El sinsabor de regresar a la libertad

El sinsabor de regresar a la libertad

El sabor del regreso, después de largos años de cautiverio, es agridulce.

04 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Así lo manifiestan la mayoría de uniformados que han regresado a la libertad. El mundo que los espera es totalmente diferente del que dejaron y los planes y cuentas que tenían en la selva casi nunca son los que encuentran al regreso. Y aunque los casos son distintos (unos siguen solteros y otros dejaron una familia que se triplicó o se desintegró), en lo que coinciden todos es en los temores básicos que pocos entienden: un ruido, un olor, una comida o una palabra que les dispara la irascibilidad y los devuelve al campamento y a las cadenas.

"Se encuentra uno con situaciones que pueden ser simples, pero que no se soportan", contó John Frank Pinchao, quien hace cinco años se les fugó a las Farc.

Pero lo más complicado es recomponer las relaciones de pareja. En algunos casos, los exsecuestrados intentaron mantener sus matrimonios o los lazos afectivos con las mamás de sus hijos, pero luego decidieron vivir solos. En otros casos, cuando llegaron, los recibió la noticia de que el matrimonio ya no existía, y algunos más han tenido inconvenientes para rehacer su vida afectiva. También admitieron que algunos llegan con crisis emocional y sicológica

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.