La moda para perros se luce en las calles

La moda para perros se luce en las calles

Pereira. Por las calles del centro de Pereira desfilan, a diario, tres modelos que, aunque no tienen curvas perfectas ni son el resultado de las prodigiosas manos de los cirujanos estéticos de la región, se roban las miradas de todos los transeúntes. Hombres, mujeres y sobre todos los niños, se dejan cautivar por las pintas que lucen 'Dana', 'Princesa' y 'Luna', las tres perritas que, además de ser las mascotas de Mónica Andrea Montoya, son las modelos de la ropa para perros que esta mujer diseña, cose y vende, a precios más bajos que los de las tiendas de mascotas.

08 de abril 2012 , 12:00 a.m.

"Llevo en este negocio un año. Desde hace 20 años me dedicó a la modistería, tuve una microempresa de ropa interior, pero eso no es rentable porque ahora todo lo traen de otras partes a buen precio y, por eso, me dediqué a diseñar para perros", cuenta la mujer, de 40 años, y madre de tres hijos, todos criados con lo que ganó por su destreza con la máquina de coser. Mónica trabajó tres años en Ecuador, en una fábrica de confecciones y de allí vino con la idea de hacer algo innovador, por lo que su papá le dio la idea de hacer ropa paramascotas. "Miré los diseños en las tiendas e inclusive, compré con mayoristas, para revender, pero vi que podía hacer mis creaciones y empecé a diseñar chaquetas, zapaticos, gorras con collar y pantys para perritas", dice la diseñadora que, todos los días, exceptuando los domingos, sale desde su casa, en el Parque Industrial, y llega al centro de Pereira, con una de sus mascotas, impecablemente vestida, y recorre las calles promocionando sus originales creaciones. "Saco una diferente cada día, porque las perritas se cansan. Cuando salgo con 'Princesa', una pequinés, la gente me para y se toma fotos con ella y las suben al Facebook o las ponen en el celular, los dejo esperando a ver si compran, es una manera de ofrecer el trabajo", comenta Mónica, quien asegura que en un día bueno le quedan libres entre 50 y 70 mil pesos. Las mascotas de Mónica lucen diseños que ella ha visto en las revistas de famosos que también visten a sus perros. "Lo más caro es la chaqueta de doble faz, está hecha de material fino y es muy útil, sobre todo, para los píncher, como 'Luna' que tiene poco pelo. Esa vale entre 20 y 30 mil pesos" dice la diseñadora, que también tiene prendas, como el juego de zapatos, para las cuatro patas, que valen 10 mil pesos. Aunque con todas las modelos que usa para mostrar sus creaciones, Mónica logra llamar la atención en la calle, confiesa que con la que mejor suerte tiene, a la hora de vender, es con 'Dana', una schnawzer, de 2 años, de pelo negro y bien cuidado. "Una vez la llevaba en moto con mi esposo y era Día de Disfraces, la llevaba vestida de girasol y una señora, que iba en carro, me hizo parar y me compró el disfraz, para ponérselo a su perrita, se lo vendí por 25 mil pesos, desde eso, hago disfraces pero por encargo", cuenta. Además de cargar los vestidos, gorras, chaquetas y zapatos, Mónica carga consigo, en su trabajo de vendedora ambulante, la comida y el agua de sus mascotas. "Tengo que cuidarlas mucho, ellas no comen si no concentrado y yo las consiento y se pelean por los 'mimos', es como si supieran que son modelos", dice

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.