Las nuevas mujeres de Maripaz Jaramillo

Las nuevas mujeres de Maripaz Jaramillo

Hace unos 35 años, después de que Maripaz Jaramillo terminó la carrera de Bellas Artes en la Universidad de los Andes, cerraron la facultad porque "decían que ahí estudiaban mujeres que pintaban un poquito y después se dedicaban al hogar, a los hijos y no volvían a pintar ni a hacer nada - recuerda-. Así que por varios años esa formación no estuvo disponible".

02 de abril 2012 , 12:00 a.m.

Hoy, la artista está convencida de que son gigantes los pasos que han dado las mujeres en términos de equidad con respecto a los hombres y que, por eso, merecían un homenaje desde el arte, que Jaramillo quiso hacer con la serie de pinturas Ellas. Allí les dio vida a mujeres sin nombre, comunes y corrientes, anónimas y que le llaman la atención por la fuerza y el carisma con que lucen.

"Son todas ellas elegantes y altivas, y parecen posar, con prendas de desfile de moda, en una cierta soledad distante, a pesar de su encanto. Túnicas blancas con cinturones marrones, camiseta lila sobre short lacre, vaporoso conjunto rosa sobre pieles de amarillo arena. El glamour y en ciertas cosas lo estereotipado de las poses vuelven a poner de presente el juego que la pintura establece, una y otra vez, entre la independencia de la mujer y su autonomía económica y los roles seculares que asume de modo inexorable", escribe el poeta Juan Gustavo Cobo Borda sobre la muestra. Y aunque Jaramillo reconoce que todavía falta mucho por hacer en términos de igualdad de condiciones laborales, económicas y sociales, sostiene que fueron las mujeres de su generación las que abrieron una brecha tan grande, que dio paso a las conquistas de territorios que antes les eran vedados. "Nosotras luchamos por nuestra posición en nuestras diferentes profesiones", dice.

Ese fue el punto de partida de Ellas, que se diferencia de la serie Los oficios de la mujer, de 1974, donde presentaba distintos roles femeninos que se caracterizaban por tener expresiones sufridas y trazos fuertes, que podían incluso llegar a ser agresivos.

En Ellas, por el contrario, los gestos, las expresiones y la manera como estas mujeres se le revelan al público es con un carácter seguro que combina armoniosamente con una belleza física que la artista quiso resaltar, no solo con una intención estética, sino también "porque las quería positivas, relajadas, lindas, alegres y con vida", concluye

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.