor sitio de erotismo en la Red llega a surtir más de 1.000 GB de datos en video por segundo, algo así como casi el triple o el doble de la capacidad total del disco duro de su computador en casa o el portátil. Esta nota no pretende hacer un sesudo análisis del fenómeno cultural de la pornografía ni cuestionar desde la moral al negocio. Sencillamente busca dejar en claro, con cifras, el tamaño de un tipo de contenido que está y seguirá sentado en el trono de Internet.

Un negocio rentable que crece y crece.

Se estima que, solo en Internet, el año pasado la pornografía facturó alrededor de 5.000 millones de dólares. En Estados Unidos, la industria en general obtiene ingresos por 60.000 millones de dólares. Los servicios en línea, de porno pago, ofrecen contenidos exclusivos y de distintas tendencias, según el gusto de las personas. La tasa de usuarios que paga por porno en línea se divide en un 85 por ciento de hombres frente un 15 por ciento de mujeres, en EE. UU., según datos publicados por la revista 'Forbes'. La inversión por usuario es de 15 dólares, en promedio, mensuales.

EVITAR QUE ACCEDAN LOS MENORES.

El porno en línea abunda y es fácil de hallar. Incluso, así no se esté buscando. Un estudio en EE. UU. dice que 4 de cada 6 menores entre 14 y 16 años está en peligro de adicción a la pornografía. Existen ‘apps’ gratis como Online Family (onlinefamily.norton.com) y Protección Infantil de Live MSN (Hotmail) tinyurl.com/86o3xsl, que son fáciles de usar y configurar en PC y tabletas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.