Secciones
Síguenos en:
UN MUERTO GENERÓ EL RUMOR SOBRE INCURSIÓN GUERRILLERA

UN MUERTO GENERÓ EL RUMOR SOBRE INCURSIÓN GUERRILLERA

A las 10 de la noche del domingo 8 de septiembre, se inició uno de los momentos de mayor tensión que ha vivido Granada. La voz de alarma por una presunta incursión guerrillera que nunca se presentó y la forma como se extendió la falsa noticia, provocó una ola de pánico entre los residentes de la población que a esa hora se encontraban congregados en los numerosos sitios nocturnos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

La zozobra que aumentó con el intenso despliegue de la fuerza pública por las calles del municipio desencadenó una serie de hechos que terminaron con la muerte de una persona identificada como Charles Ferney Morales Martínez.

Los familiares Morales Martínez presentaron el caso ante la Personería municipal y anunciaron una demanda contra el Estado, aduciendo además de las confusas circunstancias que crearon el pánico en la población, la falta de señalización y de alumbrado público.

Granada y la región del Ariari había vivido una semana de zozobra debido al paro obligado del transporte público intermunicipal que terminó el día anterior, la movilización campesina en la inspección de Aguasclaras, que precisamente ese domingo había llegado a un acuerdo de desmovilización, y el atentado con petardos contra una patrulla del Ejército ese mismo día.

No obstante, el domingo había sido un buen día de mercado y el transporte público se había normalizado. En la tarde, las calles de Granada estaban llenas de gente y el bullicio de vehículos y de numerosas motos daban la impresión de una verdadero día de fiesta. En la noche los restaurantes, heladerías y diversos sitios nocturnos estaban repletos.

Pero de un momento a otro reinó el caos. El falso anuncio de una incursión guerrillera provocó la estampida de las gentes de los establecimientos nocturnos y la precipitada carrera de quienes se encontraban fuera de sus casas. Estábamos en el segundo piso de La Catedral cuando vimos a la gente correr, dando la voz de alerta. Entonces cundió el pánico. La gente salió atropelladamente, tumbaron las mesas y pisaron a varias muchachas que se cayeron en la carrera. Hubo gente que se arrojó desde el balcón hacia la calle, en medio de la huida , marró una joven que vivió la situación.

En medio de la desordenada evacuación de este sitio, el joven Charles Ferney Morales Martínez, quien se encontraba a unas 8 cuadras de su casa, tomó su moto y se dirigió por la calle 15, donde varios montones de arena y materiales de relleno de la vía áque no tenía ningún tipo de señalización preventivaá, le hicieron perder el control de su motocicleta, provocando la caída que horas más tarde le ocasionó la muerte.

Pese a que el accidente se produjo a las 10 de la noche, Charles Morales sólo pudo ser trasladado al Hospital de Villavicencio hasta la mañana siguiente, porque existía el riesgo de que lo confundieran con otro hombre identificado como Javier Rodríguez, que había sido herido en hechos confusos en el municipio de San Martín y que murió en el Hospital de Granada, al igual que el señor Alvaro Mora Vizcaíno, víctima del mismo atentado.

Las autoridades Llano 7 días consultó a las autoridades militares y de policía en el municipio quienes dieron una versión pero no aceptaron que la entrevista fuera grabada.

El Coronel Blas Arbelio Ortiz, Comandante del Batallón 21 Vargas, señaló que dos civiles informaron a la Policía sobre la presunta presencia de subversivos en el sector de caño Iracá, en la vía que de San Martín conduce a Granada, pero realmente se trataba de una patrulla del Ejército.

Casi que simultáneamente, dijo, se escucharon 4 disparos de revólver en el sector del matadero y en ese momento una patrulla del Ejército reaccionó y al trote se enrumbó hacia el matadero. Una vez allí comprobaron que se trataba de hechos aislados.

El Capitán José Antonio Rodríguez, Comandante del Distrito Cuatro de la Policía, dijo que por las acciones del Ejército y la Policía Nacional, que reaccionaron ante los rumores de una posible presencia de la guerrilla, se desencadenó una alamar en la población civil que presenció el despliegue de las autoridades a lo largo del pueblo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.