Asesino de Utoya, sin asomo de remordimiento

Asesino de Utoya, sin asomo de remordimiento

El ultraderechista Anders Behring Breivik se ajustó al guion esperado en la apertura ayer del juicio en su contra por los atentados del 22 de julio del 2011 en Utoya, Noruega, en los que murieron 77 personas.

17 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Él aceptó los hechos pero negó su culpabilidad porque dice que actuó "en defensa propia".

Breivik apenas pudo hablar esta jornada, pero tuvo tiempo de rechazar la autoridad de la corte de Oslo, que acogerá el juicio las próximas diez semanas.

"No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo", dijo Breivik, de 33 años.

El primer desafío de Breivik se produjo antes del inicio del juicio, cuando, después de que le quitaron las esposas, extendió el brazo derecho y saludó con el puño cerrado, al estilo de la ultraderecha.

Y luego se mantuvo impasible mientras la fiscal leía la acusación y nombraba a las víctimas, o al reproducirse una llamada a la policía de una joven, encerrada en un baño en la isla de Utoya -escenario de la masacre-, mientras se oían en el fondo los disparos.

A pesar de que las miradas de los jueces, del fiscal y de los psiquiatras que lo han examinado y evalúan su comportamiento se dirigían hacia él, Breivik ni se inmutó. Incluso esbozó alguna sonrisa al verse en las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia o al escucharse a sí mismo en las llamadas que hizo a la Policía el día de los atentados.

Solo se lo vio emocionado con el video propagandístico, resumen de su manifiesto, que colgó en Internet el día de los atentados y que fue revelado en el juicio. Breivik, que hasta hizo amagos de echarse a llorar, se tapó la cara después de asistir a su visión de la "decadencia cultural" europea.

Los fiscales reiteraron que no decidirán hasta el final del juicio si piden cárcel, en caso de que se considere que no es un enfermo mental, o su ingreso en un psiquiátrico, si ocurre lo contrario, debido a que hay dos informes con conclusiones opuestas. Breivik tiene la intención de comenzar hoy su declaración.

Dramáticos relatos en el juicio La fiscal Inga Bejer Engh consagró parte del juicio a leer los nombres y las causas de la muerte de las 77 víctimas mortales, en su mayoría jóvenes, asesinadas por Breivik. "Las balas penetraron en la cabeza bajo la sien y el ojo izquierdo, lo que provocó daños en el cráneo y el cerebro". "Dos balas en la espalda"; "Una bala en la garganta"... Las descripciones sumieron en un silencio glacial a las cerca de 200 personas presentes, quienes reprimían sus sollozos o sacudían la cabeza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.