Secciones
Síguenos en:
LECCIONES DE LA EXPERIENCIA

LECCIONES DE LA EXPERIENCIA

Una vieja y sabia teoría política aconseja que se debe repasar la historia para orientar las acciones futuras y enmendar los errores cometidos. Creo que así también debe hacerse en tauromaquia, para dirigir acertadamente la Corporación de la Santamaría. Mirando lo que ha pasado los últimos años se advierte que ahora va menos gente a los toros que en la década de los 70. En ese entonces se daban 12 o 14 corridas en la temporada llamada grande, que se efectuaba entre diciembre de un año y febrero del siguiente. La plaza se llenaba a menudo y varias veces se ponía el letrero más deseado por empresarios, de agotadas las localidades en taquilla . En la temporada que acaba de terminar solamente hubo lleno una tarde con boletería agotada. Y solo se dieron siete corridas. Indudablemente, está concurriendo menos público a los toros que antes. Gracias a la inteligencia empresarial de José Luis Lozano se pudo llevar mucha gente a los tendidos después del fracaso de la empresa Rodríguez y Pime

Probablemente se han cometido errores, pero de ellos no puede culparse a don Camilo Llinás porque él ha obrado con las manos atadas por la junta directiva de la Corporación. Dejarle mayor libertad de acción y aprovechar toda su habilidad como empresario, es algo que se impone. Así no se habrían cometido errores de bulto como la contratación de un matador banderillero fracasado en varias partes, que fue impuesto a través de una misiva, quizá bien intencionada, pero desacertada empresarialmente porque desbarajustó los carteles. Y falla protuberante: dejar por fuera a ganaderías de gran prestigio como Vistahermosa y Achury Viejo, para dar cabida a otras que no veían con buenos ojos público y toreros.

Otra cosa que en la práctica se ha comprobado como equivocada es la organización de la corrida con matadores colombianos exclusivamente. Para lograr que el público compre las boletas, estas se amarran con las de otra más atractiva, lo cual resulta denigrante para diestros nacionales. A estos se les podría dar igual número de cupos, o quizá mayor, al barajar los carteles acertadamente. Pero en todo caso, si llegara a programarse la corrida de exclusividad para espadas nacidos en Colombia, no puede olvidarse a César Rincón, quien no por ser buen torero deja de ser colombiano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.