El Valle también tiene su propio hombre araña

El Valle también tiene su propio hombre araña

Desde hace dos años empezaron a recorrer la parte plana del Valle y la cuenca del río Pance en busca de arañas.

08 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Ya han reportado 400 y lo que no se sabe es si han descubierto o no una nueva especie.

"Hay un gran problema con las colecciones biológicas y con los permisos de investigación, tenemos bloqueado el envío de materiales. No puedo enviar al exterior. Los biólogos estamos presionando para lograr una apertura y que se flexibilicen los permisos porque nos tienen amarrados", dice Carlos Valderrama, docente del programa de biología de la Icesi.

Él, junto con tres estudiantes de esta universidad y tres más de la del Valle, trabaja en el inventario.

Las restricciones surgieron a mediados de la década del 90, con la creación del ministerio del Medio Ambiente.

"Quienes trabajamos en identificación de plantas y animales no podemos tener intercambio con investigadores de afuera, a no ser de que ellos vengan acá. No sabemos si hemos descubierto o no una nueva especie de arañas", dice Valderrama.

Lo que sí saben es que se encontraron con una araña lobo que estaba registrada en Brasil y que resulta nueva para Colombia. Lo que se desconoce es si ya estaba asentada en estas tierras o ha empezado a aparecer. Por eso la importancia del inventario. La araña lobo tienen gran capacidad para desplazarse, se las puede ver mientras caminan por la superficie del bosque o por los pastizales. Son cazadoras y no construyen tela.

En un día de trabajo, el biólogo y sus estudiantes pueden recoger hasta 50 arañas de di-ferentes especies. Son muy sensibles a las vibraciones, incluso a la voz humana.

Un estudio de la década del 80, del biólogo Eduardo Florez, registraba 180 especies de arañas en el Valle. La mayoría, excepto las tarántulas, son muy pequeñas, apenas de ocho milímetros de largo.

Todas producen seda, pero no todas construyen tela, como las de la familia de la Santicidae. La seda la produce solo para crear los capullos donde guardarán sus huevos y utilizan un hilo de seguridad cuando van a cazar alguna presa.

Cada vez que saltan, lo hacen a través del hilo. Suelen posarse sobre las flores y pararse en las ventanas para cazar moscas o abejas.

La Micrathena spinosa, también originaria de este departamento, tiene como una especie de caparazón. Permanece en la tela todo el día y tiene unas espinas con las que se protege de los pájaros. Como en este país no hay mucha familiaridad con las arañas, no se manejan nombres comunes.

La Nephila clavipes es una araña muy grande, construye telas tan grandes y fuertes que en la década del 80 se llegó a pensar que podría reemplazar la seda de gusano y hasta se proyectó utilizar su tejido en la fabricación de chalecos antibalas. Pero en Estados Unidos descartaron la investigación con la aparición de las fibras sintéticas.

En la zona plana del Valle son muy comunes las Gasteracantha, con forma de cangrejo y con puntas que semejan una estrella. Es inofensiva y muy vistosa, su color amarillo se mezcla con el rojo y el blanco.

También se encuentran las Mimetidae Mimetus' originaria del Valle, especializada en acercarse con sigilo a otras redes. Tiene espinas gruesas que le sirven para cazar a otras arañas.

En general los artrópodos son inofensivos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.