LOS DÍAS FELICES DE ERNESTO

LOS DÍAS FELICES DE ERNESTO

Un puntero derecho, ágil, gambeteador, con olfato goleador, carismático y veloz, ese era José Ernesto Díaz Correa, un jugador de fútbol que por 18 años deleitó a propios y extraños con sus condiciones técnicas.

06 de octubre 1996 , 12:00 a.m.

Sus mejores temporadas estuvieron con el Independiente Santa Fe, pero al bogotano le cupo el honor de ser el primer colombiano que militó en el fútbol europeo, más exactamente en el equipo belga Standard de Lieja.

Fueron tres años, 1976 a 1978 los que el futbolista permaneció en el Viejo Continente. Esa fue una experiencia importante para copar mi carrera como futbolista. A lo que no pude acostumbrarme fue a las estaciones, pero, eso sí, aprendí a hablar muy bien el francés, que es el idioma oficial de Bélgica , dice el ex jugador, cómodamente sentado en el patio de su casa ubicada en cercanías a Suba, al noroccidente de la capital de la República.

Pero más allá de sus goles por tierras extrañas o de sus terrenos conquistados, Ernesto Díaz, como todavía es conocido en el argot futbolístico, en la década de los 70 marcó toda una historia de rivalidad deportiva con el tumaqueño Willington Ortiz, símbolo, por su parte, de Millonarios y del fútbol colombiano.

En su paso por el equipo cardenal , el bogotano, en 1971 y 1975, alcanzó los dos únicos títulos conseguidos en su carrera como futbolista. Hay que anotar que el onceno rojiblanco no da la vuelta olímpica desde ese lejano 75. Cómo pasa el tiempo! Después llegaron más equipos Junior, Medellín y Millonarios y otras dos veces Santa Fe, pero las estrellas no aparecieron nunca más...

A pesar de que la rivalidad entre los dos oncenos de Bogotá fue y es bastante marcada, la llegada a Millonarios 1982 y 1983 no fue tan grave, porque venía del Medellín y no del otro equipo del patio , dice él en medio de una amable seriedad que nunca abandonó durante la entrevista.

Igualmente, Díaz participó en ocho selecciones Colombia, siendo la más importante de todas la que quedó subcampeona en la Copa América de 1975, con la dirección de Efraín Caimán Sánchez.

En 1987 llegó la hora de la despedida, de dejar los estadios que tantas glorias le dieron, de abandonar la red contraria después de convertir 185 goles (aproximadamente) en toda su carrera, de dejar los cortos para vestirse de largo, de dejar de ser el centro de atención, en fin..

A mí no me dio tan duro dejar el fútbol, porque dos años antes del retiro ya tenía montada mi escuela de fútbol. En otras palabras, ya tenía mi vida otra vez organizada... Nunca pensé ser técnico, una vez tuve una oferta del Quindío, pero no me llamó la atención , dice.

Pero la familia Díaz tiene más clase que mostrar. Los dos hijos mayores del ex jugador, Andrés Ernesto (21 años ) y Francisco Javier (19) juegan en el fútbol belga. El primero en el Cindyclaus y el segundo, en el Alf. Francisco Javier militó en la Selección Prejuvenil de Colombia que quedó campeona suramericana en el Eje Cafetero en 1993, bajo las órdenes de Germán Basílico González.

En la actualidad, Díaz divide su tiempo entre la Escuela, en la que están matriculados 180 niños, y supervisando una empresa de campanas para automotores que tiene mi padre .

Pero más allá de lo uno o de lo otro, lo que se nota, de lejos, es que el fútbol dejó bien parado a José Ernesto Díaz Correa. Y de esto trata, o no?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.