FLOR DEL MONTE, SEMILLA DE LA PAZ...

FLOR DEL MONTE, SEMILLA DE LA PAZ...

En los Montes de María, donde el sol madruga y demora en ocultarse mientras se escucha gaita, está enclavado Ovejas, el municipio con la temperatura más baja de Sucre: 26 grados centígrados. Las calles de su cabecera que lleva el mismo nombre son empinadas y pavimentadas en concreto; casas en su mayoría de material, de estilo colonial, o de bahareque, y con los mejores servicios públicos de la región.

03 de enero 1994 , 12:00 a.m.

Hasta hace poco era un remanso de paz. Pero ahora sus 35.000 habitantes viven intranquilos. Primero fueron algunas muertes selectivas, en particular líderes campesinos; y luego masacres, como la ocurrida en la vereda El Cielo, en 1992, donde perdieron la vida 8 campesinos.

Ovejas, con sus corregimientos de Flor del Monte y La Peña, será escenario de otro diálogo de paz del Gobierno con la guerrilla, esta vez con la Corriente de Renovación Socialista (CRS). Ya lo fue su corregimiento de Don Gabriel, en 1990, cuando los exitosos diálogos con el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

Sus 800 kilómetros cuadrados están bañados por una red de quebradas y arroyos, como el Mancomoján y Pichilín, que surten amplias zonas de tierra fértil, apta para la agricultura y la ganadería, y desembocan en el Golfo de Morrosquillo.

Sus partes altas y pendientes están sembradas de tabaco y maíz. La historia cuenta el que el filántropo cubano José María Pizarro hizo allí, en el siglo XIX, los primeros experimentos de la siembra del tabaco provenientes de su país, con resultados tan exitosos que dieron paso a las primeras exportaciones a través del puerto de Tolú.

La comarca también es célebre por su festival anual de la gaita, un instrumento aborigen de caña de bambú, millo o pitahaya que los campesinos tocan en forma sensacional, melancólica o alegre, de acuerdo con lo que quieren expresar.

Pero para los ovejeros lo que viene no es fiesta. Temen que con los diálogos se repita la ola violenta que siguió a los acuerdos con el PRT el 26 de enero de 1990.

El párroco Ramón González Mora defiende los diálogos: Si nadie prestó a Ovejas para la guerra, por qué nosotros no la facilitamos para la paz? Contó que aún retumba en sus oídos lo que le dijo una pequeña algún día: Padre, aquí me quedo así me pase toda la noche sola cuidando el cadáver de mi papi para que los perros no le tomen la sangre .

González también es el párroco de Flor del Monte, que es un corregimiento distante 10 kilómetros de la cabecera, de 1.250 habitantes y con 163 casas de palma, zinc, bahareque y pisos de tierra. Tiene un colegio de bachillerato agropecuario y una escuela de primaria, centro de salud sin dotación ni médico, y servicios de luz y agua.

Esta tierra ha sido regada con la sangre de muchos campesinos, como la del inspector de policía Carlos Pérez Díaz, asesinado en mayo de 1993 por el frente 37 de la Farc. Otras víctimas en el último año han sido Oswaldo Montes, Roque Olivera, Hernando Rivero, Oswaldo Mendoza, Joaquín Rivera y Fernando Ortega.

Hoy esta perspectiva parece cambiar y sus habitantes les entusiasma que el gobernador Edgar Martínez Romero exija del Gobierno obras sociales en su beneficio como contraprestación por usar su territorio para las conversaciones y la localización de los combatientes de la CRS.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.