Tecnología móvil, amenaza al automóvil

Tecnología móvil, amenaza al automóvil

14 de abril 2012 , 12:00 a.m.

La tecnología móvil de las comunicaciones le está ganando la partida a los automóviles en Estados Unidos. Los jóvenes estadounidenses de hoy prefieren un celular de última generación o una tableta y no un carro.

"Estos dispositivos manuales literalmente trascienden el tiempo y el espacio.

El uso del celular, los mensajes de texto, Skype, Twitter y Facebook han permitido que las personas se sientan virtualmente juntas así estén físicamente separadas", dice Sheryl Connelly, directora de tendencias globales y pronósticos de Ford.

Prueba de ello es un estudio hecho por la Administración Federal de Autopistas, divulgado por BBC Mundo, que muestra que los jóvenes entre 21 y 30 años condujeron 12 por ciento menos en 2009 que sus homólogos en 1995.

En ese lapso, también se emitieron menos licencias, de acuerdo con el Departamento de Transporte. Mientras la mitad de los adolescentes de 16 años tenía licencia en 1978, en 2008 la cifra era del 31 por ciento. El cambio en la cultura estadounidense podría obedecer a varias razones: muchos jóvenes han decidido no tener un automóvil, no quieren pasar dos o tres horas diarias al volante; prefieren ahorrar dinero o tienen otros intereses que consideran más prioritarios.

"Entre quienes llegaron a la mayoría de edad en los años 50 o 60, comprar un carro era muy importante. Era el rito de iniciación en la vida adulta, el icono de la libertad y la independencia", dijo Connelly.

¿Por qué el cambio? En el pasado, el joven con el carro más 'cool' era el más envidiado. Connelly explica que "el nuevo símbolo de independencia, la compra icónica, ya no es el auto sino el celular. Y con él compiten las tabletas, las consolas y los portátiles".

BBC Mundo también cita una encuesta de la compañía de investigación tecnológica Gartner, en la que el 46 por ciento de los encuestados entre 18 y 24 años dijo que prefería tener acceso a Internet a un carro propio. No obstante, algunos analistas no están muy seguros de que la reducción en el interés automovilístico de los jóvenes sea una tendencia, y más bien creen que es un resultado de las dificultades económicas que pasan los estadounidenses.

"Esto simplemente puede ser un reflejo de la mala época económica y de la inhabilidad de los jóvenes para adquirir un carro", comentó JH Crawford, un activista de las ciudades libres de automóviles.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.