Los vecinos que no se dejaron quitar su parque

Los vecinos que no se dejaron quitar su parque

Los habitantes del barrio La Esmeralda, en la localidad de Teusaquillo, están de celebración. Luego de 20 años de lucha lograron recuperar una zona verde de 4.510 metros cuadrados, donde una constructora pretendía construir un conjunto residencial.

16 de abril 2012 , 12:00 a.m.

"Cuando la comunidad se une y lucha por lo que es suyo, se consiguen muchas cosas. Nosotros libramos una batalla de 20 años, nunca desfallecimos, y este es el resultado: no nos dejamos quitar el parque -dice Cecilia Ortiz, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio-. En esa época éramos jóvenes y nos envejecimos en esta lucha, pero lo logramos". En los planos del sector, el parque, ubicado en la carrera 52 con 45, aparecía como parqueadero público del centro comercial La Esmeralda, un proyecto que jamás existió. Cuentan los residentes que en esa zona no se estacionó ningún carro y que se convirtió, desde 1967, en un espacio de esparcimiento y deporte para los niños del sector. "En 1992 unos constructores llegaron a preguntar por un lote que estaba en venta, entonces nos dimos cuenta de que algo andaba mal", recuerda Ortiz.

Los vecinos rememoran, con orgullo, aquella época en la que defendieron su parque.

"Prestábamos guardia día y noche para evitar que los constructores se tomaran la zona", relata Hernando Tarazona, quien desde hace 35 años vive en La Esmeralda.

En ese entonces, el uso de la pólvora no estaba restringido, por lo que los residentes del sector se valían de voladores para alarmar a los vecinos en caso de peligro. "Por la noche, si el que vigilaba veía maquinaria o gente extraña, prendía un volador y todos salíamos en piyama a defender lo nuestro", cuenta Tarazona.

Ante la insistencia de los constructores, los habitantes de La Esmeralda llevaron su causa a los estrados judiciales. "Nos reunimos varios líderes, cada uno puso como de a 16.000 pesos para pagar un abogado", explica Tarazona.

Con el dinero recolectado, cuya suma ascendió a cerca de 1 millón de pesos, los vecinos iniciaron un proceso de apropiación, que duró 20 años, pero que terminó en enero pasado con un fallo del Juzgado Civil 11 del Circuito de Bogotá, en el que se les entregó a los residentes el dominio de la zona verde.

Los vecinos habían ganado la batalla. "La clave del éxito fue la unión. Ahora el parque es legalmente nuestro", concluye Cecilia Ortiz, con una sonrisa que ilumina su rostro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.