CARTA DEL SENADOR GUERRA A CONTRAESCAPE :

CARTA DEL SENADOR GUERRA A CONTRAESCAPE :

Señor Enrique Santos Calderón:

19 de enero 1997 , 12:00 a.m.

El ex presidente del Senado y congresista de Sucre, Julio César Guerra Tulena, envió en días pasados la siguiente carta al autor de la columna Contraescape .

En tu columna Contraescape , del pasado 16 de enero, incurres en la ligereza de afirmar que soy yo el culpable del grave deterioro de los servicios públicos que padecen los habitantes del municipio de Tolú. Y das a entender allí que soy también el culpable del estado de corrupción, miseria y violencia, así como del despilfarro de los millonarios recursos que percibe el puerto de Tolú por transferencias de regalías petroleras.

Hablas de que no es casual que los dos grandes contratistas de obras públicas de Tolú sean concuñados de un ex presidente del Senado, miembro de una familia que más influye en la política de Sucre. Has debido decir con nombre propio que se trata de Julio César Guerra Tulena, pues una ligereza más de tu parte no me afecta lo más mínimo porque soy un hombre de bien y mi honestidad no se acrisola, ni se mancha por una columna de prensa.

Incurres en ese señalamiento a priori, porque supones al igual que muchos de mis detractores que por la amistad personal y política que sostengo de vieja data con el hoy presidente Ernesto Samper, debo ser el mayor poseedor del fortín burocrático nacional, favor que, obviamente, me gustaría si hubiese sido dispensado por este gobierno, cosa que no es cierta. Por el contrario así parezca una broma en el departamento de Sucre disfruto de la amistad de los 24 alcaldes, pero sólo dos pertenecen al movimiento político que oriento. No elegí diputado a la asamblea departamental, concejal de la capital del departamento y tampoco gobernador de Sucre. Desde hace más de dos lustros la burocracia departamental reposa en otros movimientos. En lo nacional su burocracia está distribuida entre los distintos congresistas del departamento.

Sobre el tema de las regalías, cuando afirmas que vienen siendo dilapidadas a manos rotas en el puerto de Tolú, es conveniente que sepas que fui yo quien solicitó hace mucho rato la intervención de esos recursos y después de varios debates en la comisión quinta del Senado, pues con el correr del tiempo las transferencias de regalías petroleras hacia el golfo se habían convertido en un zafarrancho de contratación sin ninguna seriedad y responsabilidad administrativa, con adjudicaciones caprichosas a dedo. Como ponente que fui de la ley 141 de 1993 como miembro de la Cámara de Representantes, que desarrolló los artículos 360 y 361 de la Constitución Nacional, de invaluable beneficio para los puertos exportadores de recursos naturales no renovables, no podía tolerar que esos nuevos ingresos que se convertirían en la redención del golfo del Morrosquillo y de los municipios del departamento de Sucre, terminaran siendo la fuente de enriquecimiento ilícito de unos pocos.

Qué paradoja!, después de haber sido implacable crítico del manejo de las regalías en Tolú y en el país, termino ahora de acusado. Resulta molesto para mí tener que referirme al caso de mis concuñados contratistas. Uno de ellos, el señor Rudolp Paffen no tiene conmigo ninguna relación personal, familiar, ni mucho menos de negocio, porque desde hace dos años se separó de la señora Claudia García, mi cuñada. El otro, arquitecto Antonio Martínez Sistac, no sé cómo opera u obtiene contratos de trabajos en el municipio de Tolú.

Es posible que nuestro parentesco civil pueda ser utilizado para obtener adjudicaciones, pero nunca con mi beneplácito. Organizaciones y gentes de este departamento han invocado y exigido de la Fiscalía General de la Nación su actuación para esclarecer mediante investigación el manejo de las regalías del puerto. Desconozco si se han llevado a cabo o, por el contrario, si hay resultados de algunas preliminares. Si me he extendido en algunos puntos es porque como hombre público estoy en el deber de aclarar este tipo de episodios que tienen que ver con mi reputación.

Julio César Guerra Tulena Senador de la República Responde ESC: el senador Guerra deduce, porque yo no lo digo, que él es el responsable del deterioro de los servicios públicos y del despilfarro de las millonarias regalías petroleras de Tolú, así como del estado de corrupción y violencia que carcome a ese puerto. Lo único que afirmé en relación con él, es que sus concuñados son los principales contratistas de obras públicas de Tolú, lo cual es cierto, como él lo reconoce. Lo demás son deducciones que hace el senador. Al que le caiga el guante, que se lo chante , como reza el sabio adagio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.