Unos 5.000 productos bajarán de precio por TLC con EE. UU.

Unos 5.000 productos bajarán de precio por TLC con EE. UU.

A partir del 15 de mayo, cuando, según el anuncio del presidente Barack Obama el pasado fin de semana en Cartagena, arranca el Tratado de Libre Comercio (TLC) de Estados Unidos con Colombia, al menos unos 5.000 artículos, materias primas e insumos de ese país ingresarán al mercado colombiano sin pagar aranceles. (VER INFOGRAFÍA: ASÍ FUNCIONARÁ EL CAMBIO DE PRECIO EN UNO DE LOS PRODUCTOS QUE TIENEN TOPE DE IMPORTACIÓN)

17 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Si bien esto se traducirá en una baja de precios para los consumidores de estos productos, el beneficio no será inmediato. Entre otras cosas, porque los distribuidores, mayoristas, almacenes de cadena y otros establecimientos de ventas al detal cuentan con inventarios de bienes importados con el actual arancel, y hasta no agotarlos no comenzarían a ingresar al país productos con el nuevo gravamen, lo que demoraría la aparición de precios rebajados.

Es así como vehículos importados y ensamblados localmente, medicamentos, las máquinas de coser domésticas, las hojas para máquinas de afeitar, los secadores de cabello, entre otros muchos productos, seguirán con sus precios acostumbrados por un buen tiempo.

En el caso de los carros, según el presidente de Acolfa (gremio de los fabricantes de autopartes), Camilo Llinás, aunque el arancel de 35 por ciento se reducirá 3,5 puntos desde el 15 de mayo, esto no quiere decir que el precio vaya a bajar de inmediato en esa misma proporción.

La reducción del precio se va a notar poco a poco. "Uno esperaría que el costo de los autos importados no aumente y que, por el contrario, tenga una pequeña rebaja durante el primer año, que, de todas maneras, no va a ser de 3,5 puntos", señaló el dirigente gremial.

Según lo acordado en el TLC, Colombia le abre su mercado -no pagan arancel- desde el 15 de mayo al 81,8 por ciento de los productos elaborados en Estados Unidos, de los cuales el 92,5 por ciento son materias primas y bienes de capital no fabricados en Colombia.

La eliminación del arancel para ese último grupo de productos sí beneficiará automáticamente a los empresarios por la reducción de sus costos, y en forma más rápida podrían trasladar esas rebajas a sus compradores.

No obstante, en este caso también hay productos en inventario y la rebaja de los precios se demorará hasta que estos se acaben.

Lo mismo se puede decir de los bienes de consumo final, la mayoría de los cuales entrarán de inmediato a Colombia sin pagar aranceles. Esto ha generado temor en productores nacionales por la competencia que se avecina y, simultáneamente, satisfacción en los empresarios dedicados al comercio, cuyo objetivo es lograr la mayor facturación posible.

Entre los productos que entran sin arancel a partir del 15 de mayo están también desodorantes, champús, hornos eléctricos domésticos, tostadores eléctricos de pan, grabadoras, llantas para automóviles y camiones, maletas, maletines y calzado impermeables, productos de pesca en conserva y rollos fotográficos.

Algunos tendrán tope Mención aparte merece un pequeño grupo de alimentos considerados sensibles por sus productores y el Gobierno, y que tuvieron un trato especial en la negociación por las consecuencias de las importaciones en su producción y empleo. Entre esos están los cuartos traseros de pollo (pierna-pernil), maíz amarillo, arroz, algunos lácteos y cortes finos de carne bovina.

A esos productos se les fijaron unos cupos anuales de importación (2,1 millones de toneladas, en el caso del maíz amarillo; 27.040 toneladas de trozos o cuartos traseros de pollo; 79.000 toneladas de arroz), que crecerán cada año y no pagarán aranceles.

Se espera que la competencia de esos alimentos con la producción nacional y los menores costos que les representará, por ejemplo, el maíz amarillo a los fabricantes de alimentos balanceados para animales, lleven a una reducción de precios en la cadena hasta llegar al consumidor final.

No entrarán ni vehículos ni ropa usados Ante la gigantesca producción de vehículos de la industria automotriz estadounidense, muchos colombianos tienen la expectativa de que podrán importar autos usados a precios de feria.

Sin embargo, eso no sucederá, porque en Colombia está prohibido ingresar vehículos de segunda para su venta posterior. Estados Unidos insistió en abrir esta puerta, pero no lo logró. Por lo tanto, esos expectantes potenciales compradores se quedarán con las ganas de montar en Colombia en un usado 'made in USA'. Igual sucedió con la ropa usada, de la cual, por los cambios de estaciones y el influyente dictamen de la moda, millones de prendas salen periódicamente de los hogares estadounidenses y buscan mercado en el exterior a precios muy reducidos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.