JULIÁN, LA SAGA DE LOS VIÁFARA...

JULIÁN, LA SAGA DE LOS VIÁFARA...

Los padres aspiran a que sus hijos los imiten. Los abogados sueñan con poner una oficina con su hijo, los médicos a construir una clínica familiar... Si fuera por esto, Julián Viáfara, el portero titular de la Selección Juvenil de Colombia que hoy debutará en el Juventud de América contra Bolivia, habría complacido a su padre por completo.

17 de enero 1997 , 12:00 a.m.

Se acuerdan de Ramiro Viáfara, el volante o defensa que pasó por Santa Fe, América y Cali? Pues bien, él es el padre de este novato cuidapalos. Pero como en la vida no hay felicidad completa, el problema de Julián no fue el escoger la profesión. Fue el puesto dentro del campo: en su familia nadie entendía la razón por la que a su uniforme le agregó los guantes.

Mi familia es netamente futbolística. Mi papá se dio a conocer en esto y tengo un tío, por parte materna, Orlando Meza, que toda su vida fue delantero goleador. Por eso ser futbolista nunca me asustó, el problema fue cuando decidí ser arquero. Mi papá quería que fuera jugador de campo, como él, pero, por fortuna, los padres siempre terminan dejando que sus hijos hagan lo que sienten, lo que deciden y los apoyan , dice el guardameta.

Y la decisión de meterse bajo los palos no fue inmediata. Primero intentó jugar de defensa central pero era más bien pesado y lento. Por eso, Julio Valdivieso, el presidente de la liga vallecaucana de fútbol, ejerciendo otra de sus funciones, la de técnico de la selección infantil del departamento azucarero, le dijo un día: mijo, yo sé que usted es el arquero del equipo de su colegio, por qué no intenta tapar con nosotros .

Julián se animó y se metió en el asunto. En esa selección infantil empezó a trabajar con el profesor Luis Eduardo Solarte, el hoy preparador de arqueros del equipo Sub-20, y fue puliéndose en el puesto más ingrato que tiene el balompié.

Uno sabe que este es un puesto muy desagradecido porque uno puede agarrarlas todas y cometer un error fatal que decida los partidos. Espero que el día que me llegue ese momento, Dios no lo quiera, tener la madurez para levantarme. Me han hecho muchos goles y sé que me harán muchos más, pero tengo grandes aspiraciones y las condiciones suficientes para realizarme y sacar a mi familia adelante , dice con un tono de voz seguro, sin titubear.

Y su carrera está en plena plataforma de despegue. Luego de sus actuaciones con las últimas dos selecciones juveniles del Valle (campeonas nacionales), de haber recibido la medalla de oro en los Juegos Nacionales de Bucaramanga, de haber viajado con el equipo Sub-21 que estuvo en Tolón (Francia), el Deportes Tolima lo llevó a sus filas.

Me trasladé para Ibagué con mi mamá (María Meza) y mi hermana (María Alejandra, de 17 años). Como mis padres son separados yo considero que soy la persona que tiene que velar por ellas. Y esa madurez que me ha dado el tratar de responder por ellas, también la pongo en la cancha , comenta.

Viáfara es un apellido que no suena extraño para el fútbol colombiano. La diferencia está en que ahora los relatores de la radio lo nombrarán primero. Por lo menos, cuando den a conocer las formaciones...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.