Cuba no cambiará en solitario

Cuba no cambiará en solitario

13 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Nunca estuvo planteada la presencia de Cuba en ninguna de las cinco reuniones de la Cumbre de las Américas celebradas hasta ahora. Tampoco expresó Cuba su interés por concurrir a ellas. Las razones son más que conocidas. El país está fuera del organismo hemisférico que, de una manera o de otra, constituye parte esencial de estos encuentros de jefes de Estado. Es cierto que en tiempos recientes Cuba ha dado demostraciones cautelosas de desear vincularse a la región, pero sin traducirlas en hechos. La propia OEA manifestó su disposición de considerar su retorno, pero Cuba debía dar pasos que no ha dado. Siendo así el estado de las cosas, no existe explicación racional para la tormenta en un vaso de agua creada por la ausencia de Cuba en la Cumbre de las Américas. Recapitulemos la breve historia: Los países de la Alba no podían aceptar que la Cumbre de Cartagena se reuniera sin que ellos expresaran su religioso cuestionamiento al imperialismo. De los países de la Alba, Cuba es el más moderado y discreto. Los otros parecen bulliciosas "repúblicas escolares".

Entiendo que el presidente Raúl Castro le expresó al anfitrión de la cumbre, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, su deseo de participar. "Falta de consenso", fue la excusa del presidente Santos.

EE. UU. considera que "Cuba no cumple los requisitos de país democrático". Sin embargo, la vara con la cual Washington mide a Cuba podría aplicarse a otros países, Venezuela, por ejemplo.

En esta ocasión, EE. UU. volvió a equivocarse. Si Cuba demostró interés por concurrir a Cartagena de Indias ha debido ser invitada, al igual que otros países "democráticos" que transgreden la independencia de los poderes del Estado.

Comprendamos, no obstante, que para el presidente Barack Obama darle la mano a Raúl Castro en vísperas electorales equivaldría a entregarle al medieval Newt Gingrich el estado de Florida. La edición de The Economist de la última semana de marzo fue dedicada a los grandes cambios que comienzan a operarse en la isla: 'Cuba hurtles towards capitalism'.

Cuba no puede cambiar sola. Se aproxima la hora de que todos cambiemos. Una nueva época empieza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.