La guerra de los sexos llegó a la RAE

La guerra de los sexos llegó a la RAE

El perro es el mejor amigo del hombre, pero si se acogieran con estricto rigor las recomendaciones de algunos manuales que buscan evitar el sexismo en el idioma, lo correcto sería decir: 'los perros y las perras son los mejores amigos y las mejores amigas de los hombres y las mujeres'.

12 de marzo 2012 , 12:00 a.m.

La frase es políticamente correcta, pero ¿se corresponde con el principio de economía del idioma que promulga el español? Y, sobre todo, ¿podríamos comunicarnos con fluidez si se cumplieran a rajatabla estas reglas? Antonio Bosque, miembro de la Real Academia Española (RAE), analizó nueve guías de lenguaje no sexista, editadas por universidades, gobiernos locales, sindicatos e instituciones españolas, para determinar hasta qué punto las normas que sugieren esos textos son útiles para el fin que persiguen y correctas desde el punto de vista idiomático. El resultado es un demoledor informe ('Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer') que acaba de aprobar la RAE y con el que la mayor autoridad en la lengua española sienta su posición sobre los intentos de promover la visibilidad de la mujer en el idioma. El documento, que despertó un apasionado debate en España, admite que hay comportamientos sexistas en la sociedad y reconoce la importancia de dar a la mujer un lugar en igualdad de condiciones al hombre. No obstante, advierte que cuando esta buena intención es llevada al extremo por los fundamentalistas del lenguaje no sexista, no solo se contravienen normas básicas, sino que se cae en lo absurdo. Este llamado a la sensatez -según lo define su autor- se refiere no solo a las repeticiones que sugieren tales guías para evitar el masculino genérico (todos y todas, ciudadanos y ciudadanas, etc.), sino también al uso de algunas fórmulas que no solo atentan contra la gramática o la sintaxis, sino que podrían incluso llevarnos a decir justo lo contrario de lo que queremos. El informe destaca, por ejemplo, que en la mayor parte de las guías "se recomienda omitir, siempre que sea posible, los artículos masculinos para evitar el uso no marcado (genérico) de este género, sin tener en cuenta que la supresión del artículo da lugar unas veces a secuencias anómalas, y otras muchas a notables cambios de sentido". En otras palabras, la frase 'Conozco a especialistas' no quiere decir lo mismo que 'Conozco a los especialistas', ya que la primera hace suponer que quien la dice conoce a algunos especialistas y la segunda, que los conoce a todos.

¿Con qué autoridad? Pero el texto no se queda en sutilezas idiomáticas. Su autor critica duramente el hecho de que casi todas las guías analizadas hayan sido escritas sin la participación de lingüistas y asegura que, en algunos casos, las propuestas incitan a quebrantar aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados.

"Hay acuerdo general entre los lingüistas en que el uso no marcado del masculino para designar los dos sexos está firmemente asentado en el sistema gramatical del español, como lo está en el de otras muchas lenguas románicas y no románicas, y también en que no hay razón para censurarlo. Tiene, pues, pleno sentido preguntarse qué autoridad poseen las personas que tan escrupulosamente dictaminan la presencia de sexismo en tales expresiones, y con ello en quienes las emplean".

"Pareciera que se quiere dar a entender -dice con sorna el informe- que la mujer que no perciba irregularidad alguna en el rótulo 'Colegio Oficial de Psicólogos', y no considere conveniente cambiarlo por 'Colegio Oficial de Psicólogos y Psicólogas', debería pedir cita para ser atendida en dicha institución".

Las posiciones encontradas, tanto sobre el contenido como sobre el tono del informe, no se hicieron esperar. "Pretender modificar a voluntad el uso de las palabras es una exhibición de analfabetismo", afirmó el filósofo y catedrático de la Universidad Complutense Gabriel Albiac.

En la orilla opuesta, el prestigioso escritor Juan José Millás atacó duramente a la RAE por "despachar el asunto como un problema de ignorancia colectiva".

"Sería estimulante -según Millás- que los peritos, en vez de calificar de idiotas a quienes sienten cierta incomodidad al hablar o ser hablados, se preguntaran por las razones de tal desasosiego". La catedrática de Sociología de la Complutense Inés Alberdi cuestionó también el tono del informe. "La propuesta que hacen algunas guías, de reiterar constantemente el masculino y el femenino de todo, no le gusta (a la Academia) y lo ridiculiza. A mí tampoco, pero no me burlo porque el tema me parece muy serio -afirma Alberdi-. Creo que hay formas posibles de evitar esa reiteración. Por ejemplo, hablar del género humano en vez del hombre cuando se habla de la evolución".

Pero la alternativa que sugiere la socióloga es otro de las "excesos" que critica la Academia. "No es preciso, desde luego, ser lexicógrafo para intuir que la niñez no equivale a los niños, y, en general, que, si existen contextos en que alguno de estos sustantivos abstractos equivalga a un colectivo de personas, están sumamente restringidos", asegura el informe. El autor concluye que una real lucha por la igualdad consiste en tratar de que esta se extienda en las prácticas sociales y en la mentalidad de los ciudadanos, pero "sin forzar las estructuras lingüísticas para que constituyan un espejo de la realidad". En este sentido, destaca que nadie hoy considera controvertida la propuesta de extender la formación de pares morfológicos de los nombres de profesiones y cargos (ingeniero-ingeniera, etc.).

Asimismo, asegura que si se aplicaran las directrices propuestas en las guías contra el sexismo, simple y llanamente "no se podría hablar". En este sentido, dice entender por qué aquellos que proponen un lenguaje políticamente correcto después vulneran sus propias reglas en la intimidad.

"Se ve como algo natural que la autoridad, el responsable o el gestor que desdobla usuarios y usuarias o ciudadanos y ciudadanas se olvide de su desdoblamiento cuando ya no esté delante de un micrófono. Una vez abandone la tribuna o el estudio de grabación, dirá que 'va a cenar con unos amigos', sin intención de excluir a las mujeres, o que 'tiene que ir al colegio a recoger a sus hijos', sin que hayamos de suponer que no tiene hijas. Hablará, en una palabra, como todo el mundo"

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.