Secciones
Síguenos en:
QUIEN MANDA A QUIEN

QUIEN MANDA A QUIEN

Definitivamente este país da pa todo. Aquí cualquiera pone en los palos al que quiera. Un juez le dice a un general de 3 soles cómo manejar una manifestación que pone en riesgo toda una ciudad. El ViceáPresidente renuncia porque considera que su gobierno esta viciado cuando fue elegido en la misma fórmula; y para completar, pone candidatos para que lo sucedan.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Le quitan presupuesto al Sena, que es lo poco que queda para educar a un pueblo poco culto y no preparado que termina cogiendo coca porque no sabe hacer nada más.

A nadie le importa que hagan con las basuras de Villavicencio porque lo importante es tutelar por tutelar para que los intereses propios estén por encima de la ciudadanía.

El Presidente no sabe a quién hacerle caso y todo el mundo lo insulta, lo falsea, pero nadie le ayuda.

Mejor dicho, aquí todo el mundo hace lo que le da la gana y como le da la gana.

La Asamblea del Meta aprobó una ordenanza presentada por Luis Carlos Torres para entregarle las piscinas olímpicas a la liga de Natación y el gobierno departamental se pasó la ordenanza por la galleta y termino objetándola fuera de tiempo, y sin explicación alguna.

Qué vagos tan bien remunerados los asesores de la Gobernación.

En un departamento quebrado como este quitarle una carga económica y darle recreación a los niños de las escuelas públicas, que a duras penas conocen los caños contaminados que pasan por sus barrios, y el gobierno departamental considera improcedente hacer un acuerdo que lo beneficia, y beneficia a la comunidad.

Es mejor tener un empleado de medio pelo como el señor Maximinio López para que coarte, presione e incumpla el derecho constitucional de los deportistas a la recreación y al deporte porque así el empleado oficial hace patria.

Con razón la gente se calienta, se desespera, se vuelve indolente. Sin esos dirigentes y sin esos nadadores de que vivirían las piscinas por Dios! Nos vivimos quejando de que nunca ganamos nada y cuando un deporte se masifica, se crean escuelas deportivas; entonces nos lo tiramos olímpicamente con la negligencia estatal. El Estado para qué sirve? Me decía el diputado Torres que nunca lo recibieron para explicar el convenio; si no lo reciben a él, qué puede esperar un humilde ciudadano? Sigan haciendo negocio con el coliseo y acabándolo a punta de conciertos. La intolerancia, y creo que la ignorancia, de algunos gobernantes, rayan en la desidia y mediocridad de un estado incapaz de cumplir la Carta Magna.

Gracias a Dios, para escribir, no tengo que pedirle permiso a nadie.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.